alfasigma-7dm


Los trastornos del sueño pueden aumentar el riesgo de diabetes y cardiopatía

  • La falta de regularidad en los hábitos de sueño incrementa los factores de riesgo cardiovascular.
  • Los trabajadores por turnos son más propensos a desarrollar síndrome metabólico, enfermedad coronaria y diabetes mellitus tipo 2 que los empleados con turnos diurnos regulares.
  • La disparidad entre las horas de sueño de los días libres y los días de trabajo puede empeorar el perfil lipídico.

El ser humano mantiene un ritmo circadiano en el patrón sueño-vigilia. Cada persona difiere en sus preferencias a la hora de conciliar el sueño o las horas de sueño necesarias para descansar. Este hecho se conoce con el nombre de cronotipo, pero el ritmo de vida actual y el estrés laboral desgraciadamente influyen en los hábitos de sueño. Las obligaciones laborales, los cambios en los horarios, los turnos de trabajo, la ansiedad y los problemas de insomnio alteran la cantidad y la calidad del sueño y modifican sus patrones endógenos.

Los investigadores han reconocido desde hace tiempo que el trabajo por turnos puede incrementar el riesgo cardiometabólico debido a la interrupción continua del ritmo circadiano. De hecho, los trabajadores por turnos son más propensos a desarrollar síndrome metabólico, enfermedad coronaria y diabetes mellitus tipo 2 que los empleados con turnos diurnos regulares. En un país donde más de 29 millones de estadounidenses padecen diabetes y el 35,1% de los adultos son obesos, sería interesante investigar si la interrupción del sueño es uno de los factores que hayan podido contribuir al aumento de las tasas de diabetes y obesidad.

Los autores del trabajo, dirigidos por la doctora Patricia M. Wong, de la University of Pittsburgh (Estados Unidos), publicado en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, utilizan el término jetlag social para referirse a la falta de correspondencia entre el ritmo circadiano biológico de un individuo y las horas de sueño reales impuestas por las obligaciones sociales o laborales. El estrés que ocasionan las mañanas de los lunes podría ser perjudicial para la salud, pero también los cambios de las rutinas del sueño, como los grandes madrugones, despertarse temprano para el trabajo durante la semana o trasnochar. El jetlag social se relaciona con la obesidad y algunos indicadores de la función cardiovascular, y puede aumentar el riesgo de desarrollar problemas metabólicos, como la diabetes y las enfermedades del corazón. La novedad de este estudio radica en que es el primero que se centra en el trabajo y demuestra que, incluso entre los adultos con trabajos saludables, con apenas desajustes en su horario de sueño, el jetlag social puede contribuir a provocar problemas metabólicos. Estos cambios metabólicos pueden llevar al desarrollo de obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular.

Los investigadores examinaron los patrones de sueño y el riesgo cardiometabólico de un grupo de 447 hombres y mujeres, adultos sanos de mediana edad, un 53% mujeres y un 83% de raza blanca, con una media de edad de 42,7 años, que participaron en la fase 2 del Adult Health and Behavior Project. Los participantes, que tenían entre 30 y 54 años y trabajaban por turnos, a tiempo parcial o a tiempo completo por lo menos 25 horas a la semana fuera del hogar, llevaron una pulsera que monitorizaba su actividad física, movimiento y horas de sueño durante 24 horas al día durante 1 semana.

Entre los participantes, casi el 85% dormía más horas o se acostaba más tarde los días libres. El otro 15% tenía un midsleep anterior en los días libres que en los días de trabajo. El análisis de regresión múltiple demostró de forma significativa (p <0,05) que los trabajadores que tenían una mayor disparidad entre sus horarios de sueño los días libres y los días de trabajo tendían a presentar un peor perfil lipídico, con disminución de los niveles de colesterol-HDL, elevación de los triglicéridos, niveles elevados de insulina en ayunas, mayor circunferencia de la cintura, mayor índice de masa corporal y eran más resistentes a la insulina que los que tenían menos jetlag social. Esta asociación se mantuvo incluso después de ajustar por la calidad subjetiva del sueño, la variación de otras medidas del sueño, la sintomatología depresiva y los comportamientos de salud, como la actividad física y la ingesta de calorías.

Según la doctora Wong, estos hallazgos sugieren que una falta de regularidad en los hábitos de sueño, tanto en los horarios como en las horas de sueño, se asociaría a factores de riesgo metabólico que predisponen a la diabetes y la enfermedad cardiovascular aterosclerótica. Probablemente nos tengamos que replantear cómo las exigencias actuales de la sociedad en que vivimos y el mercado laboral afectan a la salud. Poner en marcha intervenciones clínicas de educación para la salud en el ámbito laboral podría ayudar a los empleados y a las familias en la estructuración de los horarios y analizar la influencia negativa que un trabajo «tóxico» puede suponer para nuestra salud. Los autores alientan a los empleadores a considerar estas cuestiones.

Wong P, Hasler B, Kamarck T, Muldoon M, Manuck B. Social jetlag, chronotype, and cardiometabolic risk. Disponible en: http://press.endocrine.org/doi/10.1210/jc.2015-2923#sthash.SatXBwBT.dpuf. J Clin Endocrinol Metab. 2015 [DOI: org/10.1210/jc.2015-2923].

Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad