alfasigma-7dm


Suicidios en un área de salud

- El suicidio supone el 1,3% de todas las muertes.

- El 80% de los intentos de autolisis se efectúan mediante el consumo de fármacos o la combinación de fármacos, alcohol y drogas ilegales.

La Organización Mundial de la Salud define como «acto suicida» toda acción por la que un individuo se causa a sí mismo un daño, con independencia del grado de intención mortal y de que conozcamos o no los verdaderos motivos. El suicidio supone el 1,3% de todas las muertes. En España y en los países industrializados representa el 1-2% de la mortalidad total, situándose entre las 10 primeras causas de mortalidad.

Los intentos de autolisis son más habituales en las mujeres, mientras que los hombres se suicidan con mayor frecuencia. El método de intento de autolisis más común son las intoxicaciones con fármacos; las mujeres suelen utilizar métodos de menor letalidad. El riesgo de suicidio aumenta con la edad, así como por el hecho de vivir en un medio urbano. También se observa una mayor incidencia de suicidios en los siguientes individuos o situaciones: personas solteras, divorciadas o viudas, nivel socioeconómico bajo, antecedentes familiares de suicidio, el exponerse a noticias sobre suicidios en los medios, haber nacido en primavera o verano, presencia de patologías graves o de enfermedades mentales y existencia de intentos previos de autolisis o autolesiones.

Los autores de este trabajo se propusieron, mediante un estudio descriptivo, observacional y transversal, determinar el porcentaje de pacientes con intentos de autolisis que consultan en su área de salud y analizar las características de los intentos de autolisis para conocer el perfil del paciente y de este modo poder establecer mecanismos de prevención, valorando si se necesitan mejoras en los protocolos de tratamiento médico y psiquiátrico.

Se constató que los intentos de suicidio eran más comunes en las mujeres (65% aproximadamente), no existían diferencias significativas en el método de autolisis en relación con el sexo, la edad media de los pacientes que consultaron por intento de autolisis fue de 36,4 años y el método de intento de autolisis más habitual fueron las intoxicaciones con fármacos y la ingesta en asociación de fármacos, alcohol y drogas ilegales. El síndrome depresivo fue el diagnóstico psiquiátrico previo más común, seguido por el consumo de alcohol y drogas ilegales, y de la patología dual. Entre las mujeres fue más frecuente tener un diagnóstico previo de síndrome depresivo o de ansiedad, mientras que entre los hombres fueron más habituales el abuso de alcohol y drogas ilegales y la patología dual. Entre los hombres los problemas laborales fueron más frecuentes como desencadenante. En los pacientes con antecedentes de abuso de drogas, incluido el alcohol, y trastorno límite de la personalidad fue más frecuente el intento de suicidio previo. Los pacientes con los antecedentes psiquiátricos más graves se remitieron con mayor frecuencia de forma urgente al hospital psiquiátrico de referencia. Muchas de las familias (17,6%) asumieron la supervisión directa del paciente durante las siguientes 24 horas tras el alta de urgencias, porque preferían acudir al centro de salud mental de su localidad a acudir al hospital psiquiátrico de referencia; este hecho obliga a elaborar documentos legales. Los métodos violentos como heridas por arma blanca, precipitación y ahorcamiento se dieron más a menudo en los pacientes que no tenían antecedentes de diagnóstico psiquiátrico.

Los autores observan que existen deficiencias en la cumplimentación adecuada de las historias clínicas para las variables de la historia psiquiátrica (antecedentes personales y familiares psiquiátricos, intentos de autolisis previos, tratamiento psiquiátrico previo o cambios recientes de medicación) y atribuyen que estos datos no se recojan a que la historia se dirige a la atención médica y la estabilización clínica urgente del paciente; sin embargo, y dado que son pacientes cuya estancia media es de casi 9 horas, estas variables deberían cumplimentarse en un segundo tiempo. Por otro lado, el hecho de que los antecedentes psiquiátricos no se reflejaran en la historia clínica no implica que no se preguntara por ellos (podría ser que, ante una respuesta negativa sobre la existencia de esos antecedentes, no se especificara nada más). Cabe destacar la posibilidad de que el intento de autolisis sea la primera manifestación de una patología psiquiátrica.

Los pacientes que consultan por intentos de autolisis suponen una carga importante de trabajo, dada la complejidad de la terapéutica médica, la falta de colaboración de los pacientes y la gran ansiedad familiar. En cuanto a la complejidad terapéutica, los autores consideran que habría que aplicar los protocolos de tratamiento en función del tipo de intento, garantizar la estancia media mínima antes de realizar un traslado seguro y disponer de personal sanitario entrenado y en número suficiente.

A la hora de elaborar la historia clínica, es necesario mejorar la cumplimentación de los factores de riesgo de suicidio, como son los antecedentes psiquiátricos, los antecedentes familiares psiquiátricos y los intentos de autolisis previos; además, debería crearse un sistema de alarma que canalizara la comunicación entre los distintos sistemas sanitarios del área, a fin de crear mecanismos de prevención. Asimismo, los autores señalan la necesidad de establecer protocolos asistenciales multidisciplinares (consentimiento informado, alta voluntaria, etc.) no sólo para el tratamiento médico, sino también para la valoración urgente por el psiquiatra, especialmente en el caso de las familias que rechazan la remisión urgente al hospital psiquiátrico de referencia y asumen el cuidado directo del paciente hasta la valoración por el psiquiatra de zona de forma preferente.

González-Navarro MD, Lorenzo-Román MI, Luna-Maldonado A, Gómez-Zapata M, Imbernón-Pardo E, Ruiz-Riquelme J. Análisis de los intentos de autolisis en un área de salud, 2008-2010. SEMERGEN. 2012; 38(7): 439-444.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad