publicidad
adlinkinternational


Un estudio pretende averiguar la incidencia y causas de los ictus silentes

Un estudio coordinado desde el grupo de investigación Neurovascular del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR) intenta determinar, por primera vez, cuál es la frecuencia de los ictus silentes, es decir, los que pasan desapercibidos y sin manifestaciones clínicas, en la población mediterránea.

Uno de los problemas más graves de los neurólogos es la prevención de la recurrencia del ictus. Se estima que tras un primer episodio de ictus entre un 6-12% de los pacientes presentan un segundo ictus en el primer año y hasta el 30% durante los siguientes 5 años; por ello se focalizan muchos esfuerzos en la prevención de este segundo ictus. Sin embargo, cuando un paciente ingresa en un hospital afectado por un ictus, en un elevado porcentaje de las pruebas de imagen que se realizan (RMN, TAC s, etc.), aparecen lesiones antiguas compatibles con ictus previos que a veces los pacientes no refieren haber sufrido.

El estudio sobre los infartos cerebrales silentes en población española está siendo realizado por investigadores del VHIR, neurólogos de este mismo hospital y centros de atención primaria de su zona de referencia. Se trata de un estudio observacional en el que se analiza a lo largo del tiempo y de forma prospectiva la relación entre la aparición de infartos silentes y otros factores clínicos, radiológicos, biológicos y hemodinámicos. El estudio se realiza en un grupo de 1.000 pacientes con hipertensión arterial esencial y edades comprendidas entre 50 y 70 años, atendidos por los equipos de atención primaria de la zona de referencia del Hospital Universitario Vall d'Hebron. De entre estos pacientes sin manifestaciones clínicas, de los que ya se han analizado 600, se espera poder determinar el porcentaje que presentan lesiones en la resonancia magnética compatibles con ictus anteriores asintomáticos.

Los datos de países como EEUU, Japón y Holanda sitúan la cifra de infartos cerebrales silentes en la población general en torno al 10% en la población de 65 años, 15% a los 70, 20% a los 75 y, a partir de los 80 años, más de una de cada tres personas. Si se trata de personas que sufren factores de riesgo vascular (hipertensión, diabetes, etc.) las cifras se incrementan. «La idea -explica Pilar Delgado, investigadora principal de este proyecto- es ir un poco más allá de los factores de riesgo conocidos hasta ahora y poder identificar subgrupos de población con los riesgos más altos y, en base a nuestros resultados, tal vez poder emitir algún tipo de recomendación que pudiera cambiar la tendencia actual».

«Si se confiman, en la cuenca mediterránea los datos que tenemos de otros países, los resultados podrían aportar la suficiente evidencia científica como para justificar acciones casi de cribado entre los pacientes que presentaran determinadas características o factores de riesgo», explica Joan Montaner, jefe del grupo de investigación neurovascular del VHIR, desde donde se coordina este proyecto. «Todo ello, debe permitir uno de los grandes retos actuales: poder prevenir los ictus que sí dan sintomatología y determinar la población diana de posibles estrategias para la prevención primaria del ictus. En definitiva, evitar que los pacientes sufran ictus, ni silente ni manifiesto», concluye Montaner.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2013 06:21

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad