alfasigma-7dm


Infusión intracoronaria de células progenitoras de la médula ósea: más vale pronto

- La infusión intracoronaria de células madre de la médula ósea es capaz de crear nuevo tejido miocárdico en una zona de infarto previo

- Los resultados de distintos estudios sobre este tipo de tratamiento no son homogéneos, en función del tiempo transcurrido desde el infarto

- La infusión después de la segunda semana del infarto no produce ningún efecto beneficioso

Una de las aplicaciones no estrictamente hematológicas del empleo de las células madre que pueden aislarse de la médula ósea es el aprovechamiento de su capacidad para crear nuevo tejido allí donde se encuentren. Ante esta propiedad, una de las principales aplicaciones del empleo de estas células ha sido su infusión intracoronaria en casos de infarto agudo de miocardio. Aunque no todos los estudios aportan resultados homogéneos, parece haber consenso respecto a que la infusión intracoronaria de estas células debe realizarse en el menor plazo posible tras el inicio de la sintomatología. A pesar de ello, no todos los estudios recogen efectos beneficiosos de esta actuación, valorada a través de la mejoría de la fracción de eyección del ventrículo izquierdo. Pero no siempre una intervención de este tipo puede ser relativamente precoz y, en ocasiones, la infusión intracardiaca sólo puede realizarse al cabo de un cierto tiempo. ¿Qué sucede en estos casos? ¿Conserva la infusión de progenitores su capacidad para mejorar, aunque sea levemente, la función miocárdica? Esto es lo que intenta contestar un artículo recientemente publicado en JAMA.

Sus autores se propusieron como objetivo valorar los efectos de la infusión tardía de progenitores procedentes de la médula ósea del paciente, es decir, en un periodo comprendido entre la segunda y la tercera semana tras el episodio coronario. El estudio se limitó a 87 pacientes con un infarto agudo de miocardio de localización preferentemente anterior, y una fracción de eyección inferior a un 45%, a quienes se les había implantado una endoprótesis coronaria. Estos 87 pacientes fueron distribuidos al azar, en una relación 2:1, para recibir progenitores (150 millones de células nucleadas procedentes de la médula ósea obtenida de las crestas iliacas) o un placebo formado por suero fisiológico teñido con 100 mL de la propia sangre del paciente. El aspirado de médula ósea o el placebo se inyectaron en la arteria que irrigaba el área del infarto a través de un catéter de angioplastia coronaria transluminal. Se fijaron los siguientes objetivos: apreciar si se producían cambios en la fracción de eyección global o en la movilidad de la pared del ventrículo izquierdo y de la zona limítrofe entre el tejido sano y el necrosado, mediante resonancia magnética, en el momento basal y a los 6 meses. Como objetivo secundario se fijó estudiar los cambios en los volúmenes ventriculares y en el área del infarto.

La población estudiada estaba formada por 72 varones y 15 mujeres, con una media de edad de 56 años. El grupo placebo y el grupo tratado eran comparables en cuanto a la prevalencia de antecedentes patológicos, índice de masa corporal, datos analíticos y variables cardiológicas. La recogida de progenitores medulares se realizó, como promedio, a los 17 días de la intervención sobre las coronarias y se infundieron a las 8 horas, también como promedio. El análisis de las células mononucleadas infundidas demostró que el porcentaje de células CD34 positivas que contenían era de un 2,6%. La viabilidad celular del infundido era de un 98,5%. No se produjo ningún efecto adverso durante el proceso de infusión.

¿Se obtuvieron resultados positivos? Según el análisis de los resultados, la infusión intracoronaria de progenitores a partir de la segunda semana del episodio coronario no produce ningún efecto beneficioso: por resonancia magnética no se registraron diferencias significativas entre el grupo de tratamiento y el grupo placebo en la fracción de eyección del ventrículo izquierdo cuando se compararon los valores basales y los obtenidos a los 6 meses de la infusión. Tampoco se registraron diferencias significativas en la movilidad de la pared del ventrículo izquierdo ni en la de la zona limítrofe entre el área sana y la del infarto. No obstante, pudo observarse un discreto aumento, no significativo, de los volúmenes telesistólico y telediastólico en los pacientes que recibieron células medulares mononucleadas. Sin embargo, el área de infarto disminuyó de forma paralela en ambos grupos. En definitiva, prácticamente no se observó ninguna diferencia.

Los autores pasan a analizar las probables razones que expliquen el contraste en los resultados obtenidos según los progenitores se administren durante la primera semana o más tarde, planteando la posibilidad de que el estado inflamatorio que acompaña al infarto agudo durante la primera semana facilite la implantación de los progenitores, mientras que el proceso de reorganización y revascularización de unas fases más tardías actúe en contra de esta implantación. En definitiva, salvando todas las distancias y con todos los respetos, a la infusión intracoronaria de progenitores se le podrían aplicar las palabras pronunciadas por Jesús a Judas en la Última Cena: «lo que tengas que hacer hazlo pronto».

Traverse JH, Henry TD, Ellis SG, et al. Effect of intracoronary delivery of autologous bone marrow mononuclear cells 2 to 3 weeks following acute myocardial infraction on left ventricular function. JAMA. 2011; 306: 2.110-2.119.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad