alfasigma-7dm
Premios-Esteve


Sedentarismo laboral y riesgo cardiovascular

  • Las personas que pasan muchas horas seguidas sentadas en el trabajo deben levantarse unos minutos cada 2 horas para permitir una correcta circulación de la sangre.
  • Las guías americanas recomiendan realizar un ejercicio físico moderado, por lo menos de 30 minutos, preferentemente todos los días de la semana.

El sedentarismo está ya considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el cuarto factor de riesgo cardiovascular más prevalente (detrás de la hipertensión arterial, el tabaquismo y la diabetes mellitus), en tanto en cuanto es el causante del fallecimiento de más de 3 millones de personas en el mundo (alrededor del 6% de las defunciones). El beneficio de la actividad física regular se ha establecido perfectamente, al comprobar que reduce el riesgo de muerte precoz y de enfermedad cardiovascular. Así, por ejemplo, el Nurses Health Study and Copenhagen City Heart Study estableció, hace ya algunos años, una asociación inversa entre el nivel de actividad física y la incidencia de ictus.

El efecto protector de la actividad física se debe, en parte, a su influencia sobre otros factores de riesgo de ictus, como la hipertensión arterial, el aumento de peso corporal y la enfermedad cerebrovascular, así como la hiperglucemia. Asimismo, se sabe que el ejercicio físico aumenta la sensibilidad a la insulina, reduce la agregación plaquetaria, disminuye el peso y la presión arterial y aumenta los niveles de fibrinógeno. Actualmente, hay datos suficientes para continuar apoyando e insistiendo en los beneficios de la actividad física. Las Guías para los Centros de Control y Prevención del Instituto Nacional de Salud americano recomiendan realizar un ejercicio moderado, por lo menos de 30 minutos, preferentemente todos los días de la semana.

Un artículo publicado este mismo año en la Revista Clínica Española indica que un sedentarismo excesivo, especialmente en el ambiente laboral, incrementa significativamente el riesgo de padecer un episodio cardiovascular, independientemente de la actividad física realizada o de la dieta seguida de forma habitual.

La conclusión a la que llega la Dra. León-Latre, médico de familia e investigadora principal de la Unidad de Prevención Cardiovascular del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud de Zaragoza, se desprende de los datos obtenidos del Aragon Workers Health Study, que analizó la salud de 861 trabajadores de la plantilla de una de las fábricas que la Empresa General Motors tiene en Figueruelas (Zaragoza). Se obtuvieron datos sociodemográficos, antropométricos, farmacológicos y bioquímicos (colesterol total, cHDL y cLDL, triglicéridos, apolipoproteínas A1 y B1, lipoproteína [a], glucosa, hemoglobina glucosilada, insulina...). El tiempo que permanecían sentados y la actividad física realizada se registraron mediante cuestionarios. Asimismo, se efectuaron análisis de prevalencias y medianas según los terciles de sedentarismo y multivariables con los biomarcadores de inflamación y de resistencia a la insulina. Los investigadores clasificaron a los sujetos en 3 grupos, definidos según el tiempo que permanecían sentados: 1,9-4,7, 4,8-6,4 y >6,6 h/día.

Tras analizar los resultados, se observó que los trabajadores del tercer grupo (>6,6 h/día de sedentarismo) presentaban un perímetro de cintura mayor y un índice de masa corporal más elevado (27,9 frente a 26,9 y 27,8 del primer y segundo grupo, respectivamente). Además, también mostraron un perfil lipídico más aterogénico, con cifras menores de cHDL y apolipoproteína A1, y mayor nivel de triglicéridos.

Otra de las conclusiones no menos importante del estudio fue la demostración de una mayor tendencia a la resistencia a la insulina e inflamación, independientemente de la actividad física realizada. Así pues, y en la línea de las recomendaciones de la Sociedad Española de Cardiología, es necesario que las personas que deban pasar muchas horas seguidas sentadas en el trabajo se levanten unos minutos cada 2 horas para permitir una correcta circulación de la sangre, además de mantener unos hábitos cardiosaludables, como practicar una actividad física de forma regular, seguir una dieta equilibrada, no abusar del alcohol y no fumar. 

León-Latre M, Moreno-franco B, Andrés-Esteban EM, Ledesma M, Laclaustra M, Alcalde V, et al. Sedentarismo y su relación con el perfil de riesgo cardiovascular, la resistencia a la insulina y la inflamación. Rev Esp Cardiol. 2014; 67: 449-455.

Valora este artículo
(1 Voto)
Sedentarismo laboral y riesgo cardiovascular - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad