alfasigma-7dm


Recomiendan la vacuna neumocócica en todos los fumadores de más de 20 cigarrillos diarios

El tabaco es el principal factor de riesgo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y esta a su vez es uno de los principales factores de riesgo de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC). Por este motivo, los fumadores que sufren EPOC son el colectivo con más riesgo de contraer NAC. «La neumonía adquirida en la comunidad, y especialmente la neumonía causada por el neumococo, son causas muy importantes de morbilidad y mortalidad en España. A pesar de las medidas preventivas aplicadas, las tasas de hospitalización y mortalidad por NAC no han mejorado», explica Jordi Almirall, del Área de Tuberculosis e Infecciones Respiratorias (TIR) de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y del Hospital de Mataró.

Ante dicha problemática existe suficiente evidencia científica que demuestra la efectividad de la vacuna neumocócica. Los expertos sanitarios recomiendan la vacunación neumocócica a los fumadores activos (que consumen más de 20 cigarrillos diarios) de entre 19 a 64 años, independientemente de la presencia de comorbilidad o situación especial de riesgo. También avalan la recomendación de este tipo de vacunación a exfumadores de menos de 20 cigarrillos diarios, pero que poseen una historia de consumo medida por un índice de más de 10 paquetes al año y que han dejado de fumar en los 10 años previos. Así se recomienda en la editorial de la revista Prevención del Tabaquismo de SEPAR. «A pesar de las recomendaciones de vacunación, en todos los casos será perceptivo aconsejar y ayudar a que todos los fumadores dejen el hábito tabáquico y establecer las medidas de prevención de recaídas para los exfumadores», aconseja Almirall.

Sin embargo, actualmente en España el Ministerio de Sanidad sólo indica la vacuna antineumocócica a personas mayores de 65 años de edad que padezcan diversas comorbilidades como la EPOC; a personas que sufren leucemias, linfomas, receptores de trasplantes, nefropatías, síndromes nefrótico o enfermedades del tejido conectivo; individuos que presentan anemia de células falciformes; mayores de 65 años sin comorbilidad pero que se encuentran en situaciones especiales de riesgo de sufrir infecciones neumocócicas; a personas con infección por el VIH en fase inicial y a casos de fístulas cerebrospinales.

«Otro aspecto significativo es que el humo del tabaco no sólo es un factor de riesgo de la neumonía en fumadores, sino que también lo es en fumadores pasivos, tanto en niños, en hijos de padres fumadores, como en adultos», señala Almirall.

Actualmente son numerosos los estudios que descartan cualquier factor de confusión y demuestran que el tabaco por sí solo incrementa el riesgo de contraer neumonía. Un incremento del riesgo de padecer NAC en fumadores guarda relación directa con la cantidad de cigarrillos consumidos. Sin embargo, dicho riesgo desaparece cuando se deja de fumar. De hecho, al cabo de 5 años el riesgo disminuye en un 50%.

El tabaco produce lesiones estructurales pulmonares, provoca alteraciones de la respuesta inmune innata y adaptativa que pueden favorecer la presencia de gérmenes en el árbol bronquial y su propagación. Asimismo, el tabaco también incrementa la susceptibilidad a la infección bacteriana.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad