Esa píldora que os dan

Vulnerables, pluripatológicos, polimedicados, con algún grado de incapacidad y/o dependencia muchos de ellos... Frágiles, en definitiva. Ésa es la palabra que mejor define a la mayoría de nuestros mayores, un colectivo en el que, a pesar de todo y salvo excepciones, reinan el optimismo y las ganas de vivir más y mejor. De hecho, la expectativa general entre los ancianos es que todo se puede tratar y curar. Tanto es así que acaparan las consultas de atención primaria, más ellas –que siempre acuden muy arregladitas– que ellos. 

Quieren estar bien y se ponen muy contentos cuando sus analíticas son correctas o cuando su tensión está controlada. Además, si no hay un deterioro cognitivo, con la mini tecnología que utilizan se apañan bastante mejor de lo que pensamos y manejan sin problema, por ejemplo, el medidor de glucosa capilar y el tensiómetro digital. Pero, sobre todo, un refuerzo muy positivo para ellos es ver que ha habido mejoría de sus síntomas con la introducción de nuevos fármacos, con «esa píldora que os dan», que decía la canción de la película infantil Mary Poppins. Y es que ¿acaso no se dice que los ancianos son como niños?

Sin embargo, la polimedicación para la pluripatología de la senectud puede resultar un problema. Conforme se van añadiendo fármacos al esquema terapéutico, con diferentes dosis y momentos de administración, con recomendaciones específicas para tomarlos con o sin alimentos, etc., va siendo más probable que aparezcan los olvidos, las confusiones, las interacciones, las reacciones adversas... que, en última instancia, dificultan el cumplimiento del tratamiento y disminuyen su efectividad, con el resultado no deseado de aumentar el número de consultas e ingresos hospitalarios por acontecimientos adversos asociados a fármacos.

Como dato, entre el 5 y el 17% de los ingresos hospitalarios son secundarios a reacciones adversas o interacciones medicamentosas. Y cada hospitalización en un anciano frágil es un factor predictor de riesgo de mortalidad, sea cual sea la causa de hospitalización, porque el sólo hecho de hospitalizar quiere decir que ya hay una entidad suficientemente grave como para que se haya resentido todavía más su frágil sistema fisiológico.

El desarrollo de una atención específica a este colectivo ofrece buenos resultados, como los del Programa de Atención al Mayor Polimedicado que en 2006 puso en marcha en la Comunidad de Madrid, con el lema Para la Mejora en la Utilización de los Medicamentos, en colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos. Desde entonces el uso de los medicamentos que se consideran potencialmente inapropiados para la tercera edad ha bajado de un 14 a un 10% en sólo cinco años y se calcula que de los 20.000 pacientes del área este de la Comunidad que participan en el Programa, el 96% no sólo conoce la indicación y la posología de las medicinas que toma, sino que también son adherentes a los tratamientos. Si los datos responden a la realidad, sólo nos queda desear que cunda el ejemplo.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en 14 May 2013, 15: 32

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad