alfasigma-7dm


Déficit de testosterona y salud cardiovascular en varones

  • La disfunción eréctil es un marcador establecido para el futuro riesgo cardiovascular del varón y el principal síntoma que hace sospechar un descenso de los niveles testosterona.
  • La tasa de prevalencia del déficit de testosterona puede llegar hasta el 40% de los varones adultos.
  • El tratamiento del déficit de testosterona aporta beneficios cardiovasculares y metabólicos, además de una mejoría sustancial en la función sexual, el estado de ánimo y la calidad de vida para muchos pacientes.

En este artículo publicado en la revista Journal International of Endocrinology, se revisan las repercusiones sobre la salud del déficit de testosterona en varones adultos. El síndrome de deficiencia de testosterona asociado a la edad, o hipogonadismo de inicio tardío, se define a partir de los síntomas clínicos que ocasiona el descenso en los niveles de testosterona y que se produce en los varones conforme avanza la edad. Esta situación de hipogonadismo causa una disminución global de energía y de la sensación de bienestar, provoca un cambio en la función sexual, tiene repercusiones osteomusculares y se asocia asimismo a alteraciones en el perfil lipídico y alteraciones de la función cognitiva en los varones que lo presentan.

Los autores analizan los datos del Estudio de Envejecimiento Masculino Europeo, en el que se incluyeron 3.369 hombres de entre 40 y 79 años pertenecientes a ocho países europeos. Los resultados revelan que los varones con déficit de testosterona presentan disfunción eréctil, disminución del deseo sexual y pérdida de erecciones matutinas. Otros síntomas, como sofocos, sudoración y cansancio, pérdida de vitalidad, reducción de la frecuencia de afeitado, ginecomastia, estado de ánimo depresivo, falta de concentración y alteraciones del sueño, se consideraron en el estudio como menos específicos.

La disfunción eréctil es un marcador establecido para el futuro riesgo cardiovascular del paciente y el principal síntoma que conduce al diagnóstico del déficit de testosterona. Las guías actuales sugieren que todos los pacientes que sufren disfunción eréctil, independientemente de su edad, deben someterse a las pruebas para determinar los niveles de testosterona, ya que es una causa potencialmente curable de disfunción eréctil, sobre todo en los hombres sin otras enfermedades.

La tasa de prevalencia del déficit de testosterona varía en función de los diferentes estudios publicados, pero puede llegar incluso hasta el 40%. Los autores recomiendan hacer el cribado de los niveles de testosterona en los grupos de alto riesgo, incluyendo pacientes con diabetes tipo 2 y síndrome metabólico, EPOC, osteoporosis, infección por el VIH, historia de la infertilidad, tratamiento con esteroides, opiáceos y anticonvulsivos, y abuso del alcohol.

Según los autores y el análisis de las evidencias publicadas, el déficit de testosterona está relacionado con el aumento no sólo de la mortalidad cardiovascular, sino también de la mortalidad por cualquier otra causa. Hay datos recientes que sugieren que la terapia sustitutiva con testosterona puede disminuir la mortalidad cardiovascular, así como mejorar los factores de riesgo cardiovascular. Los autores refieren que el tratamiento sustitutivo con testosterona redujo de forma significativa los niveles de colesterol total, colesterol LDL y triglicéridos, incrementó los de colesterol HDL y se asoció a una disminución significativa del peso, del índice de masa corporal y de la grasa visceral.

Las recomendaciones recientes sugieren que un nivel de testosterona total menor de 8 nmol/L o de testosterona libre menor de 180 pmol/L requiere terapia sustitutiva con testosterona. Los autores valoran también datos referentes a la seguridad a largo plazo con dicho tratamiento, analizando la mortalidad total, la de causa cardiovascular, el riesgo de cáncer de próstata, los síntomas del sistema urinario y las alteraciones prostáticas asociadas. Señalan que, teniendo en cuenta las evidencias disponibles, el tratamiento del déficit de testosterona aporta ciertos beneficios cardiovasculares y metabólicos, además de un beneficio sustancial en la función sexual, el estado de ánimo y la calidad de vida para muchos pacientes. Concluyen que se necesitan estudios más amplios y a largo plazo para despejar con certeza los temores sobre la seguridad en cuanto a las complicaciones prostáticas y el riesgo cardiovascular; mientras tanto, aconsejan tratar a los pacientes teniendo en cuenta la mejor evidencia disponible en la actualidad.

Hackett G, Kirby M, Sinclair AJ. Testosterone deficiency, cardiac health, and older men. Int J Endocrinol. 2014; 2014: ID 143763. Doi: 10.1155/2014/143763.

Valora este artículo
(2 votos)
Déficit de testosterona y salud cardiovascular en varones - 5.0 out of 5 based on 2 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad