alfasigma-7dm


¿Varía el riesgo cardiovascular al utilizar las nuevas tablas?

• La edad vascular, muy relacionada con el riesgo cardiovascular, es un parámetro útil para motivar a los pacientes a cambiar sus estilos de vida.

• La edad vascular de la población es superior a la cronológica, más en varones que en mujeres, y el factor más influyente es el tabaquismo.

El cálculo del riesgo cardiovascular permite establecer la probabilidad de un individuo de padecer en los años siguientes (generalmente 5 o 10) algún evento cardiovascular, entendiendo por éste una cardiopatía isquémica, una enfermedad cerebrovascular o una arteriopatía periférica. Además este cálculo, desde el punto de vista clínico, nos permite valorar de una manera más eficiente y ágil la necesidad de instaurar un tratamiento hipolipemiante o antihipertensivo en prevención primaria.

El estudio de Framingham es el más ampliamente utilizado, ya que es el que tiene más años de seguimiento y el que más información ha proporcionado sobre los factores de riesgo cardiovascular y su papel predictivo de episodios coronarios. En España se han realizado diferentes calibraciones de la ecuación de Framingham, como la del REGICOR y la del RICORNA. El proyecto SCORE se elaboró a partir de análisis de estudios de cohortes europeas, y se han elaborado tablas para países de alto y de bajo riesgo. Lo que estima la tabla SCORE es el riesgo de muerte cardiovascular, es decir, la probabilidad de morir por una enfermedad cardiovascular, coronaria y no coronaria, en los 10 años siguientes. Se considera riesgo alto cuando es igual o superior al 5% a los 10 años.

La tabla calibrada SCORE para España utiliza los niveles medios de los factores de riesgo por sexo y quinquenios de edad y las tasas específicas de mortalidad cardiovascular en España. Ésta produce riesgos un 13% superiores que el de la función de bajo riesgo. Las guías europeas de prevención cardiovascular (2012) y la adaptación española CEIPC 2008 recomiendan emplear la tabla SCORE para calcular el riesgo utilizando el colesterol total (CT) o el CT/cHDL (colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad). Una novedad de estas guías es el concepto de edad vascular, como herramienta para motivar a cambiar los estilos de vida. Las últimas tablas SCORE permiten calcular el riesgo utilizando directamente el cHDL.
El objetivo que se plantearon Brotons et al. en este estudio consistió en evaluar el impacto en el cálculo del riesgo cardiovascular según se utilicen las tablas calibradas españolas y las nuevas tablas SCORE con colesterol de alta densidad (SCORE-HDL) respecto a las tablas SCORE para países de bajo riesgo. Como objetivo secundario se analizó la edad vascular de la población de estudio y se evaluó el impacto de los factores de riesgo. Para ello, se llevó a cabo un estudio de corte transversal en dos centros de salud de atención primaria con historia clínica informatizada. Se seleccionó a individuos de entre 40 y 65 años que tuviesen al menos un registro de presión arterial sistólica y colesterol total en un periodo de 2 años, y se excluyó a los sujetos con antecedentes de diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular o enfermedad arterial periférica. De cada individuo calcularon el riesgo de enfermedad cardiovascular según las tablas SCORE para países de bajo riesgo, las tablas SCORE-HDL y las tablas SCORE calibradas para población española. Según el riesgo obtenido con las diferentes tablas, vieron el porcentaje de pacientes que alcanzaban objetivos terapéuticos y estaban en tratamiento hipolipemiante.

Los objetivos terapéuticos de cLDL recomendados según la SCORE son, para un riesgo del 5-9%, unos valores inferiores a 100 mg/dL y, para un riesgo igual o superior al 10%, unos niveles inferiores a 70 mg/dL. En caso de no disponer del cLDL, se consideró el colesterol total, con los siguientes objetivos terapéuticos: menos de 175 mg/dL para un riesgo del 5-9% y menos de 150 mg/dL para un riesgo igual o superior al 10%. La edad vascular se estimó calculando el riesgo cardiovascular en función de la edad, el sexo, la presencia de factores de riesgo y los valores de presión sistólica y colesterol total, y se emparejó con el «individuo sano» que presentase el riesgo cardiovascular más próximo dentro de unos intervalos (tablas de Cuende et al.). La edad vascular del paciente corresponde a la edad del «individuo sano» con el que se emparejó. Para el análisis estadístico se utilizó el programa STATA 9.2

Los autores pudieron calcular el riesgo cardiovascular en el 24,7% del total de pacientes. A la gran mayoría de ellos los catalogaron como de no alto riesgo. La distribución de los pacientes en los diferentes niveles de riesgo fue significativamente diferente según el método utilizado, de manera que clasificaron como de riesgo alto o muy alto a mayor número de pacientes al utilizar la tabla SCORE calibrada, seguida por la SCORE para países de bajo riesgo y la SCORE-HDL. Un 80-90% de pacientes no alcanzaron el objetivo terapéutico, y un 75-80% de ellos estaban sin tratamiento hipolipemiante, siendo la edad vascular mayor que la edad cronológica 5 años en los varones y 3 en las mujeres. El tabaco fue el mayor predictor de edad vascular, hasta el punto de que si se eliminaba el tabaco la edad vascular podría reducirse en 7 años para los varones y 5 años para las mujeres. En este estudio el porcentaje de pacientes de riesgo alto o muy alto según la SCORE para países de bajo riesgo fue del 4,7%, un porcentaje sensiblemente inferior al de otros estudios, posiblemente como consecuencia de la menor prevalencia de tabaquismo, hipertensión e hipercolesterolemia en la población de estudio.

Este trabajo evidencia que la utilización de una u otra tabla puede implicar tratar al paciente con más o menos hipolipemiantes. Según los autores, estas diferencias se deben a que el porcentaje de pacientes de riesgo alto o muy alto varía según la tabla que se emplee: el 1,2% con la tabla SCORE-HDL, el 4,7% con la SCORE para países de bajo riesgo y el 14,4% para la SCORE calibrada. Independientemente de la tabla utilizada, el 80-90% de los pacientes de riesgo alto o muy alto no alcanzan los objetivos terapéuticos que marcan las guías. Además, la población estudiada tiene una edad vascular superior a la cronológica, probablemente porque la prevalencia de los factores de riesgo es alta, siendo la población que presentaba al menos un factor de riesgo del 56%.

Brotons C, Moral I, Soriano N, Cuixart Ll, Osorio D, Bottaro D, et al. Impacto de la utilización de las diferentes tablas SCORE en el cálculo del riesgo cardiovascular. Rev Esp Cardiol. 2014; 67(2): 94-100.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad