Ondansetrón en vómitos persistentes en urgencias pediátricas

Estos autores realizaron un estudio prospectivo de los pacientes que acudieron al servicio de urgencias pediátricas del Hospital de Cruces en Baracaldo y a los que se administró ondansetrón entre marzo de 2007 y febrero de 2008.

Fueron incluidos niños mayores de 6 meses o con más de 8 kg de peso que presentaban intolerancia oral constatada (vómitos repetidos referidos por los padres y dos intentos fallidos de tolerancia en el propio servicio de urgencias) y que precisaron rehidratación según la puntuación de Gorelick, después de haber descartado las causas quirúrgicas. Los investigadores realizaron una recogida de datos clínicos y analíticos durante la estancia del paciente, y una llamada telefónica a los 7 días. Así, completaron el seguimiento de 72 casos.

La media de edad fue de 4-7 meses y los diagnósticos registrados, los siguientes: gastroenteritis aguda (29), vómitos inespecíficos (34), vómitos cíclicos (3), meningitis por enterovirus (2), otras causas (4: un traumatismo craneoencefálico leve, una intoxicación por fármacos, una crisis migrañosa y una faringoamigdalitis). En 16 casos la administración inicial fue por vía intravenosa y en los 56 restantes por vía sublingual. La aceptación por vía sublingual fue buena en todos los casos. Hubo tolerancia oral (ausencia de vómitos durante su estancia) en 50 de ellos (89,3%) al cabo de un tiempo medio de 33,5 ± 20,1 minutos (15-90) –48 (96%) en los primeros 60 minutos tras la administración–, con lo que se evitó la instauración de perfusión intravenosa.

Con frecuencia los padres referían que en poco tiempo, antes de iniciar la tolerancia oral, apreciaban una mejoría tanto del aspecto como del estado anímico del niño (habitualmente pálido y decaído por el cuadro vagal). De los 22 casos en que finalmente se utilizó la vía intravenosa se consiguió tolerancia oral en 21 (95,4%), acortándose el tiempo de rehidratación intravenosa. De los 72 casos estudiados, 2 ingresaron en el hospital, uno de ellos por presentar vómitos inespecíficos persistentes y el otro por causa de una meningitis vírica con cefalea persistente. No se registraron efectos adversos durante su estancia en urgencias pediátricas. En el control telefónico a los 7 días, 7 pacientes refirieron diarrea (9,7%): 6 habían sido diagnosticados de gastroenteritis aguda y 1 de vómitos inespecíficos, aunque ninguno volvió a consultar; sólo un paciente lo hizo a la semana siguiente de ser atendido porque reaparecieron los vómitos, si bien fue dado de alta poco tiempo después.

A tenor de los resultados, la tolerancia oral se consiguió en el 89,6 y el 95% de los casos en que ondansetrón se administró por vía sublingual o por vía intravenosa, respectivamente. La administración de este fármaco es eficaz de forma precoz, y su acción comienza a partir de los 15-20 minutos. No se registraron efectos adversos significativos. En resumen, los autores recomiendan considerar la utilización de ondansetrón en urgencias pediátricas en casos de vómitos persistentes con intolerancia oral de etiología no quirúrgica, y tras asegurarse de no enmascarar diagnósticos de mayor entidad.

 

Sánchez J, Paniagua N, Gómez B. Utilización de ondansetrón en urgencias de pediatría. An Pediatr (Barc). 2010; 72: 369-370.

Valora este artículo
(4 votos)
Ondansetrón en vómitos persistentes en urgencias pediátricas - 5.0 out of 5 based on 4 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad