alfasigma-7dm


Grado de control de la presión arterial en pacientes diabéticos en atención primaria en la insuficiencia renal

- La diabetes mellitus asociada a hipertensión multiplica el riesgo de padecer enfermedad macro y microvascular.

- El grado de control de la presión arterial en la población hipertensa diabética española ha mejorado en el periodo 2002-2006.

 - Aunque las nuevas recomendaciones consideran que existe buen control con cifras inferiores a 140/90 mmHg, en los pacientes diabéticos habría que intentar ser más estrictos y alcanzar cifras inferiores a 130/80 mmHg.

La diabetes mellitus constituye un importante problema sociosanitario debido al incremento de su incidencia y a que conlleva una considerable morbilidad. Las complicaciones relacionadas con la aterogénesis, junto con la asociación a otros factores de riesgo cardiovascular, hacen que la cardiopatía isquémica sea la causa de muerte en más del 65% de estos pacientes. La prevalencia de hipertensión arterial es 1,5-2 veces superior en los individuos con diabetes respecto a los no diabéticos. Por otra parte, los sujetos hipertensos tienen un riesgo 2,5 veces superior de desarrollar diabetes tipo 2. Finalmente, la coexistencia en un mismo paciente de hipertensión y diabetes multiplica el riesgo de padecer enfermedad macro y microvascular.

Pese a las recomendacion es de las guías de práctica clínica, el porcentaje de hipertensos diabéticos tratados farmacológicamente que tienen un buen control tensional no supera en España el 15%. En este sentido, los autores del estudio que aquí se comenta (PRESCAP) se propusieron conocer el grado de control de la presión arterial en una población hipertensa tratada con fármacos. Para ello diseñaron un estudio transversal y multicéntrico que analizó a pacientes diagnosticados de hipertensión arterial asistidos en el ámbito de la atención primaria; consideraron que había un buen control de la presión arterial cuando el valor de la sistólica y diastólica eran inferiores a 140 y 90 mmHg, respectivamente, según las recomendaciones de la European Society of Hypertension de 2009.

Los resultados obtenidos demostraron que el 47,3% presentaba buen control de ambas cifras, el 50,2% sólo de la sistólica y el 79,8% únicamente de la diastólica. El porcentaje de pacientes con la presión diastólica controlada se incrementaba con la edad. El buen control fue ligeramente superior en los hombres que en las mujeres. Los pacientes que acudían a consulta por la tarde tenían mejor control que los que lo hacían por la mañana. No se constataron diferencias significativas según el método empleado para la medición (esfigmomanómetro de mercurio, aneroide o electrónico). La probabilidad de presentar un mal control fue 1,4 veces mayor en los pacientes que no habían tomado la medicación el día de la visita, 1,4 veces superior en los sedentarios y 1,3 veces mayor en los obesos.

Los fármacos más prescritos en monoterapia fueron los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA II), seguidos por los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina (IECA) y los antagonistas del calcio. Las asociaciones fijas más utilizadas fueron ARA II con diurético e IECA con diurético. El porcentaje de pacientes controlados con monoterapia fue del 34,4%, con un tratamiento con dos fármacos, el 42,7% y con una terapia con tres o más fármacos, el 22,9%. Si se toman como referencia los objetivos de control recomendados por las sociedades europeas de hipertensión y cardiología de 2007 y la americana de de diabetes de 2010, tan sólo el 15% de los pacientes diabéticos mantenían cifras tensionales por debajo de 130/80 mm Hg.

Los resultados del estudio revelan que el porcentaje de población diabética con un buen control tensional es reducido, porcentaje que es menor debido a la dificultad para disminuir las cifras de presión sistólica. En el estudio se relaciona el mal control de la hipertensión con la obesidad, el sedentarismo y el tiempo transcurrido desde la toma de la medicación. Además, el 64,3% de los pacientes presentaba dislipemia y el 41,2% había padecido algún tipo de enfermedad cardiovascular previa. Los datos del estudio sugieren que se ha producido una importante mejora en el grado de control de los hipertensos diabéticos asistidos en atención primaria, aunque todavía sigue siendo insuficiente. Por ello, concluyen los autores, en la población diabética habría que recomendar un tratamiento antihipertensivo más riguroso y con una mayor utilización de combinaciones farmacológicas. 

Llisterri JL, Rodríguez G, Pérez MA, et al., en representación del Grupo de Trabajo de Hipertensión Arterial de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Grupo HTA/SEMERGEN) y de los investigadores del Estudio PRESCAP 2006. Control de la presión arterial en una población hipertensa diabética asistida en atención primaria. Estudio PRESCAP-Diabetes. Rev Semergen. 2010; 36: 307-316.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad