alfasigma-7dm
komunicrea-avances-julio


Insuficiencia cardiaca aguda: su manejo en los servicios de urgencias según el sexo del paciente

La insuficiencia cardiaca es un síndrome de alta morbimortalidad, y en los países desarrollados constituye la primera causa de hospitalización y consulta en los servicios de urgencias hospitalarios en pacientes mayores de 65 años. En España su prevalencia se sitúa en torno al 7-8%, y alcanza el 16% cuando se consideran sólo las personas de más de 75 años. 

Existen diferencias en el perfil clínico de la insuficiencia cardiaca en función del sexo: las mujeres que ingresan en un hospital por insuficiencia cardiaca tienen mayor edad, sufren diabetes más a menudo y la etiología de la insuficiencia es hipertensiva; además, presentan con mayor frecuencia una fracción de eyección ventricular izquierda preservada.

El objetivo de los autores del presente artículo fue evaluar las diferencias por sexo en la forma de presentación clínica y el abordaje diagnóstico y terapéutico inicial de pacientes con insuficiencia cardiaca aguda atendidos en los servicios de urgencias hospitalarios.

Los autores llevaron a cabo un estudio prospectivo, evaluativo, transversal y multicéntrico, que incluyó a todos los pacientes atendidos por insuficiencia cardiaca aguda en 10 servicios de urgencias hospitalarios españoles entre el 15 de abril y el 15 de mayo de 2007 (n= 944). Respecto a los varones, las mujeres tenían una edad media mayor (79 frente a 75 años), eran más hipertensas, presentaban más valvulopatías y eran más obesas; en cambio, mostraban una menor prevalencia de cardiopatía isquémica y tabaquismo. En el ámbito ambulatorio, las mujeres son tratadas con menos betabloqueadores y antiagregantes. El tratamiento en urgencias fue similar en ambos grupos, excepto por el hecho de que las mujeres recibieron digoxina con mayor frecuencia.

En cuanto al episodio agudo que condujo al paciente a urgencias, la disnea paroxística nocturna y la ortopnea fueron los síntomas predominantes de la insuficiencia cardiaca aguda, mientras que los edemas en las extremidades inferiores y los crepitantes basales fueron los signos más constantes. Salvo por una mayor incidencia de fibrilación auricular rápida como factor desencadenante del episodio de insuficiencia cardiaca aguda en las mujeres, no se observó ningún otro dato diferencial en la forma de presentación. Quizás ello explique, según los autores, el mayor uso de digoxina entre las mujeres para intentar controlar la frecuencia cardiaca, sobre todo cuando la arritmia se acompaña de insuficiencia cardiaca descompensada, en cuyo caso no se recomiendan otros fármacos, como los antagonistas del calcio. La actuación en urgencias fue muy similar en ambos sexos. Casi todos los pacientes fueron tratados siguiendo las recomendaciones de las guías internacionales para el manejo de la insuficiencia cardiaca aguda, sin diferencias por sexos, con oxigenoterapia en diferentes regímenes según las necesidades (convencional o con ventilación mecánica no invasiva), así como con diuréticos (en bolo o en perfusión) para aliviar la congestión pulmonar. Los autores encontraron diferencias en la utilización de fármacos vasoactivos a favor de los varones, lo que puede estar relacionado con la mayor prevalencia en éstos de la cardiopatía isquémica con insuficiencia cardiaca aguda con disfunción sistólica y clínica de bajo gasto. Hubo un mayor uso de digoxina y un menor uso de betabloqueadores entre las mujeres, aunque parece ser el reflejo del tratamiento que estaban recibiendo de forma crónica antes de acudir a urgencias.

No hubo diferencias en la intensidad del abordaje diagnóstico en urgencias, salvo en un aspecto: se solicitó un menor número de consultas al cardiólogo en el caso de las mujeres, un hallazgo que concuerda con el menor porcentaje de ingresos de las mujeres en el servicio de cardiología, mientras que los demás destinos tras la consulta en urgencias fueron similares en ambos sexos.

Los autores consideran que en los servicios de urgencias hospitalarios se realiza un abordaje diagnóstico y terapéutico de los pacientes con insuficiencia cardiaca aguda muy similar en ambos sexos, y que la mayoría de las escasas diferencias observadas pueden justificarse por el diferente perfil del paciente. Por otro lado, también apuntan áreas de mejora, como la necesidad de valorar los beneficios de los diferentes grupos terapéuticos para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca aguda y su potencial impacto en la progresión de la enfermedad y la mortalidad a corto plazo.

 

Riesgo A, Herrero P, Llorens P, Jacob J, Martín F Bragulat E, et al. Influencia del sexo del paciente en la forma de presentación y en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca aguda en los servicios de urgencias españoles. Med Clin (Barc). 2010; 134(15): 671-677.

Valora este artículo
(3 votos)
Insuficiencia cardiaca aguda: su manejo en los servicios de urgencias según el sexo del paciente - 5.0 out of 5 based on 3 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad