alfasigma-7dm


Dislipemia como factor de riesgo de trombosis

• La enfermedad tromboembólica es incapacitante y con un elevado porcentaje de complicaciones, como la recurrencia o el síndrome postrombótico.
• La trombosis venosa y la trombosis arterial comparten ciertos factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, la obesidad y la dislipemia.
• La dislipemia cuadriplica el riesgo de sufrir un episodio trombótico, sobre todo en pacientes con niveles bajos de colesterol-HDL o elevados de colesterol-LDL.

La enfermedad tromobembólica venosa provoca incapacidad, es recurrente y potencialmente mortal. La recurrencia se observa tras el primer episodio hasta en un 3% de los pacientes con un factor desencadenante, mientras que en los pacientes con un factor de riesgo permanente o trombosis idiopáticas el riesgo de recurrencia se eleva hasta el 10%. El síndrome postrombótico es otra complicación que puede acaecer hasta un año después del episodio agudo, a pesar de una correcta anticoagulación. Su incidencia varía entre el 17 y el 50%. La trombosis venosa y la trombosis arterial comparten ciertos factores de riesgo, como la obesidad, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y la dislipemia. Los pacientes con trombosis venosa profunda idiopática tienen una mayor incidencia de presentar placas de ateroma en la carótida; la prevalencia de enfermedad tromobembólica venosa en pacientes con o sin enfermedad arterial es del 33 y el 26%, respectivamente. Los pacientes con trombosis arterial tienen un mayor riesgo de presentar tanto trombosis venosa como tromboembolia pulmonar. En los últimos años se ha estudiado la responsabilidad de la dislipemia como factor de riesgo para la trombosis venosa con resultados controvertidos y menos conocidos en cuanto a las complicaciones asociadas, como el síndrome postrombótico y la recurrencia. Los lípidos y las lipoproteínas modulan la expresión y la función de factores trombóticos, fibrinolíticos y hemorreológicos, de manera que influyen en la homeostasis y el daño tisular. La identificación de los factores de riesgo de la enfermedad tromboembólica venosa permite clasificar a los pacientes según el riesgo trombótico y establecer una estrategia profiláctica y terapéutica adecuada.

Los autores del presente trabajo se plantearon como objetivo estudiar el perfil lipídico de los pacientes que habían sufrido una enfermedad tromboembólica venosa y analizar su implicación en el desarrollo de complicaciones trombóticas, como la recurrencia o el síndrome postrombótico. Para ello diseñaron un estudio descriptivo, prospectivo, comparativo y transversal con una población de pacientes adecuada. Incluyeron 313 pacientes derivados al servicio de hematología para un estudio de trombofilia y un control de tratamiento. Recogieron datos demográficos y de las características del episodio trombótico, como la localización, la recurrencia, el desarrollo del síndrome postrombótico y la presencia de trombo residual. Además, analizaron los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo y la obesidad. Determinaron la presencia de dislipemia en pacientes y controles cuando los valores de colesterol total fueron >220 mg/dL, los de colesterol-HDL <35 mg/dL, los de triglicéridos >200 mg/dL o un índice colesterol total/colesterol-HDL >4,5. De todos los pacientes obtuvieron una muestra de sangre en ayunas para la determinación del perfil lipídico.

Un 65% de los pacientes sufrió una trombosis venosa profunda, un 27% una tromboembolia pulmonar y un 8,3% ambos procesos en el momento del diagnóstico. El 31,6% presentó recurrencia y el 24% de los pacientes con trombosis venosa profunda desarrolló un síndrome postrombótico. Tan sólo el 3,5% tenía un trombo residual. De los 313 pacientes del estudio, el 26,5% seguía tratamiento con estatinas en el momento de la trombosis; de éstos, el 36% sufrió una recurrencia y el 30% desarrolló un síndrome postrombótico. El 30% de los que no tomaban estatinas presentó una recurrencia, y un 27,7% presentó un síndrome postrombótico. Se comparó el grupo estudiado con otro de control sin antecedentes trombóticos, especialmente las dos variables que parecían tener una asociación con la recurrencia y el síndrome postrombótico; es decir, los valores de colesterol-HDL y colesterol-LDL, <35 y >180 mg/dL, respectivamente, resultaron ser tanto de riesgo de recurrencia como de síndrome postrombótico, sin que hubiera diferencias en cuanto al sexo. La dislipemia cuatriplica el riesgo de sufrir un episodio trombótico, los valores de colesterol-HDL <35 mg/dL triplican el riesgo de recurrencia o de síndrome postrombótico y los valores de colesterol-LDL >180 mg/dL duplican el riesgo de recurrencia.

En resumen, los pacientes con valores bajos de colesterol-HDL y altos de colesterol-LDL tienen un mayor riesgo de desarrollar un episodio recurrente o un síndrome postrombótico.

García A, Ene G, Miranda C, Vidal R, Mata R, Llamas MP. Asociación entre enfermedad tromboembólica venosa y dislipidemia. Med Clin (Barc). 2014; 143 (1): 1-5.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad