alfasigma-7dm
Premios-Esteve


Urato sérico: su valor pronóstico en la leucemia aguda mieloide

• La caracterización del ADN condiciona el pronóstico y el tratamiento de la leucemia aguda mieloide.
• El ácido úrico es un producto del catabolismo de los ácidos nucleicos y traduce el grado de proliferación y lisis tumoral de la leucemia aguda.
• Una uricemia superior a 5 mg/dL en el momento del diagnóstico empeora el pronóstico de la leucemia aguda mieloide.

Uno de los hechos que en los últimos años más ha influido en el tratamiento de la leucemia aguda mieloide ha sido su caracterización desde el punto de vista molecular. Si se comparan las dos últimas ediciones de la clasificación de la Organización Mundial de la Salud de los tumores del sistema hematopoyético, se advierte claramente que los diferentes tipos de leucemia se categorizan sobre todo en función de la presencia o ausencia de determinadas alteraciones de su ADN y que estas alteraciones condicionan el pronóstico de la enfermedad y, por lo tanto, su tratamiento. Es evidente que el estudio de las alteraciones del ADN de estas neoplasias, como de todas las neoplasias en general, marcará el camino a seguir para una categorización estricta no sólo de un tipo de enfermedad, sino también de esta enfermedad concreta en un paciente determinado. Aunque éste no sea un hecho que vayamos a ver mañana mismo, el camino ya está trazado.

Sin embargo, de vez en cuando aparecen trabajos en la literatura médica que sorprenden por su aparente simplicidad, y que valoran algunos datos de obtención simple, habitual y económica. Es el caso del trabajo de Yamahuchi et al., que propone el valor del ácido úrico plasmático –el de toda la vida– como factor pronóstico nada menos que en las leucemias agudas de línea mieloide. El ácido úrico es un producto del catabolismo de los ácidos nucleicos, y su aumento en plasma puede estar revelando un grado mayor de proliferación y lisis tumoral en una neoplasia, en este caso una leucemia aguda. 

El trabajo que aquí se comenta se realizó en Japón y consistió en algo tan simple como observar si la concentración de ácido úrico de los pacientes con un diagnóstico de leucemia mieloide aguda influía sobre su supervivencia global. Se estudiaron 56 pacientes diagnosticados de leucemia aguda mieloblástica. Aparte de los estudios citológicos, fenotípicos, y genéticos habituales que permiten la correcta tipificación de la enfermedad y su estratificación pronóstica, se registró en todos los pacientes la concentración de ácido úrico y de los demás analitos habituales, incluida la LDH, en el momento del diagnóstico. La concentración media de uratos en el momento del diagnóstico fue de 5 mg/dL, con un intervalo de 2 a 13,8 mg/dL. El 14% de los pacientes tenía hiperuricemia (uratos >7,0 mg/dL). La concentración de ácido úrico no guardaba correlación ni con la edad ni con el sexo, lo que puede resultar lógico, pero tampoco con otros parámetros que podían traducir una mayor masa tumoral, como la cifra de leucocitos (muchos de ellos células leucémicas), el grado de infiltración blástica de la medula ósea, la concentración de LDH, otro marcador de lisis tumoral, o la proteína C reactiva. En cambio, sí se correlacionaba con la concentración de creatinina. Tras el tratamiento, 35 de los 56 pacientes (el 62,5%) alcanzaron la remisión completa, es decir, la desaparición de todos los signos y síntomas de la enfermedad. La concentración media de ácido úrico de estos pacientes en el momento del diagnóstico (4,7 mg/dL) no difería de forma significativa de la que presentaban los 21 pacientes que no consiguieron la remisión completa de la enfermedad (5,8 mg/dL). Sin embargo, al estudiar la supervivencia, los autores observaron que las curvas diferían de forma llamativa y significativa en función de que la concentración de ácido úrico en el momento del diagnóstico fuera inferior o superior a 5 mg/dL: en los pacientes con un ácido úrico inferior a los 5 mg/dL la supervivencia a los 96 meses era del 40%, mientras que el porcentaje bajaba al 0% en los pacientes que habían tenido una concentración superior a los 5 mg/dL.

Aunque los autores refieren que estos resultados son similares a los obtenidos por su mismo grupo en una serie más amplia que englobaba diferentes hemopatías malignas, estos resultados requieren probablemente una confirmación en series más amplias de pacientes y de otros entornos geográficos (y étnicos). Pero no deja de ser llamativo que, en la época de la secuenciación genética, el modesto ácido úrico pueda emerger como un marcador pronóstico independiente.

Yamauchi T, Negoro E, Lee S, Takai M, Matsuda Y, Takagi K, et al. A high serum uric acid level is associated with poor prognosis in patients with acute myeloid leukemia. Anticancer Res. 2013; 33(9): 3.947-3.952.
 

Valora este artículo
(1 Voto)
Urato sérico: su valor pronóstico en la leucemia aguda mieloide - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad