publicidad


Manifiesto contra el estigma de la enfermedad mental

El pasado martes 8 de noviembre se inauguró en el Palacio de Exposiciones y Congresos Ciudad de Oviedo el XV Congreso Nacional de Psiquiatría, el evento científico relativo a la salud mental más importante de Latinoamérica. El congreso, organizado por la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) y la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM), acogió a más de 2.000 profesionales de la salud mental, tanto españoles como extranjeros, además de la asistencia de los líderes de la Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA), la Asociación Europea de Psiquiatría (EPA) y la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL).

Una de las actividades realizadas durante el XV Congreso Nacional de Psiquiatría, fue la aprobación y promulgación del «Manifiesto de Oviedo». Este manifiesto, promovido por la SEP, la SEPB y la FEPSM, tiene como objetivo informar a políticos, profesionales sanitarios, periodistas y a la ciudadanía en general sobre la necesidad de erradicar el estigma y la discriminación que siguen existiendo en lo relativo a las personas con enfermedad mental. Los pacientes con un diagnóstico de enfermedad mental grave son las que más sufren este problema, a pesar de que con el adecuado tratamiento mantienen en la mayor parte de los casos un comportamiento normal y son capaces de desarrollar una actividad vital como la de cualquier otra persona integrada en la sociedad.

Estas tres entidades recuerdan que en España ya existe un marco legal que obliga a la protección de los pacientes contra el estigma. Y hacen un llamamiento a los medios de comunicación, por su capacidad de alcance e influencia en la opinión pública. Los expertos abogan incluso por un cambio de terminología que se emplea para referirse a estos pacientes, inclinándose por el uso de la fórmula «personas con enfermedad mental», o «personas con diagnóstico de...», al igual que ocurre con las personas con discapacidad.

Ley de Dependencia

Otra de las cuestiones tratadas en el XV Congreso Nacional de Psiquiatría fue la Ley de Dependencia. Sobre ella, José Giner, recordó que «la inclusión de las personas con enfermedad mental en la Ley de Dependencia se hizo casi en el momento final de su tramitación en el Congreso, tras un árduo trabajo para que esto fuera así por parte del SEP, SEPB y FEPSM». En un principio, «esta Ley se diseñó teniendo en cuenta a las personas con dependencia física, sin prestar la importancia debida a las personas con patologías neuropsiquiátricas que muestran graves problemas en dependencia».

Todo ello conllevó «la adopción de una serie de cambios, aumentando los ítems de las guías de aplicación». De este modo, se ha llegado a «una situación en la que los profesionales encargados de la aplicación de las guías desarrollan esta labor en base a unos cursos de formación. La diversidad de cursos ha propiciado que en las diversas comunidades autónomas de España se esté aplicando la Ley de Dependencia con unos criterios más restrictivos en unas y más amplios en otras. Todo ello, da como resultado una gran desigualdad y heterogeneidad en la atención a las personas con diagnóstico de enfermedad mental que está perjudicando notablemente a los pacientes y a sus familias».

Por estos motivos, Juan Giner expuso cuatro medidas para tratar de paliar la próxima reforma de la Ley de Dependencia. La primera haría referencia a la «adopción de nuevos baremos en los que se recoja de manera expresa y clara la situación de las personas con enfermedad mental dentro de la Ley de Dependencia». La segunda iniciativa se encaminaría a «una toma de conciencia por parte de los responsables de la aplicación de esta ley en las comunidades autónomas con el fin de llegar a un consenso que permita la aplicación de una manera homogénea de la atención a los pacientes dependientes de este ámbito». Como tercer punto citó «la necesidad de mejorar la formación de los profesionales encargados de la aplicación de los baremos, aumentando su conocimientos sobre las particularidades de este colectivo». Y por último «que los psiquiatras tomen una mayor conciencia de este problema, conozcan mejor los baremos y participen de una manera más activa a la hora de baremar a los pacientes».

Informe sobre la salud mental en Europa

Durante la realización del Congreso también se presentaron las conclusiones del informe 2011 del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología. La principal conclusión de este informe muestra que el 38% de los europeos sufren cada año, al menos, un tipo de trastorno neuropsiquiátrico. Teniendo en cuenta que el universo del estudio es la población europea (514 millones de personas), la cifra de afectados sería aproximada a los 165 millones de personas. Se ha puesto de manifiesto que el tratamiento de trastornos mentales sigue siendo deficiente en la UE. Del total de casos anuales, sólo entre un 2 y un 9% de pacientes (dependiendo de los países) recibe un tratamiento mínimamente adecuado. Además, sólo de un 8 a un 16% se encuentran en contacto con la especialidad médica correspondiente, y únicamente entre el 30 y el 52% de los pacientes con trastornos mentales mantiene el contacto con un profesional sanitario.

En cuanto a los diagnósticos más frecuentes, encabeza la lista la ansiedad, con un 14% (unos casi 30 millones de personas afectadas), entre los que se incluyen trastornos de pánico, agorafobia, fobia social, fobias específicas y el trastorno generalizado de ansiedad. Los siguientes trastornos en prevalencia son el insomnio (7%), depresión (6.9%), demencia (5,4), trastorno por déficit de atención e hiperactividad (5%), trastornos somáticos (4,9%) y adicción al alcohol (3,4%).

Con respecto a los principales trastornos mentales según grupos de edad, el informe incluye en la infancia y adolescencia el retraso mental, hiperactividad, trastornos de la conducta, trastorno generalizado del desarrollo, fobias, anorexia nerviosa, etc. En la adolescencia tardía, el abuso de drogas, los trastornos de pánico, el trastorno obsesivo-compulsivo, los trastornos del ánimo y somáticos, la esquizofrenia y la bulimia nerviosa se encuentran como los más frecuentes. En la edad adulta, destacan la adicción a las bebidas alcohólicas, depresión, ansiedad generalizada, problemas del sueño, esclerosis múltiple y tumores cerebrales, entre otros. Por último, las personas mayores muestran un mayor número de casos de ictus, párkinson, demencias y trastornos del sueño.

Por todo ello, los expertos han recalcado que los trastornos del cerebro suponen el 27% de la carga de la discapacidad causada por enfermedad en Europa. En este sentido, a diferencia de otros grupos de enfermedades, gran parte de los costes de los trastornos mentales y varios de los trastornos neurológicos son debidos a altos costes indirectos y no al coste directo de los tratamientos. Por ejemplo, los expertos han señalado que el coste de la medicación en estas patologías es menos del 10% del total de la carga, siendo el mayor coste directo el correspondiente a la hospitalización.

Estado de la psiquiatría en España

El profesor Julio Vallejo, presidente de la FESPM ha indicado dentro del XV Congreso Nacional de Psiquiatría, que «la psiquiatría española está, en investigación científica, al máximo nivel europeo, como queda constatado con el número de investigaciones y publicaciones en revistas científicas. Se trata éste de un parámetro objetivo cuantificable y que en nuestro caso nos coloca en un lugar principal en Europa.» El especialista resaltó que «entre los aspectos que actualmente más se están investigando en España se pueden enumerar la esquizofrenia, la depresión, los trastornos de la alimentación, y los trastornos obsesivos, por resaltar quizá los más significativos.»

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2013 06:21

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Comunidad