alfasigma-7dm


Lo pasé muy mal. Me planteé dejar la profesión

Una paciente de 30 años de edad que llevaba mucho tiempo bajo mis cuidados acudió un día por disuria, polaquiuria, orinas oscuras y dolor en el flanco derecho desde hacía dos días. Seis semanas antes había padecido algo así, pero estando en el pueblo consultó y le dieron unos sobres, mejorando algo aunque no del todo.

Le diagnostiqué un nuevo episodio de cistitis y tras tomar muestras para cultivo le prescribí trimetoprim-sulfametoxazol. Los síntomas desaparecieron rápidamente. Tres semanas más tarde, la paciente acudió de nuevo por otro episodio similar. El diagnóstico que hice ahora fue de cistitis recurrente y le prescribí ampicilina en tandas largas, remitiendo los síntomas de nuevo. A los diez días acudió a la consulta su marido. Intuí que algo iba mal por su mirada. Con voz lenta me comentó que había llevado a su mujer a urgencias porque tenía las mismas molestias al orinar, además de fiebre, y que en el análisis de orina le habían visto sangre y proteínas. Pero también (y aquí lo recalcó echándose hacia delante) «le habían tocado la tripa y le habían descubierto una masa dura y grande cerca del riñón derecho que ya han estudiado, siendo al final un cáncer». La paciente fue cambiada de médico por su marido pero yo seguí su historia escondido tras mi error y la verdad es que sufrí bastante, porque se trataba de un nefroblastoma metastatizado por el que la paciente falleció a los ocho meses. Lo dicho. Cogí la baja y me planteé dejar la profesión.
Comentario de un consultor, al que el recopilador pidió opinión: No sirve de consuelo pero esto podría haberle pasado a cualquier clínico en activo. Debido a que las infecciones urinarias son muy frecuentes mientras que los procesos intrínsecos del riñón son relativamente raros, es fácil caer en la rutina de considerar que los análisis de orina con sangre, leucocitos y proteínas son infecciones del tracto urinario, y que la sintomatología disúrica se debe a esta causa, de modo que casi siempre la exploración física suele ser inexistente o incompleta; más aún si el cuadro inicialmente cede a tratamiento antibiótico. Sólo unas máximas que deben «rezarse a diario» pueden ayudar. Primero, y al menos una vez, se debe explorar el abdomen de toda aquella mujer que tenga dos o más hematíes en el sedimento urinario (si no está menstruando o sangrando por la vagina). Segundo: el examen microscópico debe realizarse con orina reciente. El hallazgo de una o más bacterias, o de ocho o más leucocitos por campo, es un dato de infección; sin embargo, la presencia de hematíes en orina es menos específica que la de leucocitos. Y tercero: es esencial el seguimiento a largo plazo de estas pacientes, ya que los signos y síntomas de la infección del tracto urinario, cálculos renales y neoplasias genitourinarias pueden solaparse y muchas veces la infección puede deberse a una ectasia por obstrucción. Por otro lado, no se pueden pedir pruebas complementarias radiológicas a todas las infecciones urinarias de tracto inferior, y además afirmar que si el colega la hubiera explorado hubiera detectado el tumor en fases iniciales puede ser cruel y aventurado.

Extraído de: Blasco Valle M. Algunos errores médicos propios y ajenos para aprender y meditar. Zaragoza: Grupo de Osteoporosis Aragón (GOPAr). 

Valora este artículo
(1 Voto)
Lo pasé muy mal. Me planteé dejar la profesión - 1.0 out of 5 based on 1 vote

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad