alfasigma-7dm


Relación entre prevalencia de autismo y vacuna triple vírica

  • En algunos ámbitos existe la tendencia a relacionar vacunas y riesgo de autismo
  • Los estudios existentes no relacionan la vacunación con los trastornos del espectro autista
  • Por el contrario, la disminución de las tasas de vacunación podrían determinar el resurgimiento de estas enfermedades

A pesar de las múltiples investigaciones que muestran que no hay ninguna relación entre la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) y los trastornos del espectro autista, persiste la creencia de que la vacuna puede ser causa de autismo, lo que puede llevar a niveles más bajos de vacunación. Los padres que ya tienen un hijo con autismo pueden ser especialmente recelosos sobre el tema de la vacunación. Actualmente se recomiendan dos dosis de la vacuna triple vírica para niños en los Estados Unidos: la primera a los 12-15 meses y la segunda a los 4-6 años. Aunque en múltiples investigaciones realizadas en los últimos 15 años no se ha encontrado ningún vínculo entre la vacuna y los trastornos de espectro autista, algunos padres y especialmente los “grupos antivacunas” continúan asociando la vacuna con el trastorno. Algunos padres consideran las vacunas, especialmente la triple vírica, como causa de autismo y como resultado de esta apreciación han diferido o negado las vacunas a sus hijos. Los niveles de vacunación inferiores amenazan la salud pública mediante la reducción tanto de la inmunidad individual como colectiva y se han asociado con varios brotes recientes de sarampión, la mayoría de los casos entre los no vacunados.

Las familias con un hijo afectado de autismo pueden estar particularmente preocupadas por los informes que vinculan la vacuna con el autismo. Hay múltiples encuestas elaboradas sobre padres que tienen hijos con autismo que sugieren que muchos creen que la vacuna fue una causa que contribuyó al desarrollo del trastorno. Esta creencia, combinada con el conocimiento de que los hermanos más jóvenes de los niños con autismo ya se encuentran en mayor riesgo genético para la enfermedad, en comparación con la población general, hará que estos padres eviten vacunar a sus hijos más pequeños. En una reciente encuesta de 486 padres de niños con la enfermedad, casi el 20% han reducido o retrasado la inmunización de los hermanos menores de estos niños.

Por todo ello, los autores del presente estudio que se comenta, se dispusieron a realizar un estudio sobre la presencia de autismo según el estado de la vacuna triple vírica en una amplia muestra de niños en Estados Unidos que tuvieran hermanos mayores con la enfermedad, y comparar los resultados con los de los niños que tuvieran hermanos mayores sin ella.

Para ello diseñaron un estudio de cohortes retrospectivo utilizando una base de datos asociada a un gran plan de salud de Estados Unidos que contemplaba a más de 34 millones de personas cada año. Incluyeron todos los niños nacidos entre 1 de enero de 2001 y el 31 de diciembre de 2007, que además estuvieran inscritos sin interrupción en el plan de salud desde el nacimiento hasta al menos 5 años de edad, que tuvieran un hermano mayor inscrito sin interrupción en el plan de salud durante al menos 6 meses entre el inicio y al final del período de estudio, y que hubieran recibido las 2 dosis de vacuna triple vírica entre el nacimiento y los 5 años. También valoraron el nivel educativo materno y paterno, los ingresos familiares, la raza/etnia, el sexo y edad de los niños, la edad de la madre y del padre en el momento de nacer los niños, la ubicación geográfica definida por las 4 regiones del Censo de EE.UU., y los beneficios de salud en la zona.

Finalmente los autores incluyeron 95.727 niños de los que 1.929 (2,01%) tenían un hermano mayor con autismo. Un total de 994 niños del grupo (1,04%) fueron diagnosticados de autismo TEA durante el seguimiento. Entre los que tenían un hermano mayor con la enfermedad, 134 (6,9%) fueron diagnosticados de autismo, en comparación con 860 (0,9%) con diagnóstico de la enfermedad entre los que tienen hermanos sin ella.

De acuerdo con estudios anteriores realizados en otras poblaciones, los autores no observaron ninguna asociación entre la vacunación triple vírica y el aumento del riesgo de autismo entre los niños estudiados. Tampoco encontraron ninguna evidencia de que la vacuna se asociara con un mayor riesgo de autismo entre los niños que tenían hermanos mayores con la enfermedad. Observaron además que cuando aumentaba la prevalencia de los diagnosticados de autismo, también lo hacía el número de niños con hermanos diagnosticados de la enfermedad, un grupo de niños que resultaban particularmente interesantes porque presentaban un bajo nivel de vacunación tanto en este estudio como en estudios anteriores.

Para los investigadores los resultados son claros: «no hemos observado ninguna asociación entre la vacunación triple vírica y el aumento del riesgo de trastorno de espectro autista en los niños. Tampoco hemos encontrado pruebas de que la recepción de 1 o 2 dosis de la vacuna se asociara con un mayor riesgo de autismo en los niños que tenían hermanos mayores con este trastorno».

Finalmente, los autores resaltan y comentan que al aumentar la prevalencia de niños diagnosticados con autismo, igualmente lo hace el número de niños que tienen hermanos diagnosticados con este trastorno, un dato muy relevante, subrayan, porque «este grupo de niños se vacunan menos en nuestras observaciones». 

Jan A, Marshall J, Bulkema A, Bancroft T, Kelly JP, Newschaffe CJ. Autism Occurrence by MMR Vaccine Status Among US Children With Older Siblings With and Without Autism. JAMA. 2015; 313(15): 1.534-1.540.

Valora este artículo
(3 votos)
Relación entre prevalencia de autismo y vacuna triple vírica - 5.0 out of 5 based on 3 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad