alfasigma-7dm
Premios-Esteve


Magnitud y manejo del síndrome metabólico en España en 2008-2019: estudio ENRICA

• El síndrome metabólico consiste en la agregación de varios factores de riesgo cardiometabólico que conllevan un mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus y enfermedad cardiovascular.
• Casi la cuarta parte de los adultos españoles tienen síndrome metabólico, y cerca de la quinta parte presentan síndrome metabólico premórbido.
• Existen importantes variaciones geográficas entre las diferentes comunidades autónomas en España.

El síndrome metabólico consiste en la agregación de varios factores de riesgo cardiometabólico, como la obesidad abdominal, la dislipemia aterogénica y la elevación de la presión arterial y de la glucemia, lo que conlleva un mayor riesgo de desarrollar diabetes mellitus y enfermedad cardiovascular. La relevancia del síndrome metabólico serviría para alertar al clínico de que ante la presencia de un factor de riesgo cardiometabólico se deberían investigar otros factores de riesgo, así como para identificar a sujetos de alto riesgo sobre los que se debería intervenir con estrategias de salud pública. A este efecto se deben distinguir 2 grandes grupos de pacientes: a) los que ya sufren diabetes o enfermedad cardiovascular, en los que la elevación de los factores de riesgo cardiometabólicos condicionan negativamente su pronóstico, y b) los libres de diabetes y enfermedad cardiovascular, es decir, pacientes con síndrome metabólico premórbido y que serían el centro de la prevención primaria.

Los autores del presente estudio describen la frecuencia y la distribución geográfica del síndrome metabólico y del síndrome metabólico premórbido, así como su manejo clínico en la población española de más de 18 años de edad. Los datos proceden del estudio ENRICA, un ensayo poblacional transversal que incluyó a 12.948 personas, estratificados por conglomerados y recogidos a través de una encuesta telefónica que incluía estilos de vida y dieta, realización de una visita domiciliaria para obtener una muestra de sangre y otra para la realización de un examen físico. La tasa total de respuesta fue del 51%.

El diagnóstico de síndrome metabólico requirió cumplir, al menos, 3 de los 5 siguientes criterios: perímetro de cintura >102 cm en varones y >88 cm en mujeres; glucemia en ayunas >100 mg/dL o recibir fármacos antidiabéticos; presión arterial sistólica >130 mmHg o diastólica >85 mmHg, o recibir fármacos antihipertensivos; triglicéridos >150 mg/dL, y c-HDL <40 mg/dL en varones y <50 mg/dL en mujeres. Para identificar a las personas con síndrome metabólico premórbido, los autores excluyeron a las que tenían unas cifras de glucemia >126 mg/dL, seguían un tratamiento con fármacos antidiabéticos y tenían un diagnóstico previo de diabetes o enfermedad cardiovascular (infarto, ictus o insuficiencia cardiaca).

Los autores obtuvieron una prevalencia de síndrome metabólico del 22,7%, cifra que aumentaba con la edad y fue mayor en varones hasta los 65 años; a partir de esa edad aumentaba más en las mujeres. La frecuencia de síndrome metabólico premórbido fue del 16,9%, y la distribución por edad y sexo fue similar a la del síndrome metabólico.

Los autores indican que casi la cuarta parte de los adultos españoles tienen síndrome metabólico y cerca de la quinta parte presentan síndrome metabólico premórbido. Asimismo, la distribución del síndrome metabólico por edad, sexo y posición socioeconómica (educación y ocupación) refleja que en buena medida la epidemia de síndrome metabólico es el resultado de la epidemia de obesidad. Igualmente, los autores comprobaron que el síndrome metabólico premórbido se asoció a estilos de vida no saludables, como el consumo de tabaco, una dieta de peor calidad y la inactividad física. Estos datos apoyan que el manejo de los estilos de vida debe ser la intervención de primera elección para el control de síndrome metabólico premórbido. Los 2 componentes más frecuentes del síndrome metabólico y síndrome metabólico premórbido, continúan comentando los autores, fueron la obesidad abdominal y la presión arterial elevada, lo que apunta que la obesidad central puede tener un papel importante en la patogenia del síndrome metabólico.

Los autores concluyen que existen importantes variaciones geográficas en la frecuencia de síndrome metabólico y síndrome metabólico premórbido entre las comunidades autónomas de España, lo que pone de manifiesto un gran potencial de prevención, y además existen importantes deficiencias en las intervenciones sobre los estilos de vida, que son la clave del manejo clínico de los pacientes con síndrome metabólico premórbido.

Guallar P, Pérez R, López E, León LM, Aguilera MT, Graciani A, et al. Magnitud y manejo del síndrome metabólico en España en 2008-2010: Estudio ENRICA. Rev Esp Cardiol. 2014; 65(5): 367-373.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad