alfasigma-7dm


De vaquillas y mercados

Hace tiempo que no compro prensa escrita, porque con lo que me cobran de la línea ADSL prefiero leer los periódicos en el ordenador. En el de casa, porque en el del trabajo no tengo nunca línea y, cuando la tengo no me dejan acceder. Lo segundo me parece lógico, pero lo primero es bastante molesto. Es lo que pasa en los pueblos en los que las grandes compañías tienen poco que exprimir. Aunque los periódicos online vengan algo capados, leer varios tiene la ventaja de que puedes comparar versiones diferentes de la misma historia. Eso cuando puedes reconocer que la historia es la misma, porque según a quien apoye el diario en cuestión (o quién lo apoye a él, no lo tengo muy claro), las noticias pueden ser irreconocibles.

La prensa escrita tiene la ventaja de que con ella te regalan cupones que, sumados por docenas, te permiten comprar productos que no te hacen falta a un precio que suele parecer mayor de lo que realmente valen. También te ofrecen videos desclasificados, libros que se devalúan por ofrecerlos como saldo y algunas otras bicocas. Craso error. Con los tiempos que corren, creo que los periódicos deberían incorporar dos cosas fundamentales que propongo aquí, por si mi idea sirviera de algo.

La primera es que, con treinta o más cupones y por veinte euros de gastos de envío, se regalase un diccionario de términos económicos para poder comprender las noticias. Impreso por esclavos en algún otro lugar del mundo, por supuesto, para que fuera más barato y dar argumentos a quienes hablan de competitividad. A lo mejor nos enterábamos de quienes son los mercados, y de quién es responsable de que todo fuera tan bien y ahora vaya tan mal, sin tonos grises intermedios. Tal vez nos expliquen qué son las agencias de calificación y quienes son sus sabios. Esos que no supieron ver los signos de la crisis, pero que ahora se atreven a juzgar y, lo peor de todo, a decir que siempre podremos recortar el gasto en sanidad o en educación, subproductos sociales siempre menos interesantes que subvencionar a los bancos.

La segunda es que, para fomentar el ahorro sanitario, incluyan de regalo un blíster con antidepresivos. Empiezan a ser necesarios.

Por mi ascendencia aragonesa la palabra recorte me sonaba a fiesta. También a amagar y a engañar, para que la vaquilla pasase de lado sin cogerte. Ahora me suena también a amago y a engaño, pero con la certeza plena de que la vaquilla nos ha pillado a casi todos. Y mi preocupación mayor es mantener el ánimo en lo que hago, porque, aunque no me sienta muy apoyada por ninguna parte, ni mis pacientes ni yo merecemos vivir amargándonos.

Afortunadamente hay un mundo real, lejos de las burbujas que explotan y de los mercados intangibles con los que nos amenazan para que seamos buenos. En uno de los pueblos en los que trabajo el clima es tan duro que el tiempo para sembrar las huertas es muy corto. Desde antiguo tienen convenido que la tierra es de cada cual, pero que el trabajo lo hacen entre todos. De ese modo se aprovechan los días buenos y la cosecha es mejor. Y si uno enferma el trabajo se hace igual, y el enfermo tiene su huerto cuidado. Aquella buena gente se inventó una forma de seguro social sin ficciones financieras ni intermediarios. Por ellos mantengo el ánimo de hacer lo mejor que pueda mi trabajo. Porque además me enseñan que nos sobran picapleitos, figurones y especuladores, y nos falta solidaridad y trabajo.

Valora este artículo
(0 votos)
Ana de Santiago Nocito

Médico de Familia

EAP Cogolludo

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad