alfasigma-7dm


¿Se modifican los hábitos de vida al llegar a la universidad?

Existen evidencias suficientes que relacionan los factores ambientales adquiridos durante la vida, como los hábitos y estilos de vida, con la aparición de enfermedades y complicaciones cardiovasculares. Durante los primeros años de la vida adulta se adquieren ciertos hábitos, como un tipo de dieta poco sana, el sedentarismo y el tabaquismo, cuya modificación posterior resulta difícil, y que determinarán la salud cardiovascular futura del individuo.

Por ello tiene interés saber qué hábitos relacionados con el riesgo cardiovascular futuro de los individuos comienzan a integrarse al final de la adolescencia. La caracterización de los factores de riesgo cardiovascular modificables de la población joven española es útil para la orientación y planificación de actuaciones, consejos e intervenciones de carácter preventivo. El consumo de alcohol y el tabaquismo son hábitos ampliamente extendidos en la sociedad y particularmente en la juventud, lo que no permite prever que a medio plazo vayan a disminuir de forma importante los problemas de salud relacionados con dichos hábitos. Los estilos de vida no saludables entre los jóvenes, incluyendo las conductas de riesgo como el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, representan un tema relevante en nuestra sociedad y requieren un abordaje multifactorial y multidisciplinario. Aunque en la promoción de estilos de vida sanos o saludables la responsabilidad es compartida por diversos estamentos, en el caso de los jóvenes la universidad debería ser uno de los organismos implicados en esta labor; debería promover la adquisición de estilos de vida sanos, lo que a la larga redundaría en una mayor supervivencia y una mejor calidad de vida del individuo.

El objetivo del estudio de Martínez et al. era averiguar la influencia que tiene el paso por la universidad en la modificación de los hábitos de consumo de tabaco y alcohol y el ejercicio físico en los estudiantes universitarios, mediante la comparación de los hábitos de los alumnos que cursan primero con los del último curso. Los autores realizaron un estudio observacional, descriptivo y transversal cotejando las respuestas de los alumnos del primer y el último curso de la universidad. Respecto al grado de información sanitaria de los estudiantes universitarios, se los clasificó en bien o mal informados; se comprobó que los estudiantes del primer curso de carrera estaban peor informados sobre este tema. Se observó además una mayor frecuencia de fumadores entres los estudiantes universitarios del último curso, en el que se declararon fumadores el 39,2%, frente al 36,4% de los del primer curso; no obstante, esta diferencia no alcanzó la significación estadística. No se observó una diferencia de tendencias en el consumo del alcohol en relación con el curso. En el análisis de resultados sobre la influencia que había supuesto el paso por la universidad respecto al consumo de alcohol, tampoco se observó una asociación significativa entre el cambio de hábito de consumo influido por el paso por la universidad y el curso. En cuanto a la práctica de algún tipo de ejercicio físico de forma habitual, un 39% de los estudiantes decían no realizar ejercicio físico, frente a un 61% que sí lo hacían. En el análisis por curso, se observó que no realizaban ejercicio físico el 37% de los estudiantes de primer curso y el 41,2% de los del último curso; tampoco estas diferencias fueron estadísticamente significativas.

Según señalan diversos estudios de ámbito tanto nacional como internacional, la universidad no desempeña un papel significativo a la hora de potenciar un estilo de vida sano y abandonar estilos de vida perjudiciales para la salud. El estudio que comentamos corrobora que el paso por la universidad apenas modifica los estilos de vida de los jóvenes. En cambio, la universidad sí implica una mejora en la información sobre riesgo cardiovascular y factores de riesgo. De todos modos, esto no parece ser suficiente para modificar favorablemente los estilos de vida adoptados por los jóvenes, excepto por la influencia que un mayor conocimiento tiene sobre el consumo de alcohol. Por lo tanto, para prevenir el problema se precisa adoptar medidas que deben iniciarse en la edad escolar, antes de los 13 años, y antes de que los jóvenes adopten esos estilos de vida, así como identificar las motivaciones que los llevan a experimentar con el consumo de tabaco y alcohol, a fin de establecer las medidas o campañas preventivas específicas, e identificar las diferencias por sexo para realizar actividades con ese enfoque. Los resultados del estudio revelan que el paso por la universidad no modifica favorablemente el hábito tabáquico entre los jóvenes; incluso fuman más en el último curso, y el porcentaje de jóvenes que dejan de fumar es inferior al de los que se inician en este hábito. En cuanto al grado de conocimiento que implica el paso por la universidad, en general mejora en relación con la información sobre el riesgo cardiovascular, de modo que es probable que los estudiantes del último curso estén mejor informados que los del primer curso. Los autores valoran la necesidad de propiciar hábitos y estilos de vida sanos en los jóvenes sin descuidar el abordaje preventivo y de promoción de la salud en la etapa universitaria.

 

Martínez A, Balanza S, Leal M, et al. Relación entre el consumo de tabaco y alcohol y el ejercicio físico con el paso por la universidad. Atención Primaria. 2009; 41(10): 558-563.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad