alfasigma-7dm


Avances en el diseño de una vacuna contra la diabetes mellitus tipo 1

  • La administración de insulina oral genera una respuesta inmune positiva en personas en riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 1.
  • La insulina se administró como una vacuna profiláctica a los niños antes de que hubieran desarrollado una respuesta autoinmune.
  • Estos hallazgos apoyan la necesidad de realizar nuevos ensayos para determinar si la insulina oral puede prevenir la autoinmunidad dirigida contra las células de los islotes pancreáticos y la diabetes en estos niños.

Este trabajo que se comenta, publicado en la revista JAMA, muestra los resultados de un estudio piloto centrado en el desarrollo de una vacuna de insulina para prevenir la diabetes mellitus tipo 1 (DM1). Científicos del Centro DFG para Terapias Regenerativas de Dresde, Technische Universität Dresden y el Institut für Diabetesforschung-Helmholtz Zentrum München, en Múnich (Alemania), junto con investigadores de Viena (Austria), Bristol (Reino Unido) y Denver (Estados Unidos), han completado con éxito y se muestran esperanzados en esta línea de investigación, lo que podría suponer una auténtica revolución para la prevención y el futuro de la DM1.

Se trata de una enfermedad autoinmune, y es el propio sistema inmunológico del cuerpo el que destruye las células beta en el páncreas. Este proceso de destrucción autoinmune comienza temprano. Normalmente, el sistema inmune desarrolla una tolerancia inmunológica a proteínas propias del organismo durante los primeros años de vida, evitando así este tipo de respuesta autoinmune. El objetivo de la vacuna de insulina es ayudar a «formar» esta respuesta inmune preventiva positiva y evitar el desarrollo de la autoinmunidad destructiva que se produce en la DM1.

El diseño del estudio de Pre-POINT es doble ciego, controlado con placebo, de dosis escalada, y fue realizado entre 2009 y 2013 en Alemania, Austria, Estados Unidos y Reino Unido. Participaron 25 niños con edades comprendidas entre 2 y 7 años, con historia familiar de DM1, HLA de clase II, susceptibles pero con anticuerpos antiinsulina negativos. El seguimiento se completó en agosto de 2013. El objetivo del estudio consistió en evaluar la respuesta inmune y los eventos adversos asociados a la insulina administrada por vía oral en niños con alto riesgo de desarrollar DM1. Los niños fueron asignados al azar para recibir insulina oral (n= 15) o placebo (n= 10), 1 vez al día, durante 3-18 meses. En el grupo que se administró insulina en forma de polvo, junto con la comida, la dosificación se fue incrementando a lo largo del estudio. Nueve niños recibieron la insulina con dosis escaladas de 2,5 a 7,5 mg (n= 3), de 2,5 a 22,5 mg (n= 3) o de 7,5 a 67,5 mg (n= 3) después de 6 meses; 6 niños sólo recibieron dosis de 22,5 mg (n= 3) o 67,5 mg (n= 3). En el grupo de control sólo se administró un placebo sin ningún efecto.

Esta respuesta inmune positiva se observó en el 83% de los niños tratados con 67,5 mg (5 de 6) (intervalo de confianza del 95%: 53-99,9; p= 0,02). La respuesta inmune deseada se consiguió con la dosis más alta de insulina oral (67,5 mg). Los autores no observaron hipoglucemia, respuesta alérgica tipo IgE a la insulina, autoanticuerpos a la descarboxilasa de ácido glutámico (anti-GAD) o antígeno tipo 2 asociado a insulinoma ni diabetes. Se informaron efectos adversos en 12 niños tratados con insulina (67 casos) y 10 niños tratados con placebo (35 casos).

Las evaluaciones del estudio internacional Pre-POINT apuntan a una respuesta inmune positiva en personas en riesgo de desarrollar la enfermedad. Estos datos apoyan la necesidad de realizar un ensayo en fase 3 para determinar si la insulina oral puede prevenir la autoinmunidad de islote y la diabetes en estos niños. Según los autores, la administración de insulina oral no produce hipoglucemias, sin modificarse los niveles de glucosa en sangre, ya que la insulina se descompone en el estómago. Por otra parte, los autores creen que la mayor parte de la respuesta inmune se produce mientras la insulina se encuentra todavía en la boca. Es importante señalar que la insulina se administró como una vacuna profiláctica a los niños antes de que hubieran desarrollado una respuesta autoinmune, es decir, antes de que se produzcan autoanticuerpos.

En estudios posteriores de seguimiento, se administrará tratamiento a un mayor número de bebés que están genéticamente en riesgo de desarrollar DM1. Si la vacuna tiene éxito en la prevención de la enfermedad en el largo plazo, abriría la puerta a una amplia cobertura con la vacuna preventiva. El objetivo de la siguiente fase de la investigación será determinar si una vacuna contra la insulina puede prevenir el desarrollo de la enfermedad a largo plazo.

Bonifacio E, Ziegler A, Klingensmith G, Schober E, Bingley P, Rottenkolber M, et al; Pre-POINT Study Group. Effects of high-dose oral insulin on immune responses in children at high risk for type 1 diabetes: the Pre-POINT randomized clinical trial. JAMA. 2015; 313(15): 1.541-1.549 [DOI: 10.1001/jama.2015.2928].

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad