publicidad


Presentada la «Guía de sedación paliativa»

La Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) han presentado la Guía de Sedación Paliativa, un documento elaborado por la Comisión Central de Deontología Médica de la OMC y la SECPAL, y aprobado por la Asamblea General, en la que están representados los 52 colegios médicos de España.

«La mejor manera de luchar contra la eutanasia es la sedación paliativa, con la que se pretende que ningún enfermo sufra innecesariamente al final de la vida», según ha explicado el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín en la presentación de este documento, acto en el que participaron Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología de la OMC, y Javier Rocafort, presidente de la SECPAL.

«Muchos pacientes mueren con dolor, ansiedad y sin el apoyo emocional necesario; incluso, algunos, mueren solos. Los médicos queremos convertir la sedación en la agonía en una práctica de uso cotidiano, si cumple los requisitos de buena praxis» afirmó Rodríguez Sendín, para quien «los que impiden que estas prácticas adquieran el rango de normales y se practiquen como tales son los mejores colaboradores para que un día la eutanasia se instale en España». Tras aludir a «la etapa de eslóganes y titulares sobre la muerte digna» del partido en el Gobierno, que «no ha sabido o no ha podido dar una respuesta satisfactoria», los médicos queremos, con esta guía «dar una respuesta más a los compromisos de la profesión y, en definitiva, conseguir que ningún paciente desee morir por falta de atención y asistencia».

Por su parte, Gómez Sancho, uno de los primeros profesionales que en 1989 empezó a trabajar en medicina paliativa con la creación de la Unidad de Medicina Paliativa que actualmente dirige en el Hospital de Gran Canaria Dr. Negrín, aseguró que «aproximadamente el 20% de los enfermos al final de la vida presentan uno o varios síntomas refractarios a los tratamientos disponibles y la única forma de poder ayudarlos es disminuyendo su consciencia. Las indicaciones más frecuentes de sedación son las situaciones extremas de delirium hiperactivo, nauseas/vómitos, disnea, dolor, hemorragia masiva y ansiedad o pánico, siempre que no hayan respondido a los tratamientos indicados y aplicados correctamente durante un tiempo razonable».

Javier Rocafort, presidente de la SECPAL, que agrupa a más de 1.800 profesionales que trabajan en esta disciplina médica, afirmó que «la necesidad de sedar a un enfermo en fase terminal obliga al médico a evaluar los tratamientos que hasta entonces ha recibido el enfermo» y añadió que «no es aceptable la sedación ante síntomas difíciles de controlar, cuando éstos no han demostrado su condición de refractarios».

Desde el punto de vista de la ética y deontología médica, la Guía establece una clara diferencia entre sedación paliativa y eutanasia. «La frontera entre ambas -explica- se encuentra en la intención, en el procedimiento empleado, y en el resultado. En la sedación se busca disminuir el nivel de conciencia, con la dosis mínima necesaria de fármacos, para evitar que el paciente perciba el síntoma refractario. En la eutanasia se busca deliberadamente la muerte anticipada tras la administración de fármacos a dosis letales para terminar con el sufrimiento del paciente».

La sedación paliativa implica para el enfermo renunciar a experimentar conscientemente la propia muerte y tiene también para su familia importantes efectos psicológicos y afectivos. Por ello, la decisión de recibir sedación paliativa -según la Guía- tiene que ser el resultado de una deliberación sopesada y una reflexión compartida acerca de la necesidad de disminuir el nivel de conciencia del enfermo como estrategia terapéutica. Y añade que la sedación ha de estar siempre bien indicada y bien efectuada, siendo los elementos fundamentales el consentimiento, la administración de fármacos a dosis adecuadas y la evaluación. En el documento se explican una serie de términos y aspectos que tienen relación con la sedación paliativa y que van desde el consentimiento informado, enfermedad incurable avanzada, enfermedad o situación terminal, situación de agonía, síntoma refractario y síntoma difícil, hasta la descripción de los propios cuidados paliativos. También hace una serie de indicaciones para aplicar la sedación paliativa, entre otras, que exista un sufrimiento intenso causado por síntomas refractarios (aquellos que no pueden ser adecuadamente controlados con los tratamientos disponibles), que el enfermo o en su defecto la familia haya otorgado el adecuado consentimiento informado y que el enfermo haya tenido oportunidad de satisfacer sus necesidades familiares, sociales y espirituales.

La Guía de la Sedación Paliativa es un documento que da un paso más sobre la atención médica al final de la vida que se recoge en el nuevo Código de Deontología Médica aprobado este mismo año por la OMC, en el que se aborda la sedación en la agonía como algo «científica y éticamente correcto sólo cuando existen síntomas refractarios a los recursos terapéuticos disponibles y se dispone del consentimiento del paciente implícito, explícito o delegado».

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2013 06:21

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Comunidad