Entrevista con Diego Bellido Guerrero, vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO)

Diego Bellido Guerrero
Vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). Jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición. Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol. Profesor en la Universidad de A Coruña

«La grasa intraabdominal es el marcador de riesgo cardiovascular más importante»

05 EN PORTADA Diego Bellido– ¿Cómo se llega al diagnóstico de síndrome metabólico?
Se realiza con la medida de un perímetro de cintura incrementado, que en el hombre se ha establecido en >102 cm y en la mujer en >88 cm, y con la presencia de dos factores de riesgo asociados entre los tres clásicos: hipertensión, hiperglucemia y dislipemia mixta. Así definimos la obesidad metabólicamente, aunque esto no es suficiente porque nos quedamos muy cortos, ya que la obesidad es una enfermedad multifactorial en la que intervienen muchos factores ya conocidos y otros que se van incorporando, que no sólo suman, sino que interaccionan entre sí. Hay que tener en cuenta todo este conjunto de aspectos a la hora de valorar el riesgo cardiometabólico en un paciente obeso.

– ¿Hay otros marcadores útiles en la valoración del paciente obeso?
La obesidad es un exceso de grasa y no todo el mundo que tiene el perímetro de cintura aumentado presenta la misma distribución de grasa. No tenemos establecidos los puntos de corte, pero podríamos hablar de obesidad cuando el porcentaje total de grasa corporal en una mujer está por encima del 33% y en el hombre por encima del 25%, que son las cifras con las que nos hemos «mojado» en el consenso de la SEEDO. Para simplificar el diagnóstico de obesidad se utiliza el índice de masa corporal y el perímetro de cintura, pero creo que también hay que ponderar la cintura con la talla, y seguramente este índice será lo próximo que se incorpore.

– ¿Qué papel ejerce la dieta, y de qué tipo, en el tratamiento de la obesidad?
No hay un modelo de dieta que haya demostrado superioridad. Lo importante de la dieta es que, cuando el paciente tiene que perder peso, hay que llevar a cabo una reducción calórica moderada y asociada a un cambio en el estilo de vida. Nunca la dieta sola, sino asociada a un incremento de la actividad física reglada. Si me pregunta por el tipo de dieta más efectiva, ésta debe ser hipocalórica, por supuesto; hay que reducir las calorías porque es una cuestión de balance entre ingreso y gasto. En cuanto a si debe tener más o menos proteínas, hidratos de carbono o grasas, los modelos dietéticos no son tan importantes. Lo importante es la adherencia del paciente a un patrón alimentario previamente configurado. El médico tiene que establecer qué modelo es el adecuado para cada paciente.

– ¿Cómo debe ser el ejercicio físico?
El ejercicio físico regular debe ser aeróbico, pero tiene que ir acompañado de tandas de ejercicio de fuerza. El ejercicio aérobico aislado no es suficiente y tiene que ir acompañado de tandas cortas de ejercicios de fuerza de los distintos grupos musculares. Hacerlo así potencia la efectividad del ejercicio. Y no hay que olvidar que siempre que se hace ejercicio hay que realizar técnicas de estiramiento. El ejercicio no es tan banal, el médico tiene que saber prescribirlo de acuerdo con las características del paciente. Los médicos estamos aprendiendo cada día más sobre cómo hay que recomendar adecuadamente el ejercicio y, la verdad, no nos vendría mal en los centros de salud el asesoramiento de un especialista en actividad física para dirigir los programas.

– ¿Qué se puede hacer desde la atención primaria en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad, para prevenir la enfermedad cardiovascular?
Acabamos de firmar un documento de consenso entre la SEEDO y SEMERGEN que hemos enviado para su publicación en la revista Medicina Clínica, que estará disponible en breve, y ahí hemos tratado de dar respuesta a todo lo que se puede hacer desde la atención primaria. También hay disponible un documento en ForoActua (www.foroactua.com), que es una iniciativa mía para los interesados en este campo, en el que he tratado de recoger en 3 fases la actuación sobre la obesidad desde atención primaria hasta la derivación del paciente al especialista. Yo creo que lo fundamental es que el médico tome conciencia de que la obesidad es una enfermedad, una entidad en sí misma. Si no la consideramos así, toda la acción ya va mal orientada. Después, es obvio que si el 50% de la población española está afectada por el sobrepeso, hay que establecer programas preventivos. Precisamente en la zona donde yo trabajo, el Centro de Salud de Narón ha puesto en marcha un programa que es un ejemplo a nivel europeo y mundial, en el que la asistencia primaria se ha involucrado en un proyecto que se llama «100.000 motivos de peso» y tiene como objetivo reducir el peso de toda la población de la zona.

Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad