Publicidad

elabs

Sobrepeso y obesidad, enemigos de la fertilidad

La obesidad está altamente vinculada con la infertilidad, ya que las alteraciones hormonales que produce esta patología afectan tanto al hombre como a la mujer y dificultan la consecución del embarazo, ya sea por medios naturales o con técnicas de reproducción asistida (TRAs).

Según la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR), las principales afecciones que causa la obesidad en las mujeres son niveles altos de estrógenos, mayor riesgo de aborto y menor probabilidad de éxito en tratamientos de reproducción asistida, mayor incidencia de síndrome de ovarios poliquísticos (SOP), de alteración de los niveles de hormona antimulleriana, más fallos de implantación y mayor riesgo de aborto

Victoria Hurtado, presidenta del Grupo de Interés de Embriología de ASEBIR, destaca que las técnicas de reproducción asistida suelen ser menos eficaces en pacientes obesas. De hecho, las mujeres obesas sometidas a tratamiento de infertilidad necesitan mayores cantidades de hormonas para inducir sus ciclos que las mujeres con peso normal o sobrepeso.

Se estima que una mujer con IMC 35 tiene un 26% menos de probabilidades de tener un embarazo espontáneo que una mujer que tenga un peso normal o sobrepeso sin llegar a obesidad. Una mujer con in IMC de 40 o más tiene un 43% menos de probabilidades de obtener un embarazo (Steeg et al., 2007).

Tiene especial interés un análisis de reciente publicación, tras una revisión sistemática de trabajos publicados sobre el efecto de la pérdida de peso en mujeres con sobrepeso y obesas sometidas a (TRAs) que señala que las tasas de embarazo aumentaron significativamente así como las de niños nacidos vivos. Además se consiguió la regularización del ciclo, una disminución en las tasas de cancelación, el patrón menstrual, un aumento en el número de embriones disponibles para la transferencia, una reducción en el número de ciclos necesarios para lograr el embarazo y registraron una disminución en las tasas de aborto espontáneo. También, hubo un número de concepciones naturales reflejado en cinco de los seis estudios revisados.

Fertilidad masculina
Para Cristina González Ravina, presidenta del Grupo de Interés de Andrología de ASEBIR, es difícil por el momento establecer una correlación clara y consistente entre obesidad (IMC>30) e infertilidad masculina. Hasta la fecha no existen estudios que muestren el resultado que tendría la pérdida de peso en el semen y en la fertilidad masculina. Por tanto, en ausencia de ensayos clínicos, las opciones de tratamiento para los varones obesos infértiles son limitadas y principalmente van dirigidas a normalizar el perfil hormonal y corregir la disfunción eréctil.

A diferencia de la mujer, en los pacientes varones con obesidad no se ha demostrado que exista una relación negativa directa con la calidad embrionaria, las tasas de implantación o las tasas de embarazo, si bien algunos autores encuentran cierta tendencia. Sin embargo, la relación entre obesidad y estrés oxidativo si indica un aumento en los niveles de fragmentación de ADN espermático en estos varones, que a su vez está relacionada con un menor éxito en el resultado de los tratamientos de reproducción asistida. (Kristian&Henkel, 2014).

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad