alfasigma-7dm


Cocaína y riesgo cognitivo básico

• El consumo de cocaína supone un problema mundial de especial relevancia.
• Los efectos nocivos del consumo de cocaína son amplios y diversos.
• Resulta especialmente relevante el daño sobre las vías dopaminérgicas.

El consumo de cocaína supone, por su prevalencia y sus consecuencias en diferentes ámbitos de la vida, un problema mundial de especial relevancia. Se estima que entre 15 y 19 millones de personas de todo el mundo en el último año han consumido cocaína, lo que supone el 0,3-0,4% de la población mundial de 15-64 años. En Europa continúa aumentando su consumo y es la segunda droga ilegal más empleada, tras el cannabis. Así, entre 4,5 y 4,9 millones de europeos han consumido cocaína durante el último año. España registra las mayores tasas de consumo de cocaína dentro del entorno europeo, superando incluso los niveles de consumo de Estados Unidos.

Los efectos nocivos del consumo de cocaína son amplios y diversos. En el cerebro, dado su mecanismo de acción, resulta especialmente relevante el daño sobre las vías dopaminérgicas, que están ampliamente distribuidas en el cerebro en general y en el lóbulo frontal en particular. Se han señalado también efectos del consumo de cocaína sobre los sistemas serotoninérgico, noradrenérgico, gabérgico, opioide y glutamatérgico, que pueden a su vez revertir en alteraciones del sistema dopaminérgico por las acciones moduladoras que sobre éste ejercen dichos sistemas. La integridad de las vías dopaminérgicas es básico para las funciones cognitivas, especialmente las ejecutivas, es decir, la capacidad mental que permite llevar a cabo una conducta eficaz, creativa y aceptada socialmente. Comprenden el establecimiento de metas, la planificación y programación, la supervisión de las tareas y el retrocontrol, la ejecución efectiva, la inhibición de conductas distractoras, el juicio y el razonamiento abstracto, así como la formación de conceptos. Estas funciones se relacionan especialmente con los lóbulos prefrontales, que son esenciales para un adecuado funcionamiento social diario. En los últimos años se han publicado diversos trabajos sobre la relación entre el consumo de cocaína y su repercusión sobre distintas funciones cognitivas. Sin embargo, con los datos actuales no es posible llegar a conclusiones firmes sobre un patrón concreto de afectación y la magnitud del daño.

El objetivo de los autores de este estudio fue evaluar, frente a un grupo control, las alteraciones cognitivas y de las funciones ejecutivas asociadas al consumo crónico y agudo de cocaína, medidas a través de pruebas con mayor validez ecológica que las comúnmente empleadas y ajustando por variables de confusión especialmente sensibles, como el consumo de más de una droga. Para ello, diseñaron un estudio observacional de casos y controles. Invitaron a participar a todos los sujetos que acudían a las unidades de toxicomanía de 3 hospitales españoles por una dependencia a la cocaína, y que satisficieran los criterios de inclusión y exclusión establecidos. Todos fueron informados del estudio y prestaron su consentimiento por escrito. Finalmente, se incluyeron en el tratamiento estadístico 24 casos y 27 controles, ajustados por edad, etnia, años de escolarización y sexo.

De los resultados obtenidos, los autores valoran que, pese el bajo tamaño de la muestra, resultaba una población relativamente homogénea y con un consumo de cocaína crónico y notable, tanto en frecuencia y cantidad como en tiempo de uso, frente a la diversidad recogida por otros autores. Remarcan que en su análisis se han contemplado las principales variables de confusión señaladas por estudios previos, incluido el consumo múltiple y, de manera especial, el de alcohol. En nuestro entorno es muy frecuente el consumo conjunto de ambas sustancias, alcohol y cocaína. Está comprobado que el consumo de alcohol de manera aislada afecta también al rendimiento cognitivo del sujeto.

Los autores concluyen que este estudio confirma alguno de los datos previos conocidos sobre las funciones cognitivas básicas (concentración y memoria de trabajo), si bien no se puede concluir definitivamente el papel del consumo de cocaína en la velocidad de procesamiento y en la atención alternante. De manera relevante se señala la existencia de un deterioro claro en las funciones ejecutivas y en el control de impulsos y la inhibición de estímulos irrelevantes, medidas por tareas con validez ecológica, que parecen ser más sensibles al daño neuropsicológico producido por la cocaína. La comprobación de dichas alteraciones permite explicar en parte el fracaso terapéutico que con frecuencia se observa en este grupo de pacientes y señala la necesidad de adaptar las terapias al funcionamiento cognitivo real del sujeto. Algunos de los déficit encontrados son fácilmente observables en las actividades cotidianas y pueden influir de manera importante en la funcionalidad del paciente. Otras deficiencias más complejas, como las funciones de planificación y ejecutivas, se ponen de manifiesto a través de pruebas ecológicas, que simulan adecuadamente la realidad del día a día. Éstas ayudan a explicar mejor el comportamiento paradigmático del sujeto consumidor, con frecuentes recaídas, tendencia a la perseverancia, a la elección de premios inmediatos, desechando beneficios a medio y largo plazo, y con fallos en actividades que requieran un cierto nivel de planificación. Así, las alteraciones de las pruebas neuropsicológicas se trasladan a la realidad de la funcionalidad cotidiana del sujeto y de su tratamiento.

Madoz-Gúrpide A, Ochoa-Mangado E. Alteraciones de funciones cognitivas y ejecutivas en pacientes dependientes de cocaína: estudio de casos y controles. Rev Neurol. 2012; 54(4): 199-208.

Valora este artículo
(0 votos)

1 comentario

  • Enlace al Comentario Miércoles, 17 Septiembre 2014 13:35 publicado por Cristina

    Con el tratamiento adecuado esas zonas del cerebro que han sido dañadas se podrían recuperar a través de la neuroadaptación. A continuación les dejo resultados de varios pacientes que han realizado el tratamiento de desintoxicacion cuál era su consumo, sus impresiones y sus “radiografías cerebrales” el día 1, (llegada a la Clinica Tavad ) y el día 30 (1 mes después del tratamiento). http://www.tavad.com/recuperacion-neuronal-tratamiento/ Los resultados son esclarecedores :)

    Reportar

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad