05 Septiembre 2011

Tres miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), Fernando Fernández Aranda, José Manuel Fernández Real y Francisco José Tinahones, han participado en una investigación mundial, coordinada desde Suiza que ha descubierto que una región del cromosoma 16 está asociado con desórdenes cognitivos y disfunciones metabólicas como la obesidad o el peso extremadamente bajo.

El estudio, publicado por Nature Genetics, es la referencia inicial para diversas investigaciones que lleva a cabo el equipo de Fernández Aranda, en el marco del Programa 5 del CIBERobn para detectar marcadores biológicos específicos vinculados con los trastornos de alimentación, así como su interacción con factores neurocognitivos y psicológicos.

Los autores del estudio ya habían publicado en un trabajo anterior que la supresión de la región 16p1.2, del cromosoma 16 incrementa 43 veces la probabilidad de padecer obesidad mórbida. Ahora, los investigadores han comprobado que su duplicación provoca el efecto contrario: los portadores de esta alteración genética tienen ocho veces más probabilidades de sufrir bajo peso.

Los bebés que nacen con esta modificación tienen un peso significativamente más bajo de lo normal, problemas de crecimiento, un tamaño de la cabeza más reducido y un mayor porcentaje de riesgo de sufrir trastornos neurocognitivos y psicológicos. Otros estudios ya habían vinculado alteraciones en la misma posición del cromosoma 16 en varios desórdenes cognitivos, como el autismo y la esquizofrenia.

La investigación ha incluido a más de 95.000 personas y ha contado con la colaboración de más de cien centros de investigación de todo el mundo. De los individuos estudiados, los investigadores identificaron 132 con la duplicación de la región 16p11.2, muchos de ellos con un índice de masa corporal bajo (inferior a 18,5 kg/m2) y con trastornos de la conducta alimentaria.

Situaciones extremas 

Las conclusiones del estudio son importantes porque relacionan situaciones extremas de peso (anorexia nerviosa y obesidad mórbida) que tradicionalmente se han tratado aisladamente. El investigador del CIBERobn, Fernández-Aranda, explica que el trabajo «podrá contribuir a detectar dianas terapéuticas y factores implicados en situaciones extremas de peso».

Desde el punto de vista clínico, la obesidad y los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) están relacionados. Como explica Tinahones, «las dos patologías tienen en común problemas con la dieta, impulsividad, baja autoestima y pérdida de control». Por otra parte, «la obesidad está presente en el 24% de los pacientes con bulimia nerviosa y en el 90% de quienes sufren trastorno por atracón». En muchos casos, explica el investigador, «la obesidad es consecuencia u origen del trastorno alimentario». Fernández Aranda también destaca que hasta la mitad de las personas que sufren un TCA tienen antecedentes de obesidad en la familia.

Para Fernández-Real, «hasta el momento, si bien se han encontrado aspectos comunes entre obesidad y TCA, tanto a nivel fenotípico como respecto a factores de riesgo ambientales (baja autoestima, críticas relacionadas con el peso,...) y biológico-genéticos (BDNF, MC4R, Ghrelina,...), existen escasos estudios que analicen en detalle estos aspectos desde una vertiente mutidimensional, que permiten identificar endofenotipos comunes y/o analizar las interacciones existentes entre aspectos ambientales y biológicos».

31 Octubre 2012

Investigadores de la Unidad de Atención al Obesidad Mórbida del Hospital del Mar y del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas), han publicado un trabajo en Obesity Surgery en el que constatan que la cirugía bariátrica tiene efectos beneficiosos sobre las alteraciones en el metabolismo de los lípidos que suelen presentar las personas con obesidad mórbida.

«Nuestro estudio ha demostrado que la cirugía bariátrica provoca una rápida y mantenida mejora en el perfil lipídico, con la disminución de los triglicéridos, colesterol total y colesterol LDL, junto con un importante aumento del colesterol HDL, contribuyendo sustancialmente a disminuir el riesgo cardiovascular asociado a esta enfermedad», explica Albert Goday, jefe de sección de Endocrinología y Nutrición del Hospital del Mar, vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad y coordinador del estudio.

El estudio se ha llevado a cabo analizando la evolución del perfil lipídico de 102 personas que padecían obesidad mórbida. Los investigadores compararon los efectos de las dos técnicas quirúrgicas actualmente más utilizadas: el by-pass gástrico y la tubulización gástrica. El by-pass consiste en una reducción del tamaño del estómago y su conexión directa al intestino para disminuir la absorción de nutrientes, mientras que la tubulización gástrica reduce la capacidad del estómago en un 75%. Las conclusiones del estudio demuestran que el by-pass gástrico consigue una mayor reducción del colesterol total y de la fracción del colesterol malo (LDL).

Por el contrario, ambas técnicas son capaces de aumentar, y por tanto mejorar, el colesterol HDL. «Uno de los efectos más interesantes es el marcado aumento del colesterol HDL o colesterol bueno, hecho difícilmente alcanzable con los fármacos para reducir el colesterol disponibles actualmente», afirma . Albert Goday.

«A pesar de la importancia y trascendencia de estos resultados sobre la mejora de los lípidos con esta cirugía, sólo debe plantearse la cirugía bariátrica cuando con el tratamiento convencional, dieta y ejercicio, no se consigue una adecuada pérdida de peso y el control de enfermedades asociadas a la obesidad», concluye Albert Goday.

Se calcula que existen más de 250 millones de obesos en el mundo, la mayoría en los países industrializados, y las previsiones calculan que la cifra de personas obesas se doblará en los países europeos en menos de 10 años. Según los datos más recientes de la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), en España la prevalencia de la obesidad (Índice de Masa Corporal superior a 30) está entre el 24 y el 28%, y de estos, un 2% sufre de obesidad mórbida (Índice de Masa Corporal superior a 40).

Artículo de referencia

"Impact of restrictive (sleevegastrectomy) vshybridbariatricsurgeryprocedure (Roux-en-I gastric bypass) on lipidprofile." Benaiges D, Flors JA, Pedro-Botet J, Ramon JM, Parri A, Villatoro M, Carrera MJ, Pera M, Sagarra E, Gran L, Goday A. ObesitySurgery 2012. DOI: 10.1007/s 11695-012-0662-8

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad