Publicidad

elabs

Vall d’Hebron supera los mil trasplantes pediátricos

El Hospital Universitari Vall d’Hebron se ha convertido en el segundo centro del Estado, después del Hospital Universitario La Paz (Madrid), que supera los 1.000 trasplantes pediátricos de órgano sólido.

 

 

Desde que en 1981 se pusiera en marcha el trasplante infantil en Cataluña con el primer trasplante renal, hecho en Vall d’Hebron, el hospital ha llevado a cabo 442 trasplantes renales, 412 hepáticos, 85 pulmonares y 68 cardíacos (un total de 1.007 trasplantes de órgano sólido), además de 1.450 trasplantes pediátricos de progenitores hematopoyéticos. El Hospital Universitari Vall d’Hebron también es Centro, Servicio y Unidad de Referencia (CSUR) en todos y cada uno de estos procedimientos, hecho que permite que pacientes de otras comunidades autónomas se beneficien del programa de trasplantes.

La experiencia acumulada a lo largo de más de 40 años ha llevado a los profesionales de Vall d’Hebron a logros como ser el primer hospital del Estado en realizar un triple trasplante de corazón, hígado y riñón a una paciente pediátrica o ser pioneros en haber extraído y trasplantado los pulmones a un bebé dados en paro cardíaco controlado. Vall d’Hebron también fue el primer hospital del Estado en trasplantar a un paciente que había superado la COVID-19, una adolescente con una estenosis mitral que recibió un corazón. Asimismo, batió el récord en 2015 de realizar seis trasplantes pediátricos en solo 24 horas por primera vez en el Estado y también fue pionero en realizar un trasplante de hígado a un adolescente para el tratamiento de la enfermedad rara de MNGIE (encefalopatía mitocondrial gastrointestinal). Además, en cuanto al trasplante de riñón, Vall d’Hebron acredita una gran experiencia en retrasplantes, un procedimiento de gran complejidad en pacientes de alto riesgo.

20210509.Vall dHebron duplica el nombre de trasplantaments pediàtrics de fetge 2Para poner en valor este hito, Vall d’Hebron ha presentado la campaña ‘Más de 1.000 trasplantes pediátricos. Más de 1.000 nuevas vidas’, en la que cinco de nuestros pacientes toman la palabra y comparten su historia. Personas como Aina, de 14 años, trasplantada de riñón e hígado la víspera de Reyes y que ya había recibido dos trasplantes de riñón previamente; o Raquel, de 22 años, trasplantada de hígado con solo cinco meses, que cumplió su sueño de estudiar danza en el Instituto del Teatro. En los videos testimoniales de la campaña, David, de 11 años, explica cómo cada año celebra el cumpleaños de su trasplante jugando al Monopoly, como hizo mientras, con solo cuatro años, esperaba en Vall d’Hebron la inminente llegada de su nuevo corazón. También relata su experiencia Judit, madre de Ale, un bebé trasplantado de corazón con solo un año y medio, en una intervención de máxima complejidad quirúrgica, a causa de una enfermedad minoritaria, el síndrome de Barth, que solo sufren 250 personas en el mundo; e Irene, que ahora tiene 29 años y fue trasplantada de pulmón con solo 14 a causa de una fibrosis quística. “Estamos muy orgullosos, ya que incluso en tiempos muy difíciles como la pandemia, Vall d’Hebron ha mantenido el liderazgo, un hito que no sería posible sin la generosidad de los donantes y sus familias. Estos padres y madres salvan vidas y nos enseñan qué es realmente la bondad y el altruismo”, ha expuesto Teresa Pont, coordinadora de Programas de Donación y Trasplante de Vall d’Hebron.

Un trasplante pediátrico es un procedimiento coral en el cual pueden llegar a intervenir más de cien profesionales de forma directa. Cuando hay un órgano disponible para un paciente pediátrico de Vall d’Hebron, un equipo formado multidisciplinario se prepara para efectuar la extracción, sea en el mismo Vall d’Hebron o desplazándose al hospital de origen para hacer ellos mismos la extracción en la mayoría de los casos. Antes de la extracción, un cirujano o especialista en el órgano en cuestión confirma la validez de aquel órgano para ser implantado. En paralelo, se informa a la familia del receptor, con la que se mantiene la comunicación a lo largo de todo el proceso, y se prepara el quirófano en Vall d’Hebron donde se hará el procedimiento quirúrgico, en el que participarán profesionales de anestesia, cirugía, enfermeros quirúrgicos, enfermeros de anestesia, enfermeros perfusionistas, auxiliares y celadores, entre otros profesionales de servicios como Laboratorios Clínicos, Radiología, Enfermedades Infecciosas, Inmunología, Anatomía Patológica, Urgencias y Farmacia. Antes de empezar el procedimiento quirúrgico, se alerta a la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos y al Banco de Sangre para que estén preparados.

“El trasplante pediátrico quiere decir ofrecer una oportunidad de vida a niños y adolescentes que tienen en este procedimiento la última opción. Los adelantos en el tratamiento de patologías como la fibrosis quística o las cardiopatías congénitas han hecho que Vall d’Hebron cada vez trasplante a pacientes pediátricos de mayor complejidad, con unos resultados excelentes”, destaca Antonio Moreno, jefe del Servicio de Pediatría y sus áreas específicas y coordinador del Comité de Transición del paciente pediátrico crónico en la edad adulta.

La humanización de las curas y el acompañamiento del paciente es más importante que nunca al hablar de pacientes pediátricos: profesionales de enfermería, psiquiatría, medicina física y rehabilitación, nutrición y los trabajadores y trabajadoras sociales juegan un papel esencial. En los últimos años, ha ganado peso la Enfermera de Práctica Avanzada (EPA), que fomenta la educación sanitaria y el autocuidado de los pacientes y sus familias, hace de enlace con otras instituciones como la escuela y acompaña en la transición a la edad adulta. “Los equipos de enfermería participan en todas las fases, son los primeros que dan la mano a los niños y sus familias, forman parte del proceso quirúrgico, desde la extracción del órgano y a lo largo de toda la intervención, así como en la atención al paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos y en la posterior hospitalización en planta, y son capitales en la adherencia al tratamiento”, resume Carme Vallès, supervisora de Enfermería de la Coordinación de Programas de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos. Con el objetivo de encontrar estrategias innovadoras que incrementen la disponibilidad de órganos, amplíen su funcionalidad y mejoren el proceso quirúrgico, el Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) creó en 2021 un grupo de investigación específico, encabezado por Albert Sandiumenge.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en 10 Oct 2022, 07: 33

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad