alfasigma-7dm
×

Aviso

Simple Image Gallery Pro Notice: Joomla!'s /cache folder is not writable. Please correct this folder's permissions, clear your site's cache and retry.



Tabarca: el corazón de la isla late con fuerza

A escasos 8 kilómetros del puerto alicantino de Santa Pola se encuentra una de las islas más pequeñas y con más encanto del Mediterráneo. La isla plana la llaman por su contención orográfica. Nueva Tabarca la bautizaron refugiados genoveses en el siglo XVII al exiliarse de Túnez. Este bello paraje fortificado pasa de una población invernal de 61 habitantes censados a los centenares, y aún miles, que la visitan cada día de primavera y verano. Unos y otros, lugareños y turistas, se benefician de una iniciativa de telemedicina que permite realizar electrocardiogramas que son examinados al instante en el Hospital General Universitario de Alicante.

Es pleno agosto. Un hombre de más de 60 años, con un marcapasos implantado, se siente indispuesto durante su estancia en Tabarca. Manifiesta una fuerte presión en la zona pectoral. A su alrededor se genera un corro de preocupación ante la posible gravedad de su mareo y es que en el ambiente flota el riesgo de un grave accidente coronario. Pese a la incertidumbre del momento, alguien decide trasladar al enfermo a uno de los numerosos merenderos que dan a la playa central, la más amplia de la isla, para que se tumbe a la sombra y se resguarde de un sol de justicia. Los camareros, al percatarse del episodio, telefonean al pequeño ambulatorio local. En pocos minutos el personal sanitario se traslada al lugar provisto de un electrocardiógrafo transmisor portátil que envía de inmediato electros a la Unidad de Telecardiología del Hospital General de Alicante dónde se refleja en un ordenador del equipo de guardia. De esta forma, los especialistas, en contacto con el personal destacado, pueden realizar un diagnóstico a distancia para conocer la gravedad del enfermo y decidir si es necesario su traslado hospitalario.

Esta podría ser la crónica de decenas y decenas de indisposiciones que no pasaron a más por la eficacia de una actuación coordinada de emergencia. «La mayoría de las veces se trata de síncopes en donde el apoyo de la unidad discrimina si se trata de un síncope de causa mayor o, por el contrario, puede ser resuelto en la misma isla con recomendaciones simultáneas por vía telefónica», explica Vicente Climent, responsable de la sección de Telecardiología del centro hospitalario alicantino. También son frecuentes las arritmias cardiacas en donde «se invita al personal a trasladar al paciente en función de la severidad de las mismas o en algunos casos iniciar tratamientos farmacológicos desviando al paciente sin criterios de emergencia máxima a un hospital», puntualiza el especialista. Sólo con la interpretación de la prueba diagnóstica, los especialistas son capaces de desechar o confirmar una patología del corazón. La electrocardiografía es «muy expresiva», lo que permite en el momento ver si se trata de una arritmia, un infarto, un síncope o un corte de digestión. El sistema permite analizarlo y ampliar cualquier marcador.

La confirmación de cualquier situación de alto riesgo implica el traslado al hospital mediante helicóptero medicalizado. Antes de esta aventura de telecardiología se recurría a este medio ante cualquier problema o duda sobre un posible infarto, con el consiguiente gasto derivado. Gracias a esta iniciativa, cuando el servicio de emergencias acoja al evacuado dispondrá de información médica relevante para la correcta atención del paciente. Y es que la supervivencia depende de una actuación rápida y coordinada. «Es una herramienta de información que siempre es bien recibida en los momentos conflictivos de asistencia médica, sobre todo en la temporada de mayor afluencia de visitantes», apostilla Vicente Climent.

Pese a que el servicio de cardiología del General dispone de la base receptora y todo el operativo de asesoramiento necesario, por el momento, solo la Isla de Tabarca dispone del sistema emisor. «Sin duda que podría ser rentable en lugares distantes y aislados y, es posible que en el futuro se amplíe la red en los mismos», reconoce Vicente Climent.

Cae la tarde en Tabarca. Centenares de turistas abandonan la isla después de un día de esparcimiento en este lugar privilegiado. Las colas para tomar el catamarán de regreso a Santa Pola son interminables. En el pequeño dispensario médico ya no queda ningún paciente por atender. 
 

Valora este artículo
(1 Voto)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Julio 2013 07:32
Tabarca: el corazón de la isla late con fuerza - 4.0 out of 5 based on 1 vote

Galería de imágenes

{gallery}3210{/gallery}

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad