alfasigma-7dm
Premios-Esteve


Relación entre hiperuricemia y síndrome metabólico

-En los pacientes hipertensos existe una estrecha relación entre la uricemia y el síndrome metabólico.
-El determinante más relevante en el incremento de la concentración sérica de uratos es el aumento del índice de masa corporal.
-La prevalencia de hiperuricemia es cuatro veces mayor en los pacientes con hipertensión y síndrome metabólico asociado que en los que sólo son hipertensos.

No está claro cuál puede ser el mecanismo fisiopatológico que relaciona la hiperuricemia y el desarrollo de complicaciones cardiovasculares. La presencia de hiperuricemia es frecuente en los pacientes con obesidad, hipertensión, dislipemia e hiperglucemia, grupo de factores que caracterizan el síndrome metabólico.

Los autores realizaron un estudio observacional y transversal en pacientes mayores de 18 años diagnosticados de hipertensión y derivados a una unidad hospitalaria. Se incluyeron pacientes que presentaban unas cifras de presión arterial superiores a 140/90 mmHg, obtenidas en un promedio de tres tomas, o que habían recibido tratamiento previo con fármacos antihipertensivos. Se excluyeron los pacientes con diabetes mellitus tipo 1 y los que recibían fármacos hipouricemiantes. El diagnóstico de síndrome metabólico se estableció cuando existían tres o más criterios definidos según el panel de expertos de la ATP III. Se definió la existencia de hiperuricemia como unos niveles de ácido úrico superiores a 7 mg/dL en varones y a 6 mg/dL en mujeres. La presencia de microalbuminuria se definió como un cociente albúmina/creatinina mayor de 22 mg/g en varones y de 31 mg/g en mujeres (media de tres determinaciones). Fueron incluidos 592 pacientes con hipertensión arterial esencial, y la prevalencia de síndrome metabólico en el grupo fue del 52%. La uricemia media de los pacientes fue de 5,8 mg/dL.
Los hipertensos con síndrome metabólico asociado tenían una uricemia significativamente mayor que los pacientes sin síndrome metabólico, y esta diferencia se constató en varones y mujeres. La uricemia media de los varones diabéticos fue de 6,2 y la de las mujeres diabéticas de 5,9 mg/dL, unos valores significativamente superiores a los de la uricemia media de los pacientes sin diabetes mellitus tipo 2; por otra parte, la prevalencia de hiperuricemia fue del 45% en los pacientes diabéticos, frente al 24% en los no diabéticos. No obstante, no se encontró una correlación significativa entre la uricemia y la hemoglobina glucosilada. El 85% de los pacientes diabéticos tenían síndrome metabólico. El 38% cumplían tres criterios diagnósticos, el 30% cuatro y el 17% los cinco criterios. La prevalencia de los distintos componentes que definen el síndrome metabólico aumentaba de forma gradual a medida que lo hacían los niveles de uricemia. La uricemia demostró una correlación positiva con el perímetro abdominal, los triglicéridos, la glucemia y el índice de masa corporal, y negativa con los niveles de colesterol HDL. Cuando se analizaron las variables con correlación significativa y ajustada para edad, sexo, consumo de alcohol y consumo de fármacos diuréticos, se pudo comprobar que tanto los niveles de triglicéridos como el índice de masa corporal eran predictores independientes de los niveles de uricemia.
Los autores afirman que los resultados de este estudio permiten extraer algunas conclusiones para la práctica clínica. Por un lado, señalan que la presencia de hiperuricemia debe hacer sospechar la coexistencia de un síndrome metabólico en pacientes con hipertensión esencial. Además, sostienen que tener en cuenta la uricemia puede ser relevante en la elección del tratamiento antihipertensivo inicial y que la magnitud de la reducción inicial de la uricemia durante el tratamiento farmacológico antihipertensivo se asocia a un menor riesgo de complicaciones cardiovasculares. Las limitaciones del estudio son que, al tratarse de un estudio transversal, no es posible establecer una relación causa-efecto, que no se puede analizar la patogenia de la hiperuricemia y que en un futuro habría que investigar la influencia de los distintos fármacos antihipertensivos, hipolipemiantes y antidiabéticos sobre la uricemia.
López M, Vigil L, Condés E, García R, Fernández C, Ruiz J. Uricemia y síndrome metabólico en pacientes con hipertensión arterial. Rev Clin Esp. 2012; 212(9): 425-431.
 

Valora este artículo
(2 votos)
Relación entre hiperuricemia y síndrome metabólico - 4.5 out of 5 based on 2 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad