tavanic
alfasigma-7dm

El Día Mundial de la Diabetes se vuelca en la familia

La prevalencia de la diabetes mellitus sigue creciendo en el mundo. Actualmente son alrededor de 425 millones los adultos afectados por esta enfermedad, y muchos más los que se encuentran en riesgo de desarrollarla. El 14 de noviembre se celebra una nueva edición del Día Mundial de la Diabetes, este año con el lema «La diabetes concierne a cada familia».

Este año –junto con el próximo 2019– la Federación Internacional de Diabetes (FID) dedica su campaña mundial al papel de las familias. Bajo el lema «La diabetes concierne a cada familia», el principal objetivo de la campaña es aumentar la concienciación sobre el impacto que esta enfermedad tiene en los familiares, así como promocionar su papel en la gestión, la atención, la prevención y la educación.

Diabetes "tipo 3"
En opinión de Ángel Ramírez, periodista creador de la página web Canal Diabetes y de la iniciativa Diabetes Experience Day, es muy importante tener en cuenta a las familias y los entornos de la persona con diabetes. «Es lo que algunos definen como personas con “diabetes tipo 3” –explica–. Los tipo 3 son aquellos que conviven con una persona con diabetes, y su papel es fundamental. Son importantes porque acompañan, se solidarizan y, en casos extremos, en los que, por ejemplo, una persona con diabetes pueda perder la conciencia por una subida o bajada de azúcar, quienes mejor pueden atender y ayudar. La familia, el entorno, ayuda a las personas con diabetes a gestionar su patología. Es importante no sentirse solo cuando tienes diabetes».

Datos epidemiológicos
En el planeta hay alrededor de 425 millones de adultos afectados por la diabetes y se estima que en el año 2030 la cifra aumentará hasta los 522 millones. Al número de adultos se une otro millón de niños y adolescentes con diabetes tipo 1.

Uno de los datos más preocupantes que maneja la FID es que la mitad de los casos de diabetes tipo 2 no están diagnosticados. Además, no se trata de una enfermedad propia de países ricos, ya que tres cuartas partes de los afectados viven en países de rentas medias y bajas.

Dos tercios de las personas con diabetes están en edad laboral. La enfermedad representó un gasto sanitario superior a los 727.000 millones de dólares en 2017, cifra que supera los presupuestos combinados en defensa de Estados Unidos y Canadá. Y lo peor de todo: 1,6 millones de muertes son atribuidas directamente a la diabetes cada año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a las que hay que añadir 2,2 millones de defunciones más causadas por niveles de glucosa elevados, que incrementan el riesgo de enfermedad cardiovascular. «Incluso cuando los niveles de glucosa en sangre no son suficientemente altos como para confirmar el diagnóstico de diabetes –señala la OMS–, generan daño en el organismo, y el riesgo cardiovascular se incrementa a medida que aumentan los valores glucémicos».

Descubrir, prevenir y controlar
Los mensajes clave de esta edición del Día Mundial se en­globan, según la FID, en 3 áreas de actuación.

La primera consiste en descubrir la diabetes, puesto que su detección precoz también incumbe a la familia. En este sentido, la FID destaca que un diagnóstico y un tratamiento tempranos son fundamentales para ayudar a prevenir y retrasar las complicaciones de la enfermedad, así como para conseguir resultados saludables.

Asimismo, subraya que si la diabetes tipo 1 no se detecta precozmente, puede ocasionar discapacidad grave o incluso la muerte, por lo que es esencial que toda la población conozca sus signos y síntomas.

Del mismo modo, es importante que los familiares sean conscientes de que un mal control glucémico comporta un mayor riesgo de complicaciones, entre ellas la enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, la ceguera, la insuficiencia renal y la amputación de las extremidades inferiores.

La segunda área de actuación es la prevención. La FID recuerda a las familias que muchos casos de diabetes tipo 2 pueden prevenirse mediante la adopción de estilos de vida saludables, especialmente mediante dieta sana y ejercicio.

Si hay otros casos de diabetes en la familia, es necesario que sus miembros conozcan los signos de alerta y los riesgos que deben tenerse en cuenta, así como lo que pueden hacer para prevenir tanto la aparición de la enfermedad como sus complicaciones. De hecho, se considera que el 80% de los casos de diabetes tipo 2 son prevenibles mediante la adopción de estilos de vida saludables, y que el 70% de las muertes prematuras en adultos atribuibles a la enfermedad se deben a comportamientos iniciados en la adolescencia.

La OMS refuerza estos mensajes destacando la importancia de tener un peso normal; practicar ejercicio regular de intensidad moderada, al menos 30 minutos al día; seguir una dieta sana evitando la ingesta de azúcar y grasas saturadas; y no fumar, dado que el consumo de tabaco incrementa el riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular.

Por último, la tercera área de actuación se centra en el cuidado y el control de la diabetes. En este sentido, se hace hincapié en que el cuidado requiere un tratamiento diario, una monitorización regular, una dieta sana y una educación continua, y para todo ello es crucial el apoyo de la familia.

Según la OMS, son varias las intervenciones que han demostrado ser coste-efectivas. Por supuesto, destaca el control glucémico con insulina y otros fármacos, pero también son fundamentales el control de la presión arterial y el cuidado de los pies. También han demostrado ser intervenciones coste-efectivas el cribado y tratamiento de la retinopatía diabética, el control de los valores lipídicos, y el cribado y el tratamiento de los signos precoces de insuficiencia renal derivados de la diabetes.

La FID resalta que todos los profesionales sanitarios deben tener el conocimiento y las habilidades necesarias para ayudar a las personas con diabetes y a sus familias a controlar la enfermedad. También que la educación y el apoyo continuos deben ser accesibles para todos los afectados y sus familiares, lo mismo que los medicamentos y la asistencia.

Sin embargo, a escala global, menos de la mitad de pacientes con diabetes y solamente 1 de cada 4 familiares tienen acceso a programas educativos sobre la enfermedad. Además, 1 de cada 5 profesionales sanitarios no recibe formación de posgrado en diabetes.

Para Ángel Ramírez la situación de la educación en diabetes en España es muy deficiente. «Faltan profesionales sanitarios especializados en educación en diabetes –declara–. La Sociedad Española de Diabetes lleva años denunciando la falta de este tipo de profesionales. Los equipos médicos tienen pocos educadores para ello, pero un paciente con diabetes necesita actualizar sus conocimientos, resolver sus dudas y conocerse de la mejor forma posible. Gran parte de su tratamiento depende de él y necesita estar bien formado. Es su vida y su salud lo que están en juego, que no es poco».

Impacto emocional
El diagnóstico de la diabetes tiene un fuerte impacto emocional en la persona afectada, que también se traslada a los miembros de su familia. Para la organización británica Diabetes Care UK, ese diagnóstico puede constituir un evento estresante y, en ocasiones, provocar que la persona afectada atraviese una etapa de duelo, habitualmente compartida con sus familiares.

Con frecuencia, la pareja, los padres u otros familiares de la persona con diabetes experimentan ansiedad sobre su salud a largo plazo, pero la citada organización subraya que, si bien la enfermedad puede dar lugar a complicaciones graves, éstas pueden prevenirse con un buen control.

Los episodios de hipoglucemia suelen ser percibidos por los familiares como experiencias desconcertantes, especialmente cuando son graves. Es habitual que generen incluso más ansiedad en los miembros de la familia que en los propios pacientes. Si se trata de episodios leves, pueden ser tratados con relativa facilidad, pero unos niveles muy bajos de azúcar en sangre pueden causar convulsiones, provocar que el paciente no responda o conducir a un comportamiento irracional que, a menudo, es angustioso para las personas allegadas.

Futuros retos
En opinión de Ángel Ramírez, el principal desafío hoy día respecto a la diabetes tipo 1 es seguir apostando por conocer el origen de la enfermedad y buscar una cura. «A fecha de hoy, todavía se desconoce qué provoca la diabetes tipo 1, lo que complica dar con la solución –apunta–. Respecto a los pacientes, es necesario seguir apostando por una educación en tiempo real, para que las dudas que presenten diariamente sobre su enfermedad puedan resolverlas los propios afectados».

Respecto a la diabetes tipo 2, el reto también es muy ambicioso, a su juicio. «En primer lugar, sería necesario que todos tomáramos conciencia de que se trata de una epidemia –comenta– y de que las cifras deben estancarse y no seguir creciendo. Eso se consigue con mucha información y con el apoyo de las distintas administraciones. Son éstas las que deben apostar por los hábitos saludables a través de sus políticas. Una buena alimentación y la práctica de ejercicio físico resolverían este gran problema de salud pública mundial».

 

 

consejo experto Apps y redes sociales en diabetes
Belén Benito Badorrey. Médico de Familia

 


La tecnología digital ha cambiado la forma en que nos comunicamos. Así, el teléfono móvil es el dispositivo más utilizado para acceder a internet y consultar temas de salud1.

En la diabetes mellitus (DM), la tecnología digital supone uno de los mayores avances en la gestión y conocimiento de la enfermedad de los últimos años, y permite llegar a la mayoría de las personas afectadas.

Actualmente existen en el mercado unos 5 millones de aplicaciones móviles (apps)2 de todo tipo, entre ellas 400.000 para salud en general (m-health) y 1.200 para el cuidado de la DM.

Las utilidades que frecuentemente ofrecen las apps para la DM son:

- Monitorización: glucemia (descarga directa desde los glucómetros y/o anotación manual), peso, presión arterial, ejercicio...
- Nutrición: bases de datos de alimentos, recuento de hidratos de carbono, registro de ingesta.
- Actividad física: registro y monitorización.
- Automatizar tareas: avisos de toma de medicación, medición de la glucemia.
- Educación diabetológica: formación de pacientes y profesionales.
- Conexión a redes sociales: compartir experiencias, ideas.
- Ayuda en la toma de decisiones.
- Transferir y almacenar datos obtenidos de otros dispositivos, como pulseras wireless de actividad o glucómetros flash subcutáneos.

Las apps ofrecen muchas ventajas, como la facilidad de acceso y manejo, el soporte inmediato, la conexión entre iguales, una mejor calidad de vida, menos complicaciones y mejora del control metabólico2, lo que permite que las personas con DM sean más activas en la gestión de su enfermedad.

Las apps de redes sociales son las más utilizadas. Aunque constituyen una fuente de información y gran apoyo para las personas con DM, hay que ser cautos con la información que se aporta o recibe y verificar las fuentes de procedencia.

Los pacientes y los profesionales debemos estar alerta respecto a la protección y la seguridad de las apps para que su uso no perjudique la salud3,4: Algunos criterios que cabe tener en cuenta son los siguientes:

- Fuentes confiables: claridad de autoría y términos de uso, actualización.
- Distintivo de calidad.
- Diseño y facilidad de uso, rendimiento y medición adecuada.
- Popularidad.
- Utilidad y actualización de los contenidos.
- Privacidad de los datos aportados.
- Publicidad.
- Catalogación como producto sanitario.

7DM882 EN PORTADA tabla1

 

 

Lecturas recomendadas
Hou C, Carter B, Hewitt J, Francisa T, Mayor S. Do mobile phone applications improve glycemic control (HbA1c) in the self-management of diabetes? A systematic review, meta-analysis, and GRADE of 14 randomized trials. Diabetes Care. 2016; 39(11): 2.089-2.095.
Metaanálisis publicado en Diabetes Care que evalúa el efecto de las aplicaciones de los móviles sobre la reducción de la HbA1c.

López Seguí F, Pratdepadua Bufill C, Abdon Giménez N, Martínez Roldán J, García Cuyas F. The prescription of mobile apps by primary care teams: a pilot project in Catalonia. JMIR Mhealth Uhealth. 2018; 6(6): e10701.
Es un estudio piloto, y posible germen de lo que será el futuro en prescripción, transmisión y evaluación de las funciones de las apps desde la atención primaria, integrando los datos en la historia clínica del paciente.

 

Bibliografía
Perfil sociodemográfico de los internautas (Datos INE, 2016). Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Octubre de 2018. Disponible en: www.ontsi.red.es/ontsi/es/content/perfil-sociodemográfico-de-los-internautas-datos-ine-2016

Hou C, Carter B, Hewitt J, Francisa T, Mayor S. Do mobile phone applications improve glycemic control (HbA1c) in the Self-management of diabetes? A systematic review, meta-analysis, and GRADE of 14 randomized trials. Diabetes Care. 2016; 39(11): 2.089-2.095.

Decálogo de cómo informar en redes sociales sobre diabetes. Grupo de Trabajo Diabets 2.0. Sociedad Española de Diabetes. Disponible en: http://www.sediabetes.org/modulgex/workspace/publico/modulos/web/docs/apartados/38/300516_
120923_5706077310.pdf

Decálogo sobre la utilización de apps en diabetes. Grupo de Trabajo Diabets 2.0. Sociedad Española de Diabetes. Disponible en: http://www.sediabetes.org/modulgex/workspace/publico/modulos/web/docs/apartados/38/200616_083429_8291533254.pdf

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en %PM, %14 %622 %2018 %13:%Nov

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad