alfasigma-7dm


Fecundación «in vitro» y riesgo cardiovascular

- Los niños nacidos mediante fecundación in vitro tienen hasta un 50% más de probabilidades de presentar anomalías cardiacas congénitas.

- Las anomalías detectadas son el engrosamiento de la capa íntima-media carotídea y una mayor presión de la arteria pulmonar.

- Se desconocen las causas de esta mayor incidencia, así como sus consecuencias a largo plazo.

La fecundación in vitro consiste en la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio con el fin de obtener un número apto de embriones disponibles para transferir al útero materno. El primer embarazo conseguido mediante esta técnica con un ovocito humano fue descrito por el equipo de Monash en la revista The Lancet en 1973, aunque sólo duró algunos días y hoy en día se denominaría un embarazo bioquímico. Más tarde Steptoe y Edwards describieron un embarazo por fertilización in vitro que fue ectópico. Finalmente, el 25 de julio de 1978 nació Louise Brown, el primer bebé probeta, en el Oldham and District General Hospital de Lancashire, cerca de Manchester (Reino Unido). En 2010 Robert G. Edwards recibiría el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por el desarrollo de este procedimiento.

Se trata de una técnica válida cuando han fallado tratamientos previos, como la inseminación artificial, y necesaria cuando existe un impedimento importante masculino o femenino (trompas de Falopio obstruidas, por ejemplo). En los últimos años la tasa de éxito se ha incrementado gracias a los avances científicos y las mejoras en las condiciones de laboratorio, que ofrecen una mayor posibilidad de gestación a las pacientes.

Según ha señalado la Sociedad Española de Cardiología basándose en diversos estudios de publicación reciente, los niños nacidos con este tipo de técnicas tienen hasta un 50% más de probabilidades de presentar anomalías cardiacas congénitas que los concebidos de forma natural. Concretamente, los datos de estos estudios revelan que la incidencia de malformaciones cardiacas congénitas es de 5-8 casos por cada 1.000 nacidos vivos cuando se trata de una concepción natural, mientras que en los concebidos in vitro es de 10-15 por cada 1.000 nacidos vivos.

El estudio objeto del presente comentario, publicado en la revista Circulation, fue realizado por diversos departamentos de los hospitales universitarios de Berna y Lausanne (Suiza) y dirigido por el profesor Thomas Stuber. Se evaluaron variables sistémicas (velocidad de la onda del pulso y engrosamiento de la capa íntima-media carotídeo, entre otras) y pulmonares (presión arterial pulmonar mediante ecocardiografía Doppler) en 65 recién nacidos sanos concebidos in vitro y se compararon con 57 bebés control. Los resultados fueron significativamente diferentes entre ambos grupos. Así, el engrosamiento de la íntima-media carotídeo fue significativamente superior (p <0,0001) en los niños concebidos in vitro respecto a los controles. Asimismo, la presión arterial pulmonar fue un 30% mayor en los niños concebidos mediante técnicas de reproducción asistida. Las causas de esta mayor incidencia de anomalías cardiacas no se conocen con exactitud. Entre ellas, se han descrito la edad avanzada de algunos de los padres, la esterilidad per se de uno de los progenitores o de ambos, los tratamientos hormonales de estimulación ovárica, la existencia de antecedentes familiares de estas anomalías e incluso problemas relacionados con las diferentes técnicas. Sea como fuere, y aunque se ha demostrado que existe una asociación entre la reproducción asistida y un mayor riesgo de sufrir anomalías cardiacas, deberían desarrollarse nuevos estudios para determinar las verdaderas causas de esta relación, así como sus efectos a largo plazo; se trataría de estudios prospectivos y de registros poblacionales que incluyesen los distintos tipos de técnicas de reproducción asistida empleados.

Sherrer U, Rimoldi S, Rexhaj E, Stuber T. Systemic and pulmonary vascular dysfunction in children conceived by assisted reproductive technologies. Circulation. 2012; 125(15): 1.890-1.896.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad