publicidad
adlinkinternational


Internistas destacan la seguridad de los nuevos anticoagulantes orales para la enfermedad tromboembólica venosa

  • 17 Noviembre 2015

La enfermedad tromboembólica venosa (ETV) es una de las principales causas de fallecimiento y discapacidad, además de ser la principal causa de muerte evitable en hospitales, por delante de las infecciones o de la neumonía.

Determinar la terapia más adecuada para las personas que padecen esta dolencia es esencial y, por ello, expertos en medicina interna se han reunido en la mesa-debate “Los nuevos anticoagulantes en la ETV”, un encuentro celebrado en el marco del XXXVI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y organizado por la alianza Bristol-Myers Squibb y Pfizer. El objetivo de la reunión ha sido debatir sobre la idoneidad del uso de los nuevos anticoagulantes orales (NACOs) en el abordaje del tratamiento de estos pacientes. 

En opinión de Ferrán García-Bragado,  del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Doctor Josep Trueta (Girona), “la ETV es una afección grave que puede ser mortal si no se trata adecuadamente, por ello, es clave que los pacientes sean diagnosticados adecuadamente y tratados con fármacos anticoagulantes que mantengan controlada la enfermedad como un modo de evitar complicaciones futuras”.

Los médicos internistas reunidos en la mesa de debate han señalado a los nuevos anticoagulantes orales como la opción más sostenible en el tratamiento de la enfermedad tromboembólica venosa (ETV), y han destacado además el buen perfil de seguridad de estas terapias.

En su  intervención García-Bragado afirmó que “la práctica clínica demuestra que los nuevos anticoagulantes orales son eficaces para deshacer coágulos y evitar la aparición de otros nuevos, y además han demostrado que son más seguros que los tradicionales”. En España, actualmente la indicación de los nuevos anticoagulantes orales para ETV no se encuentra financiada por el SNS.

La ETV afecta tanto a hombres como a mujeres, si bien existen determinadas situaciones que pueden aumentar las posibilidades de padecer un trombo, como por ejemplo estar hospitalizado o inmovilizado durante un largo período de tiempo. Además, existen otros factores de riesgo como la edad, la obesidad, el tabaquismo o el consumo de alcohol. También tienen un mayor riesgo de padecer un trombo las personas que padecen fibrilación auricular, la arritmia cardiaca más común, que multiplica por cinco el riesgo de padecer un ictus.

La mesa, en la que se han debatido todos estos aspectos, llamada “Los nuevos anticoagulantes en la ETV”, ha contado también con la participación de lCarmen Fernández, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario La Paz (Madrid), Rosa Cotrina Pereyra, presidenta de la Sociedad Peruana de Medicina Interna, y Vladimir Rosa,  del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca (Murcia).

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad