alfasigma-7dm


Una operación intraútero realizada en Vall d’Hebron consigue que una niña con espina bífida pueda andar

Un equipo multidiciplinario del Hospital Universitario Vall d'Hebron (Barcelona) ha logrado paliar mediante cirugía intrauterina un grave caso de mielomeningocele en una niña que había sido diagnosticada de esta malformación antes de nacer.

Se trata de la primera vez que se realiza una intervención de estas características en Cataluña, al aplicarse una cirugía fetal abierta mínimamente agresiva para el feto. En la intevención, que se llevó a cabo en la semana 23 de gestación, se puso en práctica por primera vez en humanos una técnica quirúrgica que había sido desarrollada en el Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) y probada en conejos y ovejas

El mielomeningocele -más conocido como espina bífida- es una malformación congénita muy compleja que afecta al cierre de la columna vertebral y la médula espinal y todos sus nervios, que al estar en contacto con el líquido amniótico durante el embarazo sufren un deterioro añadido que empeora el nivel de parálisis. Aún hoy representa la segunda causa de discapacidad física en la infancia y las secuelas más frecuentes son problemas para caminar, falta de control de esfínteres, hidrocefalia y malformación de Chiari II. En España esta malformación afecta a 1 de cada 1.000 nacidos vivos.

La intervención, realizada por cirujanos fetales, conjuntamente con los obstetras de la unidad de medicina fetal, consistió en abrir el útero como si fuera una cesárea, de manera que la espalda del feto quedara expuesta, corregir el defecto fetal y, posteriormente, volver a cerrar el útero. Para minimizar los riesgos para el feto, el equipo de Vall d'Hebron ha creado un parche para tapar la médula espinal. El parche está diseñado como una piel sintética provisional y permite que la piel crezca por encima y sustituya al parche. De esta forma, la médula espinal dejó de estar expuesta al líquido amniótico y no sufrió más daños a medida que avanzó la gestación. No obstante, parte del daño ya estaba hecho, ya que en condicicones normales el tubo neural queda sellado a la cuarta semana de gestación, por lo que en este caso fue acumulando daños hasta la semana 23.

La protagonista de este espectacular despliegue técnico, Esther, nació el pasado 23 de mayo a las 32 semanas de gestación. Ahora ha cumplido ya 5 meses y medio, mueve las rodillas, y los especialistas de Vall d'Hebron creen que podrá caminar sin ningún tipo de ayuda. Por otra parte, sigue necesitando drenaje para el exceso de líquido que tiene en el cerebro y aún se desconoce si tendrá control de esfínteres.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2013 06:21

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad