alfasigma-7dm


La hemoglobina glucosilada como diagnóstico de la diabetes: consenso británico

- Unos niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c) iguales o superiores al 6,5%, determinados en dos ocasiones diferentes, es un criterio diagnóstico de diabetes.

- Unos niveles situados entre 6 y 6,4% indican un elevado riesgo de padecerla.

- La HbA1c no es útil como criterio diagnóstico en niños y jóvenes, mujeres embarazadas, hemoglobinopatías o anemias, diabetes de inicio reciente, enfermedades agudas, tratamiento concomitante con glucocorticoides o antipsicóticos en los últimos 2 meses, insuficiencia renal, infección por el virus de la inmunodeficiencia humana o pancreatitis.

El diagnóstico de la diabetes durante los últimos 50 años ha ido evolucionando; han cambiado tanto las cifras de corte para la glucemia basal (hasta llegar a los actuales 126 mg/dL) como las cifras de glucemia tras una sobrecarga oral de glucosa, y se recientemente se ha introducido la hemoglobina glucosilada (HbA1c) como criterio diagnóstico. Tantos cambios y el hecho de tener tres posibilidades diagnósticas diferentes (glucemia basal, post-sobrecarga y HbA1c) pueden crear confusión y dudas en la práctica clínica. Así, por ejemplo, quienes consideran la sobrecarga oral de glucosa como el paradigma diagnóstico olvidan a veces que no hay un punto de corte preciso para el diagnóstico de diabetes, y que un mismo individuo puede comportarse de forma distinta ante la misma sobrecarga.

En 2010 la American Diabetes Association contempló por primera vez la HbA1c como un criterio para diagnosticar la diabetes y para identificar a los individuos con alto riesgo de desarrollarla. En 2011 la Organización Mundial de la Salud consideró que bastaba una cifra igual o superior al 6,5% para diagnosticar diabetes, pero no definió qué niveles podían englobar a aquellos individuos con riesgo de desarrollarla en el futuro. Este consenso, elaborado por el Department of Health Advisory on Diabetes británico y que reunió a un grupo importante de especialistas y de asociaciones británicos (incluyendo sociedades de atención primaria y de enfermería), hace recomendaciones claras y comprensibles para que puedan ser aplicadas por todos los médicos del Reino Unido. Si la HbA1c es igual o superior al 6,5%, se considera hay diabetes; para evitar posibles errores, habría que confirmar el diagnóstico con una segunda analítica en un periodo inferior a 2 semanas. Sin embargo, unas cifras inferiores no descartan el diagnóstico, y ante su sospecha se debería practicar una prueba de sobrecarga oral de glucosa. Ante cifras del 6 al 6,4%, se define un estado de alto riesgo para desarrollar diabetes; en este caso, hay que ofrecer recomendaciones sobre el estilo de vida y realizar un nuevo control cada año. Una cifra por debajo de 6 prácticamente descarta la diabetes; de todos modos, dependiendo de las manifestaciones clínicas y las características de los pacientes, un bajo porcentaje de ellos podrían tener riesgo de desarrollar diabetes. Asimismo, en este documento de consenso se definen las situaciones en las que la determinación de la HbA1c no es útil como criterio diagnóstico: niños y jóvenes, mujeres embarazadas, hemoglobinopatías o anemias, sospecha de enfermedad de inicio reciente, enfermedades agudas, toma de fármacos como glucocorticoides o antipsicóticos en los últimos 2 meses, insuficiencia renal, infección por VIH o pancreatitis, entre otras circunstancias.

Merece la pena leer con detenimiento el artículo y fijarse en los algoritmos y en las excepciones para cada criterio. Por ejemplo: ¿existe alguna situación en la que debamos utilizar como criterio los niveles de HbA1c y la glucemia de forma conjunta? En la mayoría de los casos la respuesta es que no, ya que estas dos pruebas no necesariamente identifican al mismo grupo de pacientes; sin embargo, la utilización de ambas pruebas de forma simultánea puede ser útil, por ejemplo, para identificar a pacientes con alto riesgo de mortalidad tras sufrir un infarto de miocardio.

Dado que en nuestro país no existe un consenso de este calibre, y en tanto no dispongamos de él, cabría plantear si se adopta o no el de nuestros colegas ingleses.

John WG; UK Department of Health Advisory Committee on Diabetes. Expert Position Statement. Use of HbA1c in the diagnosis of diabetes mellitus in the UK. The implementation of World Health Organization guidance 2011. Diabet Med. 2012; 29(11): 1.350-1.357. DOI: 10.1111/j.1464-5491.2012.03762.x.

diabetes
 

Valora este artículo
(1 Voto)
La hemoglobina glucosilada como diagnóstico de la diabetes: consenso británico - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad