Entrevista con Jaume Sastre sobre esclerosis múltiple

Jaume Sastre


Subdirector del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña (Cemcat). Servicio de Neurología/Neuroinmunología. Hospital Universitari Vall d’Hebron. Barcelona

«El sistema inmune tiene un papel clave y fundamental en la esclerosis múltiple»

– La causa de la EM sigue siendo un misterio. ¿Qué se ha aprendido sobre su origen en los últimos años?
– Aunque el origen último todavía es algo misterioso, hemos aprendido que el sistema inmune tiene un papel clave y fundamental. Los genes que se han podido relacionar con una mayor predisposición a la EM están asociados fundamentalmente a la función del sistema inmune. Por otro lado, hemos visto que la mayoría de los fármacos que han demostrado ser efectivos interactúan con el sistema inmune. Por tanto, se trata de una enfermedad con una fuerte base inmunológica, en la que seguramente participan otros aspectos, sobre todo neurodegenerativos. Aunque desconocemos la causa última, sí que conocemos muchos de los componentes del proceso fisiopatológico.

– Desde el punto de vista clínico, la EM es una enfermedad muy variable. ¿Qué puede comentarnos sobre sus diferentes formas?
– Se ha puesto de moda llamarla «la enfermedad de las mil caras». Inicialmente se origina en el sistema inmune y es éste el que ataca al sistema nervioso central, pero el ataque puede suceder en muchas y diversas regiones. Según el lugar donde el sistema inmune decida atacar, tendremos un síntoma u otro. Estos síntomas se presentan en dos formatos evolutivos diferentes. Por una parte, podemos observar síntomas que se manifiestan de forma aguda o subaguda durante semanas y que se resuelven de manera completa, muchas veces sin necesidad de tratamiento. Por otra parte, tenemos otro grupo de síntomas que aparecen de manera insidiosa y se van acumulando. Decimos que los brotes son más un reflejo de un fenómeno inflamatorio, mientras que los que se van acumulando de manera progresiva son más un reflejo de un fenómeno neurodegenerativo, aunque no tiene por qué estar separado del fenómeno inflamatorio. Desde el punto de vista del clínico, históricamente hemos tendido a encasillar a los pacientes con formas en brotes, formas primarias progresivas y formas secundarias progresivas, que antes eran formas en brotes. Sin embargo, últimamente estamos viendo que en realidad son dos cursos y dos procesos fisiopatológicos diferentes que pueden mezclarse de formas distintas.

– La EM también ha sido objeto de bulos, seudoterapias, tratamientos milagrosos... ¿Cuál es su mensaje al respecto?
– Hemos dedicado bastante tiempo a estos aspectos que siempre rodean a la EM, por tratarse de una enfermedad crónica y discapacitante que afecta a pacientes a quienes hace 15 o 20 años no podíamos ofrecerles mucho. Por tanto, eran presa fácil de curanderos que ofrecen curaciones milagrosas. Todo esto sigue existiendo.

No hay medicina tradicional o medicina alternativa o medicina no convencional, sino medicina de eficacia probada y medicina de eficacia que no ha sido probada. Intentamos insistir en el aspecto de que cualquier actitud terapéutica debe tener una base de evidencia científica que tenemos que llevar al ámbito de la eficacia y de la seguridad. Por otro lado, conocemos la magnitud del problema e intentamos acompañar a nuestros pacientes y hacerles ver que tanto nosotros como los compañeros de atención primaria vamos a preocuparnos de todo lo que afecta a su enfermedad, y que no trabajamos al dictado de una serie de fármacos. En un estudio anónimo realizado en el año 2000 observamos que hasta un 40% de nuestros pacientes utilizaba algún tipo de medicina alternativa, desde dietas de índole variada a masajes, veneno de abejas, etc.

– ¿Cuáles son los principales retos pendientes en el ámbito de la EM?
– Subrayaría un reto que es prácticamente ciencia ficción. Se trata de la prevención. Esto implica conocer de manera íntima las causas de la enfermedad y ponerles freno antes de que se desarrolle. El otro reto principal es el fenómeno neurodegenerativo, que implica trabajar en las terapias remielinizadoras, neuroprotectoras y neurorregenerativas. Suena también a ciencia ficción, pero es un ideal aspiracional.

Valora este artículo
(2 votos)
Entrevista con Jaume Sastre sobre esclerosis múltiple - 4.5 out of 5 based on 2 votes

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad