alfasigma-7dm


Aumento del riesgo cardiovascular en relación con el tiempo de evolución de la diabetes

  • La diabetes mellitus duplica el riesgo de episodios coronarios y accidentes cerebrovasculares en individuos sin enfermedad cardiovascular previa.
  • Para la estratificación del riesgo de los pacientes con diabetes debe tenerse en cuenta el tiempo de evolución de la diabetes.
  • La clasificación que ofrecen las guías europeas de los pacientes diabéticos en pacientes de alto o de muy alto riesgo vascular es útil.

La diabetes mellitus eleva el riesgo cardiovascular de quienes padecen esta enfermedad, hasta el punto de que su presencia duplica el riesgo de sufrir episodios coronarios y accidentes cerebrovasculares isquémicos en personas sin enfermedad cardiovascular prevalente, según demuestran distintos estudios prospectivos. En una revisión de ensayos aleatorizados y controlados realizados en pacientes con diabetes mellitus, las tasas de mortalidad variaron desde 0,28 hasta 8,24 por cada 100 pacientes y año, según sus características. Las guías europeas de prevención cardiovascular consideran la presencia de diabetes mellitus como una condición de riesgo vascular alto o muy alto; sin embargo, en ellas no se hace referencia al tiempo de evolución de la enfermedad. Una vez diagnosticada la diabetes, la presencia de hiperglucemia crónica incrementa progresivamente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los autores del presente estudio se plantearon como objetivo efectuar un seguimiento de más de 10 años a una cohorte de pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) para: a) describir la tasa de incidencia de episodios vasculares, mortales o no, según la presencia de enfermedad cardiovascular establecida, y b) evaluar si el tiempo de evolución de la enfermedad puede ayudar a discriminar entre pacientes de alto y muy alto riesgo vascular. Para ello seleccionaron una cohorte de pacientes con DM2 (según los criterios de la Organización Mundial de la Salud) seguidos de forma prospectiva en una consulta de endocrinología hospitalaria; los pacientes eran mayores de 35 años y no habían sido tratados con insulina al menos durante un año tras el diagnóstico. Recogieron datos antropométricos, tiempo de evolución de la diabetes, tratamiento y cualquier manifestación de enfermedad cardiovascular presente. Catalogaron como hipertensos a los pacientes si tenían unas cifras superiores a 140 mmHg de presión arterial sistólica y 90 mmHg de presión arterial diastólica o si estaban en tratamiento con antihipertensivos. Los pacientes fueron seguidos hasta la aparición de un episodio vascular, el fallecimiento o la fecha de finalización del estudio. Como variable primaria, consideraron como enfermedad cardiovascular total y grave la presencia de infarto agudo de miocardio o de un accidente cerebrovascular, mortales o no, y la muerte súbita. Como variables secundarias consideraron enfermedad coronaria total, enfermedad coronaria grave, enfermedad cerebrovascular total y mortalidad cardiovascular. Como principal variable predictiva eligieron la presencia o ausencia de enfermedad cardiovascular y su relación con el tiempo de evolución de la diabetes calculando la incidencia acumulada a los 10 años de las variables primaria y secundarias. Al final del periodo habían incluido a 457 pacientes, el 38,9% varones, con una edad media de 65 años y un tiempo medio de evolución de la diabetes de 10,5 años. El 21,4% de los individuos presentaban enfermedad cardiovascular en el momento de su inclusión; a los demás pacientes, un 78,6% sin enfermedad cardiovascular, los dividieron según el tiempo de evolución conocido de la diabetes. Al analizar las tasas respectivas de aparición de los distintos episodios, los autores comprobaron que los pacientes con enfermedad cardiovascular prevalente en el momento de la inclusión tenían el triple de riesgo de padecer episodios cardiovasculares graves que aquellos sin enfermedad cardiovascular prevalente. Una duración de la diabetes superior a los 15 años, incluso en ausencia de enfermedad cardiovascular prevalente, duplicaba el riesgo de sufrir estos episodios.

Gimeno et al. concluyen que en los pacientes con DM2 es difícil predecir la aparición de episodios vasculares y que la propuesta de las guías europeas de clasificar a los diabéticos en pacientes de riesgo vascular alto y muy alto parece acertada. Los resultados demuestran que es útil tener en cuenta el tiempo de evolución de la diabetes para la estratificación del riesgo cardiovascular. Además, se han recogido distintos tipos de episodios para facilitar la interpretación de valores absolutos. Finalmente, los autores señalan dos limitaciones del estudio: el número restringido de los pacientes incluidos y una validez externa de los resultados circunscrita. 

Gimeno JA, Blasco Y, Campos B, Molinero E, Lou LM. Riesgo de morbimortalidad cardiovascular según el tiempo de evolución de la diabetes tipo 2. Clin Invest Arterioscl. 2014; 26(3): 122-130.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad