alfasigma-7dm


Sustancias psicoactivas y adolescentes: tendencias

- El patrón de la intoxicación etílica aguda ha cambiado y ahora ambos sexos se ven implicados de forma similar.

- La visita a los servicios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas debería servir de base para ofrecer un seguimiento del paciente e intentar evitar las consecuencias que podría tener el desarrollo de una adicción.

El consumo de alcohol como sustancia psicoactiva es una de las conductas más extendidas entre los jóvenes, y las consultas por intoxicación etílica en los servicios de urgencias son habituales. La edad en que se inicia el contacto con las sustancias psicoactivas cada vez es más precoz y las consultas urgentes derivadas de su consumo son más habituales. No está claro si el perfil de los adolescentes que consumen sustancias psicoactivas diferentes del alcohol difiere del de quienes presentan intoxicaciones etílicas aisladas. Aunque se sabe que el alcohol es un factor de riesgo para el consumo de otras drogas, es probable que existan otros condicionantes que lo faciliten y que también son importantes en el momento de planificar estrategias para abordar el problema del abuso de sustancias psicoactivas.

Por todo ello, los autores del estudio que aquí se comenta consideraron que los médicos de urgencias debían conocer las características de los pacientes que consultan por este motivo, a fin de mejorar la atención inmediata y su seguimiento posterior. Se plantearon como objetivos del trabajo determinar el número de consultas por consumo de sustancias psicoactivas generadas por adolescentes en el servicio de urgencias y analizar si había diferencias entre los adolescentes que consultaban por intoxicación etílica aguda y los que habían consumido otras drogas. Para ello, diseñaron un estudio analítico y observacional de 30 meses de duración sobre las consultas de adolescentes en el servicio de urgencias relacionadas con el consumo de sustancias psicoactivas. Compararon las intoxicaciones etílicas aisladas con las de otras sustancias psicoactivas, e incluyeron 333 consultas correspondientes a 321 pacientes. El promedio de edad fue 16,1 años. El 78,7% de los pacientes habían tomado alcohol y el 33% habían consumido otras sustancias psicoactivas. El motivo de consulta más frecuente fue la sintomatología compatible con intoxicación etílica aguda, manifestada en ocasiones como disminución del nivel de conciencia. En cuanto al tipo de sustancia, el alcohol fue la más consumida (la mayoría de los jóvenes presentaban una intoxicación etílica moderada), seguido por el cannabis. Cabe señalar que se observó un porcentaje considerable de intoxicación por múltiples sustancias con efectos sumatorios. En la mayoría de los casos, inicialmente no se sabía a qué tipo de sustancia había estado expuesto el paciente, lo que obligaba a tenerlo controlado mediante monitor.

La sospecha clínica de una intoxicación etílica aguda permite adoptar una conducta expectante; sin embargo, si existen dificultades para despertar al paciente o dudas sobre el tipo de sustancia psicoactiva consumido, hay que descartar el consumo de otros tóxicos y valorar la administración de antídotos. En estos pacientes, además del tratamiento en el momento agudo, siempre ha de valorarse el seguimiento posterior.

Una vez definida la situación global que presentan los adolescentes que acuden a los servicios de urgencias por clínica secundaria al consumo de sustancias psicoactivas, puede establecerse una clara diferenciación entre el perfil de los pacientes con intoxicación etílica aguda y el de aquellos que han consumido otras sustancias psicoactivas. En el caso de la intoxicación etílica aguda, ya no se observa el patrón de consumo clásico de alcohol según el cual el principal consumidor era el varón: ahora ambos sexos se ven implicados de forma similar; por otra parte, los casos se incrementan los fines de semana. Es preocupante la facilidad con la que los adolescentes acceden al alcohol a pesar de la legislación vigente, que prohíbe la venta y el suministro de alcohol a menores de 18 años, haciendo énfasis en este punto, que es necesario un mayor control de los establecimientos y lugares de ocio. La distribución más homogénea de las consultas de los adolescentes que consumen otras sustancias psicoactivas podría explicarse por sus características psicosociales, por la mayor concentración de adolescentes con problemas psiquiátricos y que puedan estar bajo tutela de la Administración, lo que muy probablemente se relacione con un mayor absentismo escolar y un acceso más fácil a las sustancias psicoactivas.

Este estudio aporta datos que pueden contribuir a diseñar en el futuro unas medidas de prevención secundaria desde los servicios de urgencias. Además, la visita a los servicios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas ofrece la oportunidad de practicar un seguimiento del paciente para intentar evitar las consecuencias que podría tener el desarrollo de una adicción y para, en su caso, derivar al adolescente a unidades especializadas.

Arias V, Sanz N, Trenchs V, Curcoy A, Matalí J, Luaces C. Implicación de las sustancias psicoactivas en las consultas de adolescentes en urgencias. Med Clin (Barc). 2010; 134: 583-586.

Valora este artículo
(3 votos)
Sustancias psicoactivas y adolescentes: tendencias - 5.0 out of 5 based on 3 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad