alfasigma-7dm


Percepción del dolor según diferentes rasgos de personalida

La International Association for the Study of Pain (IASP) refiere que el dolor es una experiencia emocional y subjetiva asociada a un daño tisular real o potencial. El dolor es una experiencia difícilmente medible y que presenta una gran heterogeneidad entre los diferentes individuos que lo padecen. Esta variabilidad ha sido estudiada en numerosas ocasiones y ha sido objeto de diferentes trabajos, atribuyéndose a cuestiones sociales, de aprendizaje, factores psicológicos como la ansiedad, mecanismos biológicos, diferencias étnicas y diferencias de género.

Los autores del presente trabajo se centran en el papel de la socialización en la manifestación del dolor agudo, y sostienen que el entorno social influye en el desarrollo y la manifestación del dolor; así, los niños aprenden a expresar su dolor por lo que ven a su alrededor, desarrollando estrategias para evitarlo y para protegerse. El concepto de desahogo, en el sentido de contar sus propias experiencias negativas, ayudaría en cierto modo a combatir una parte del dolor y la ansiedad que sufre el paciente. Sin embargo, hay personas que, o por empatía o por aprensión, pueden interiorizar el dolor de los demás.

Los autores analizan cómo ciertos rasgos de la personalidad pueden influir en la percepción del dolor y, a través de un cuestionario, diferencian tres tipos distintos de personalidad: social, aprensivo e igualitario. Estas tres medidas se comparan con los resultados de sensibilidad, resistencia y hábito de expresar el dolor medidos a través del Gender Role Expectation of Pain (GREP). El test de GREP plantea tres tipos de preguntas: sensibilidad al dolor (SD: tiempo desde que se infringe el daño hasta que se percibe el dolor), resistencia al dolor (RD: tiempo desde que se siente el dolor hasta que se busca alivio) y costumbre de expresar el dolor (ED: hábito de contar a otros la experiencia dolorosa). Los autores incorporan además tres preguntas: ¿siente alivio cuando se lo cuenta a otros?, ¿siente dolor cuando otros le cuentan sus experiencias dolorosas? y ¿le alivia el dolor saber que a otras personas les duele igual que a usted? Finalmente, los autores realizan un cuestionario sociodemográfico.

Los autores llevaron a cabo dos sesiones, con un total de 136 sujetos (70 mujeres) que participaron voluntariamente en el test. Se hicieron en la Universidad de Granada los días 4 y 7 de septiembre de 2009.

Los resultados revelan que la sensibilidad al dolor está fuertemente relacionada con el hecho de ser mujer. Cuanto mayor es la edad, menor es la sensibilidad al dolor. Respecto a las tres variables obtenidas, los autores observan que las personas sociales dicen ser más sensibles al dolor. No existen desviaciones significativas para los aprensivos y los igualitarios. La resistencia al dolor está positivamente relacionada con la edad en todos los casos, aunque resulta independiente del hecho de ser mujer o de tener buena salud. En relación con los tres ítems introducidos por los autores, el resultado más fuerte proviene de los sujetos sociales, aquellos que sienten alivio al relatar su dolor. Los que cuentan sus experiencias dolorosas son claramente menos resistentes al dolor.

Por último, el hábito de expresar el dolor parece ser independiente de las variables edad y sexo, pero muestra una cierta relación positiva con la buena salud.

Como resumen, los autores pudieron determinar que la proporción de sujetos que respondieron afirmativamente a alguna de las preguntas fue alta (sólo un 25% respondió negativamente a las tres). Además, los sujetos sociales presentaron unos valores significativamente más altos de sensibilidad al dolor, una menor resistencia a él y una mayor costumbre de expresarlo.

La conclusión del trabajo es que ciertos rasgos personales afectan a la evaluación del dolor. Así, sentir alivio al contar a otros la experiencia dolorosa resulta ser un factor clave que afecta a la sensibilidad, la resistencia y la costumbre de expresarlo. 

 

Repolles M, Brañas P. Sensibilidad, resistencia y expresión del dolor: relación con la socialización del dolor. Rev Soc Esp Dolor. 2010; 17(7): 304-311.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad