alfasigma-7dm


Otro error frecuente que no llegó a más...

Iba a terminar mi residencia de neurología vía MIR, pero sin examen de entrada, porque en aquel tiempo no lo había. Presentabas una instancia en un hospital de tu deseo y si te aceptaban ya estaba. En esa penúltima guardia trajeron a una mujer de 62 años acompañada por su marido, el cual informó que su esposa acababa de sufrir dos crisis convulsivas. 

La examiné y en efecto parecía estar en un “estado postcrítico” e hice que la exploraran los residentes que me acompañaban. A medida que lo hacían se comprobaba que no reaccionaba a los estímulos nociceptivos, que presentaba desviación conjugada de los dos ojos hacia la izquierda, sin anisocoria y con reflejo fotomotor presente. También existía flaccidez muscular con hiperreflexia tendinosa en el lado izquierdo y signo de Babinski bilateral.

La cosa no estaba clara. Llamé al marido y le pregunté si la paciente había dejado el tratamiento de su epilepsia y éste contestó que no, y que nunca le habían dicho que fuera epiléptica o que estuviera tratada por esa enfermedad. El adjunto de medicina interna trajo su historia y nos confirmó que estaba diagnosticada de cirrosis hepática y, en los últimos tres días, había bebido algo de alcohol sin haber comido nada. El adjunto miró a los residentes y les preguntó qué harían ellos. No hubo respuesta. El internista ordenó extraer una muestra de sangre con objeto de practicar los análisis habituales y le inyectó de inmediato una dosis intravenosa de suero glucosado; como por un milagro la paciente se despertó a los pocos segundos con desaparición completa de la sintomatología neurológica que tan bien había sabido recoger. El resultado de la glucemia fue de 0,26 g/1. El adjunto, sin apenas inmutarse, se volvió y comentó lo que ya se sabe pero se olvida. Nunca se dejará de insistir que todo enfermo en estado comatoso debe ser considerado hipoglucémico hasta que se demuestre lo contrario. Extraída una muestra de sangre, debe inyectarse inmediatamente glucosa por vía intravenosa, incluso cuando el paciente presente signos de focalización.

Comentario del recopilador: En efecto son frecuentes los casos relacionados con la hipoglucemia. La máxima a grabar es «ante todo tipo de coma inyectar glucosa tras obtener la sangre necesaria para los análisis». Y es que la hipoglucemia puede manifestarse de mil maneras. Desde disartria, desorientación, coma, convulsiones y estado delirante, hasta simular un accidente cerebrovascular. Otra máxima importante es que la hipoglucemia no se observa solamente en los diabéticos. En este caso, se debió a la ingestión de alcohol por un cirrótico (aquí el adjunto estuvo sublime si verdaderamente la sospechó). Casi se comete el error de atribuir toda la sintomatología a un estado postcrítico o a una afectación neurológica vascular pero no sucedió.¡Honoris adjuntivus!

 

Extraído de: Algunos errores médicos propios y ajenos para aprender y meditar. Recopilador: M. Blasco Valle. Editado por GOPAr Grupo de Osteoporosis Aragón. Zaragoza 
 

Información adicional

  • Autor: Recopilador: Mariano Blasco Valle
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad