Publicidad

elabs

Investigar en Atención Primaria

  • 07 Septiembre 2011

Ventajas e inconvenientes de la investigación en atención primaria

La investigación es una de las funciones principales del médico de familia y forma parte de los conocimientos que debe adquirir durante su formación como especialista. Esta formación en investigación se justifica por la necesidad de tener una herramienta que nos ayude a tomar decisiones ante las incertidumbres que se presentan en nuestras consultas.

Aunque la realidad de la investigación nos diga lo contrario, la atención primaria (AP) ofrece enormes ventajas respecto a otros ámbitos de la medicina para realizar proyectos de investigación. El mayor acceso a los pacientes y a la población en general facilita mucho el desarrollo de cualquier estudio, incluso en personas sanas, y este factor, junto con la continuidad en la asistencia, hace de la AP el ámbito idóneo para investigar. En los centros de salud es posible estudiar la evolución natural de la enfermedad y sus estadios precoces, así como los resultados en salud.

La AP tiene un campo específico de conocimientos, sobre los que sólo se puede investigar en este nivel asistencial, y un amplio contenido de conocimientos de otras especialidades que también deben investigarse aquí, como los relacionados con las patologías más prevalentes, ya que es en este nivel asistencial donde más se atienden.

Sin embargo, la investigación en el centro de salud, que en principio debería ser obligatoria, pasa a ser imprudentemente superflua frente a la cada vez mayor presión asistencial, debido al envejecimiento y las elevadas expectativas de salud y bienestar de la población. La mayor dedicación a la actividad asistencial, como prioridad del sistema sanitario, está hipotecando el tiempo que podríamos dedicar a investigar.

El desarrollo de nuestra profesión pasa por el proceso de la investigación, e indiscutiblemente sirve de motor motivacional para el médico, al mantener activa su capacidad de decisión. La formación en metodología de la investigación del médico de familia suele ser insuficiente; la Administración debería crear estructuras de apoyo a la investigación que pudieran suplir estas carencias. También debería destinar financiación específica para la realización de estudios en este nivel asistencial, así como mejorar la motivación de los profesionales mediante el reconocimiento de la actividad investigadora en la carrera profesional y en los baremos de acceso a las distintas plazas.

Proyecto de investigación

El proyecto de investigación es un documento en el que se define la estrategia que seguir para contestar a una pregunta de investigación clínica o básica planteada. En este documento, el investigador formula el estudio que quiere llevar a cabo, utilizando para ello una terminología científica e indicando la planificación de las actividades fundamentales para su realización, los objetivos de la investigación, la hipótesis de trabajo, el diseño, la metodología empleada, el cronograma de trabajo, la organización y la evaluación.

El proyecto tiene sobre todo dos funciones: por un lado, configurarse como guía del estudio y, por otro, servir como carta de presentación para la solicitud de ayudas para su ejecución.

La pregunta de investigación

Para poder resolver una incertidumbre, el primer requisito es ser conscientes de su existencia. Antes de iniciar cualquier estudio de investigación necesitamos tener alguna duda o incertidumbre científica y a partir de aquí formular la pregunta que pueda darle respuesta. Deberemos plantearnos distintas respuestas y escoger la que consideremos más plausible para, a partir de ella, formular nuestra hipótesis de trabajo y diseñar el estudio que nos permita confirmarla o rechazarla.

La formulación de la pregunta

La incertidumbre de la práctica clínica puede surgir de nuestras propias carencias formativas o de la inexistencia de una respuesta científica adecuada a la cuestión planteada. En ambos casos, lo primero que debemos hacer es una búsqueda bibliográfica para obtener la mejor evidencia científica y para saber si la pregunta ya ha sido contestada; si no lo ha sido, tendremos la justificación necesaria para plantear un proyecto de investigación que nos ayude a responderla.

Características que debe reunir una pregunta de investigación

La formulación de la pregunta requiere un tiempo de reflexión, para estudiar el problema en profundidad, con una amplia revisión bibliográfica y varias reu-niones para el intercambio de opiniones entre los miembros del equipo investigador, en cuyo seno se valorará, además de la pertinencia y la viabilidad del proyecto, el impacto teórico y práctico que pueda tener demostrar los objetivos que se pretende alcanzar.

Pertinencia

La pertinencia del estudio dependerá de los siguientes factores:

• De si la pregunta no ha sido contestada previamente, o lo ha sido pero de una forma que contradice nuestros planteamientos, o de si simplemente existen nuevos datos que pueden hacer variar los resultados previos.

• De la importancia del problema, delimitada por su magnitud, frecuencia, gravedad, beneficios que puede proporcionar, interés para la población, etc.

• De la oportunidad del estudio; conviene saber si es el momento adecuado, si complementa nuevos descubrimientos, si es el mejor momento para obtener el respaldo suficiente, etc.

• De si es relevante para la comunidad científica y es de utilidad para resolver incertidumbres existentes.

• De si es coherente con nuestras líneas de investigación o las de nuestro centro, lo que permitirá una eficiente reutilización de los recursos ya existentes y complementará nuestras investigaciones.

• Que cumpla las recomendaciones éticas internacionales.

Factibilidad

La factibilidad hay que conocerla antes de iniciar el estudio. No podemos invertir tiempo, dinero y esfuerzo sin tener claras las limitaciones y dificultades que podemos encontrar, así como la disponibilidad de recursos para poder solventarlas.

Tenemos que hacer un listado de los recursos con que contamos, y de los que precisaremos y la manera de obtenerlos. Debemos disponer de los recursos humanos necesarios, tanto en número como en formación y experiencia técnica. Además, quienes participen en el estudio han de formular, preferiblemente por escrito, su grado de compromiso, con especificación de sus funciones y el tiempo de dedicación al proyecto.

Asimismo, es necesario estimar, a partir de estudios previos, el grado de participación de la población, para saber si dispondremos del número suficiente de individuos para conformar un adecuado tamaño de la muestra.

Hay que formular una única pregunta hacia la que dirigir todos nuestros esfuerzos, aunque luego puedan surgir otras secundarias a partir de la principal. Al comienzo podemos formular la pregunta en términos más amplios, para luego, poco a poco, ir acotándola y definiéndola con mayor precisión hasta alcanzar una pregunta muy específica que no dé pie a la dispersión en la respuesta.

La búsqueda bibliográfica

Consiste en buscar y localizar en diferentes fuentes de información documentos relacionados con un determinado tema o sus referencias bibliográficas.

La medicina avanza a un ritmo vertiginoso y con ella la generación de información. Las publicaciones científicas tienen un crecimiento exponencial; se ha calculado que se duplica cada 5 años (evidencias en pediatría). Pero no todo lo que se publica tiene una calidad aceptable o es de interés para nosotros, por lo que hasta encontrar lo que buscamos podemos perdernos entre la «basura bibliográfica», perdiendo mucho tiempo en su depuración. Tanta información puede llegar a provocar lo que se ha venido a denominar «infoxicación» o intoxicación por exceso información. Por eso es necesario seguir un proceso sistematizado de búsqueda de la información (figura 1).

Este proceso nos ayudará a simplificar lo abstracto, sintetizar lo complejo y obtener exclusivamente la información precisa. Pero para que esta búsqueda sea eficiente necesitamos tiempo, y en AP tenemos poco, por lo que es necesario disponer de herramientas que nos ayuden a gestionar la información, facilitando el filtrado y la selección de los documentos más interesantes en el menor tiempo posible. A pesar de ello, en el proceso de búsqueda se nos puede escapar una parte de la información, sea porque su difusión no ha sido la adecuada o porque no ha sido publicada, por falta de interés para las editoriales o por resultados poco favorables (sesgo de publicación). De hecho, se estima que el 65% de los documentos escapa a la detección de los motores habituales de búsqueda, precisándose otros medios de localización.

Dada la amplitud de conocimientos en AP, se ha hecho imposible que el médico de familia acumule toda la información, por lo que ha pasado de integrarla en su conocimiento a saber dónde buscarla cuando la necesita. La facilidad de acceso a Internet y a las principales bases de datos en la propia consulta permite realizar cualquier búsqueda y dar respuesta a las dudas clínicas que surjan, incluso mientras se atiende al paciente. Para este tipo de consultas suelen ser muy interesantes las revisiones sistemáticas, pues en un solo documento se recoge toda la evidencia científica sobre el tema revisado.

Según el tipo de bibliografía, las fuentes de información pueden ser:

Primarias: son las que contienen información original, como libros y revistas.

Secundarias: indizan la información de las fuentes primarias, para facilitar la selección y localización de los documentos. Entre las fuentes secundarias se encuentran las bases de datos, que son un conjunto de datos pertenecientes a un mismo contexto, que se organizan y almacenan sistemáticamente para ser explotados posteriormente por los sistemas de información. Las bases de datos se organizan por registros y cada registro, a su vez, se estructura por campos, autor, título, revista, descriptores, idioma, fecha de publicación, editorial y, la mayoría de veces, un resumen, lo que permitirá no sólo su clasificación, sino también la recuperación y explotación de la información por los distintos campos, de forma sencilla y en cualquier momento.

Las bases de datos, en función del tipo de información que contienen, pueden ser:

• Bases de datos textuales, con el texto íntegro de los documentos.

• Bases de datos bibliográficas, que sólo contienen sus referencias.

• Bases de datos mixtas, que contienen tanto los textos íntegros como las referencias.

Las características imprescindibles que debe reunir una base de datos son: ser de sencillo acceso, tener una calidad y una validez contrastables, ser compacta y rápida y estar permanentemente actualizada.

Principales bases de datos

Medline

Es la base de datos bibliográfica biomédica primaria más importante y más consultada. La elabora la National Library of Medicine (NLM) de Estados Unidos y se actualiza semanalmente, recopilando información de unas 5.000 revistas médicas. Se accede a ella de forma gratuita a través de PubMed, que es un sistema de búsqueda desarrollado por el National Center for Biothecnology Information y alojado en la NLM (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/PubMed/).

LILACS (Literatura Latinoamericana y del Caribe en Ciencias de la Salud)

Es una base de datos cooperativa del Sistema BIREME, que reúne la información de más de 500.000 registros bibliográficos y tiene indexadas más de 800 revistas, así como otros documentos científicos, tesis, monografías, libros, etc. Se accede desde Internet a través de la Biblioteca Virtual en Salud (http://lilacs.bvsalud.org/es/).

SciELO (Scientific Electronic Library Online)

Base de datos electrónica de tipo cooperativo, donde participan revistas científicas por Internet, intentando cubrir las necesidades del déficit de comunicación científica existente en los países en desarrollo, particularmente de América Latina y el Caribe. Con este procedimiento se asegura la visibilidad y el acceso universal a su literatura científica. Sigue un modelo de acceso abierto, que proporciona gratuitamente documentos completos de artículos publicados en más de 290 revistas científicas de América Latina, Cuba y España (http://scielo.isciii.es/scielo.php).

Biblioteca Cochrane

Es una colección actualizada de fuentes de información sobre medicina basada en la evidencia. La base de datos contiene revisiones sistemáticas y otras informaciones para la toma de decisiones diagnósticas y terapéuticas basadas en la evidencia. Ofrece, entre otras cosas, resúmenes y revisiones sistemáticas traducidas al castellano (http://www.thecochranelibrary.com).

Google Académico

Se entra a través de Google (www.google.es) y nos permite buscar bibliografía especializada de manera sencilla sobre un gran número de disciplinas y fuentes, como revisiones, tesis, libros, resúmenes y artículos, procedentes de fuentes como editoriales, sociedades profesionales, universidades y otros organismos académicos. Puede localizar algunos artículos interesantes no indexados o con el texto completo (http://scholar.google.es/schhp?hl=es&tab=ws).

Cómo funciona una base de datos (figuras 2 y 3)

En el proceso de trabajo de una base de datos, existe una fase de clasificación de la información y otra de recuperación de ésta. Para clasificar la información, dispone de un motor de búsqueda cuyo robot rastrea sistemáticamente distintas bases de datos en la red, en función de la especificidad de la búsqueda, y también posee una interfaz de búsqueda cuya misión es clasificar e indexar esta información en su propia base de datos. Ello permite al investigador, durante la fase de recuperación, tener un acceso más fácil a la información y disponer de ella cuando la precise.

Cómo realizar una búsqueda bibliográfica

Para tener éxito en nuestra búsqueda deberemos sistematizarla y determinar previamente algunos puntos que influirán de forma decisiva en el éxito de la misma:

1. Marcar los objetivos de nuestra búsqueda.

2. Definir los criterios de búsqueda.

3. Establecer la estrategia de búsqueda.

Objetivos de la búsqueda

Primero hemos de definir para qué queremos la información, pues determinará en parte las fuentes donde buscar: no es lo mismo que se trate de una duda clínica diagnóstica o terapéutica o que queramos realizar un estudio de investigación.

Tenemos que ver el nivel de conocimientos y si queremos profundizar más o menos en el tema, así como relacionar la búsqueda con nuestra investigación.

Debemos especificar qué información queremos excluir o incluir en la búsqueda.

Criterios de búsqueda

De estos criterios dependerá en gran parte el número de documentos que revisar, por lo que deben estar bien definidos el periodo que se va a estudiar, el idioma y el tipo de documentos que deseamos revisar (tesis, artículos, libros de texto, etc.).

Estrategia de búsqueda (figura 3)

La misión de la estrategia es filtrar la información, reducirla hasta que sea asimilable por el investigador y reproducir la información que realmente interesa.

Para que la búsqueda sea lo más eficiente posible, hemos de utilizar una terminología correcta, estructurada y controlada, para lo cual utilizaremos un listado denominado tesauro, con los descriptores que sean reconocibles por el buscador. Suele utilizarse el Medical Subject Heading (MESH) de la NLM, en inglés, o su traducción al español: los Descriptores en Ciencias de la Salud (DECS) de BIREME. Usaremos uno u otro en función de la base de datos a la que recurramos.

Lo mejor es describir con frases lo que queremos saber, para luego ir resumiéndolas y acotándolas poco a poco hasta quedarnos sólo con los descriptores que nos interesan (si es necesario, los traduciremos al mismo idioma de la base de datos).

La secuencia de escritura de los descriptores debe ser de izquierda a derecha por orden de importancia, y a partir de éste debemos encadenar las órdenes que lo limiten.

Con algunos artificios y operadores podemos acotar y especificar aún más la búsqueda:

Operadores lógicos o booleanos

Sirven para unir dos o más descriptores. Si ponemos OR (unión) entre dos descriptores, obtendremos todos los documentos que contengan uno u otro descriptor. Por ejemplo, hypertension OR obesity me devolvería todos los documentos donde apareciera el descriptor hypertension, más los documentos sólo con el término obesity y todos aquellos donde salieran ambos términos.

Si añadimos el operador AND (intersección) sólo recuperaremos los documentos en que aparezcan ambos descriptores a la vez, hypertension y obesity; por tanto, es más restrictivo que el anterior. Si no ponemos ningún operador separando los descriptores la base interpreta que estamos añadiendo el operador AND entre ellos.

Por último, si añadimos el operador NOT (exclusión), sólo obtendremos aquellos documentos que contengan el primer descriptor y en los que no figure el segundo descriptor. En el ejemplo anterior, serían los documentos sobre hypertension en los que no aparezca la palabra obesity.

Truncamiento

Permite recuperar los términos que posean la misma raíz, añadiendo un asterisco al final o comodín. Por ejemplo, si escribo la raíz osteop*, recuperaré documentos que contengan palabras como osteoporosis, osteopathic, osteophites, etc.

Calificadores de campos o etiquetas

Se emplea escribiendo el término de la búsqueda, seguido de la abreviatura o etiqueta que identifica cada campo, entre corchetes, con lo que se consigue limitar o filtrar los documentos por campos: [AB] resumen, [AL] idioma, [TI] título, [CP] país, [VOL] volumen, etc.

Búsqueda de frases completas

Para buscar documentos que reproduzcan una frase completa hay que ponerla entre comillas. Por ejemplo: «symptomatic hypertrophic cardiomyopathy».

Aunque cada base de datos tiene sus propias peculiaridades y unas son más completas que otras, la estrategia de búsqueda es muy parecida, teniendo además distintas opciones para realizarla. Por ejemplo, en Medline se puede hacer una búsqueda sencilla escribiendo sólo los descriptores para obtener la información, una búsqueda por menús desplegables dando distintas opciones de búsqueda y una búsqueda avanzada, más compleja.

En Internet podemos encontrar algunas webs que nos ayuden a realizar nuestras búsquedas, o porque presentan todos los recursos en una única página (http://regional.bvsalud.org/php/index.php?lang=es) o porque explican de forma detallada cómo realizarla (http://www.fisterra.com/recursos_web/no_explor/pubmed.asp).

Fases de elaboración de un proyecto de investigación

El proyecto de investigación debe presentarse y realizarse de acuerdo con formatos preestablecidos y normalizados según la convocatoria nacional o internacional a la que lo presentemos, según la institución donde trabajemos, o para su presentación en programas de investigación o grupos de trabajo con vistas a realizar una publicación.

Una vez constituido el grupo investigador, los pasos que seguir para desarrollar una investigación permiten la aproximación a la realidad de forma ordenada y científica, debiéndose describir de forma explícita en el proyecto. La elaboración de un informe final o de un artículo de investigación para su difusión entre la comunidad científica es el último paso del proceso investigador; no hay que olvidar que la finalidad del estudio y las consecuencias de los resultados deberán adaptarse a las normas éticas fundamentales.

Título de la investigación

Debe describir el contenido del trabajo de modo breve y conciso, especificando la población y el objetivo principal del estudio total o parcialmente; a veces, también debe incluir datos sobre lugar y tiempo.

Resumen

Consiste en describir brevemente todas las fases del estudio. Sirve para que los revisores se hagan una idea rápida del contenido global del proyecto, fundamentalmente de los objetivos, el diseño y los resultados esperados.

Introducción

Justificación del estudio

En ella explicamos los conocimientos existentes sobre el tema abordado, la trascendencia de éste y la relevancia de nuestra investigación, es decir lo importante que es para nuestro entorno o institución, o para el tema estudiado. Hay que indicar si la investigación iniciada aporta nuevas ideas o soluciones, si su realización es viable y factible, valorar los recursos existentes para llevar a cabo el estudio y la experiencia del equipo investigador, y evaluar el impacto teórico y práctico que tendrá en caso de poder demostrarse los objetivos que se pretende alcanzar. Hemos de definir el problema o incertidumbre que intentamos resolver y que ha dado pie al estudio, y contextualizarlo en el marco de las teorías preexistentes, describir posibles discrepancias y el estado actual de evidencia.

Tenemos que presentar los datos más relevantes respecto a morbimortalidad, incidencia/prevalencia u otros indicadores que permitan valorar la magnitud del problema y los aspectos socioeconómicos de interés. Para ello se realizará una revisión exhaustiva de la bibliografía, como hemos comentado anteriormente.

Formulación de hipótesis y objetivos

El objetivo es la definición clara y precisa de lo que pretendemos conseguir con el estudio. Debe definir sin ambigüedad el problema que ha dado pie a la investigación. La definición del objetivo siempre se desarrolla sobre la base de una hipótesis de trabajo, que es una suposición admitida de forma provisional, que queremos demostrar a priori y a partir de la cual marcamos desde el inicio el rumbo que hemos de seguir, estableciendo el diseño, la metodología y el análisis.

La hipótesis es una respuesta clara y precisa a la pregunta planteada en el problema; expresa la relación que existe entre dos variables, que hemos de someter a prueba mediante un diseño estadístico orientado a aceptarla o rechazarla. Debe redactarse en forma afirmativa y con respuestas que den solución a los problemas planteados, de modo que transmita la necesidad de realizar nuestro estudio para comprobar la relación que queremos demostrar entre las variables.

El objetivo primario responde a la pregunta principal de la investigación y los secundarios responden a aspectos parciales de ésta. Los objetivos deben ser concretos, evaluables, factibles, congruentes y con una clara relevancia científica y sociosanitaria.

Diseño y métodos

¿Cómo hacemos el estudio?

Diseño

El diseño es la estrategia que vamos a desarrollar en la investigación. Cada problema de investigación requiere un diseño específico en cuanto a la metodología empleada para recoger y relacionar las variables, así como para la elección del análisis estadístico adecuado y la forma de enunciar los posibles resultados. La definición del diseño se hace en función de la manera en que esperamos que se encuentren relacionadas las variables del estudio, como veremos en los próximos temas.

Es necesario describir el diseño o tipo de investigación utilizado, argumentando su idoneidad, y explicar cómo se ha puesto en práctica. Para ello, deberemos utilizar un estilo directo, con frases cortas y con los verbos en pasado, describiendo el proceso de modo claro y lógico.

En este apartado debemos recoger los siguientes aspectos:

• Diseño del estudio, señalando sus ventajas e inconvenientes.

• Definición de la enfermedad o exposición.

• Definición de los sujetos de estudio:

–Criterios de selección, inclusión/exclusión, pero sin describirlos (esto se reserva para el apartado de resultados).

–Métodos utilizados para seleccionar, captar y/o asignar a los sujetos, así como las medidas éticas necesarias.

–Referir la procedencia de los sujetos.

• Descripción detallada de las intervenciones y técnicas empleadas (pruebas diagnósticas, etc.). Instrumentos necesarios para llevar a cabo el estudio y validez de los mismos. Intentaremos reducir los errores de medición.

• Diferenciar entre intervención y controles (expuestos y no expuestos). En cuanto al periodo de observación, vendrá condicionado, además de por las características físicas del proceso analizado, por limitaciones prácticas y económicas.

• Cálculo del número de sujetos necesarios para realizar el estudio.

• Muestreo. Describir la metodología utilizada en la asignación o elección de los pacientes. Un tamaño de muestra inadecuado o un muestreo inadecuado puede invalidar los resultados.

• Descripción de las variables estudiadas. Las variables son cualidades, propiedades o fenómenos que toman diferentes valores. En la definición de las variables (variable independiente, variables dependientes), conviene definir una variable como objetivo principal del estudio e indicar si existen variables secundarias de interés, aunque siempre subordinadas a la anterior. Hay que aclarar cómo se van a controlar otras variables que podrían afectar a la variable dependiente.

Es necesario establecer la forma de medición de las variables de acuerdo con fines estadísticos para poder realizar el análisis adecuado y determinar las técnicas de medida, la validez de los instrumentos de medición (aparatos, cuestionarios, técnicas específicas manuales o automáticas...) y la correspondencia entre nuestra medición y el fenómeno estudiado.

Todos los pasos anteriores y todas las actuaciones seguidas por el investigador deben ser adecuadamente redactados, de modo que pueda ser reproducido por cualquier persona del grupo investigador. El procedimiento es una guía detallada de todo lo que se va a hacer y en la secuencia en que se va a hacer, y deben contemplarse todas las modificaciones específicas.

Métodos

• Métodos para valorar la calidad de los datos. Existencia de un manual de procedimientos o una prueba piloto. Deben especificarse los criterios de pérdida y abandono, así como de seguimiento.

• Plan de análisis de resultados. Es preciso especificar los métodos de análisis y precisar con detalle las medidas de resumen de las variables (media, desviación estándar, intervalos de confianza, mediana, etc.), la forma en que se presentarán (cuantitativas, cualitativas) y los métodos analíticos que se utilizarán. Asimismo, se indicarán los análisis de subgrupos que se consideren convenientes, asociaciones entre variables, etc. Es importante explicar, y así se indicará, que el análisis se realizará mediante intención de tratar. Finalmente, se mencionarán los programas informáticos (y sus versiones) que se van a utilizar más tarde en el análisis de los datos.

Recursos

Definición de los recursos con que contamos para la realización del estudio: materiales, infraestructura, soportes informáticos, tiempo de trabajo y recursos humanos.

Cronograma previsto para el estudio

Estimación del tiempo que van a tardar en realizarse las distintas actividades, dividiendo todo el proceso en etapas, correspondientes a las diferentes fases del estudio, y determinando fechas para la finalización de las actividades.

Limitaciones y posibles sesgos del estudio

Durante la fase de diseño del estudio, procuraremos controlar los posibles sesgos que puedan alterar los resultados y fijar por escrito las limitaciones del estudio, para tenerlas en cuenta durante la interpretación de los resultados.

Problemas éticos

• Método que se utilizará para obtener el consentimiento informado.

• Riesgos físicos, sociales o legales a los que pueden verse sometidos los pacientes.

• Métodos utilizados para minimizar los principales riesgos.

• Beneficios potenciales que pueden obtener los participantes en el estudio.

Plan de ejecución

Pilotaje. Si se considera conveniente, se establecerá una prueba piloto, o realización del estudio en una población reducida.

Organización del estudio

• Personal que interviene y su responsabilidad.

• Instalaciones, instrumentación y técnicas necesarias.

Presupuesto

Hay que hacer una valoración inicial de los recursos y costes (material, personal, tiempo, etc.) indispensables para ejecutar del proyecto. Todo el proceso debe ser planeado al inicio y plasmado en el protocolo de investigación, que es un documento que recoge el cronograma, los recursos y el compromiso del investigador, lo que permitirá realizar un mejor seguimiento de las actividades y un control eficiente de los recursos. Es un documento de trabajo, flexible, que permite modificaciones.

 

RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

• Antes de diseñar un proyecto de investigación, debemos realizar una búsqueda bibliográfica para conocer la evidencia existente.

• Antes de iniciar un estudio de investigación, hay que valorar la pertinencia y viabilidad del proyecto, así como el impacto teórico y práctico que pueda derivarse del mismo.

• Para tener éxito en la búsqueda bibliográfica, debemos sistematizarla, marcar los objetivos, definir los criterios de búsqueda y establecer una estrategia de búsqueda.

• El proyecto de investigación es un documento en el que se define la estrategia que seguir para contestar a una pregunta de investigación planteada; sirve como guía del estudio y como carta de presentación para la solicitud de ayudas.

Bibliografía

Alonso Moreno FJ, Cid Calo G, García Bajo M. Necesidades, problemas y prioridades investigadoras en atención primaria. En: Documentos de opinión para atención primaria: la investigación clínica en atención primaria. Madrid: IM&C, 2005; 11-23.

Argimón Pallás JM, Jiménez Villa J. Métodos de investigación clínica y epidemiológica, 2.ª ed. Barcelona: Harcourt, 1999; 79-82.

Argimón JM, Jiménez J. Objetivo del estudio. En: Métodos de investigación clínica y epidemiológica. Madrid: Elsevier España, 2004; 125-131.

Bravo Toledo R. Cómo buscar la evidencia. Internet y la búsqueda de la evidencia. En: Gómez de la Cámara A, coord. Manual de medicina basada en la evidencia. Elementos para su desarrollo y aplicación en atención primaria. Madrid: MSD, 1998; 57-96.

Delgado Gallego S, Franquelo Morales P, Cuéllar de León AJ. Investigación en el ámbito de la atención primaria. En: Alonso Moreno FJ, coord. Investigación en atención primaria. Cuadernos de actualización para médicos de atención primaria. Madrid: SANED, 2008; cap. 1.

Gosalbes V, Caballero F. CICAP. Investigación clínica en atención primaria. Madrid: Luzán 5, 2002.

Martín JL, Seoane T, Martín-Sánchez E, Alonso FJ, Sainz-Pardo M. Formulación de la pregunta de investigación. SEMERGEN. 2007; 33(3): 149-153.

Pérez Castán JF, Gómez González C. Promoción de proyectos de investigación y facilitadores de su aplicabilidad. En: Documentos de opinión para atención primaria: la investigación clínica en atención Primaria. Madrid: IM&C, 2005; 42-60.

Pérez Castán JF, Gómez González C, Félix Redondo FJ. Diseño de un proyecto de investigación. En: Alonso Moreno FJ, coord. Investigación en atención primaria. Cuadernos de actualización para médicos de atención primaria. Madrid: SANED, 2008; cap. 2.

Sánchez Moreno E. La búsqueda bibliográfica y su aplicación en PubMed-MEDLINE. Medicina de Familia-SEMERGEN. 2007; 33(4): 193-199.

Sobrido Prieto M, González Guitián C. Buscar en Medline con Pubmed: guía de uso en español. Disponible en: http://www.fisterra.com/recursos_web/no_explor/pubmed.asp [Consultado el 25 de abril de 2011].

Información adicional

  • Autor: J.F. Pérez Castán (*) M.C. Gómez González (**) F.J. Alonso Moreno (***) (*) Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Técnico de Salud. Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria. Don Benito-Villanueva de la Serena (Badajoz). (**) Especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Coordinadora del Servicio de Medicina Preventiva. Hospital San Pedro de Alcántara. Cáceres. (***) Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Médico de Familia. Centro de Salud Sillería. Toledo
Valora este artículo
(1 Voto)
Investigar en Atención Primaria - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad