Vall d’Hebron lidera un estudio sobre la transmisión familiar del SARS-CoV-2 por parte de los menores

Vall d’Hebron lidera un estudio epidemiológico para analizar la transmisibilidad intrafamiliar del SARS-CoV-2 a partir de los pacientes pediátricos que han sufrido la infección. El estudio se realizará en base a los menores de 18 años con diagnóstico confirmado de COVID-19 durante el periodo de confinamiento y que constan en el registro de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Catalunya (AQuAS). El objetivo es estudiar la secuencia de contagios durante la etapa de confinamiento entre los menores y los adultos con quienes conviven. También se estudiará la secuencia de contagios de los casos diagnosticados después del confinamiento. Este estudio se hace gracias a la colaboración de la Secretaría de Salud Pública de Catalunya y la Sociedad Catalana de Pediatría.

En primer lugar, se realizará una encuesta telefónica a las familias para conocer los datos clínicos y epidemiológicos de la COVID-19 de estos pacientes pediátricos, los factores de riesgo o comorbididades. También se evaluará a los contactos que establecieron los menores con los convivientes en el núcleo familiar y aquellas personas con las cuales mantuvieron contacto frecuente (diario o como mínimo de una vez a la semana, como por ejemplo canguros o abuelos), así como la afectación por el virus que han tenido estos adultos. A los participantes de esta evaluación epidemiológica que no tengan confirmación previa de la infección se les ofrecerá someterse a un estudio serológico, para establecer si han sufrido una infección por el SARS-CoV-2. También se ofrecerá a aquellos familiares de pacientes pediátricos que presenten indicios de tener una infección activa de SARS-CoV-2 la opción de realizarse una PCR en muestra respiratoria.

“A pesar de que la práctica clínica y los diferentes estudios internacionales nos indican que los niños son menos transmisores del SARS-CoV-2 y presentan síntomas en general más leves, queremos contar con datos epidemiológicos, clínicos y sociales cuidadosos y propios de nuestro territorio que permitan tomar decisiones de futuro como por ejemplo el retorno a las escuelas de los menores”, expone Pere Soler, jefe de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría de Vall d’Hebron. Una cincuentena de hospitales y centros de atención primaria de toda Catalunya participan en este estudio epidemiológico, que lidera Vall d’Hebron: el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona, el Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida, el Hospital Universitario de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona, el Hospital Universitario Josep Trueta, el Hospital de Santa Caterina de Girona y el Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona son ejemplos.

“Al principio de la pandemia de la COVID-19 se aplicaron los mismos criterios de prevención que con la gripe, un virus respiratorio del que los niños son uno de los principales grupos transmisores, y en consecuencia se decidió el cierre de las escuelas como primera medida para evitar la expansión comunitaria”, reflexiona Antoni Soriano, de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría. “Este paradigma ha quedado trastocado por la experiencia específica con el SARS-COV-2 y hay que revisarlo a la luz de las nuevas evidencias científicas”, añade.

En este sentido, Vall d’Hebron ya ha realizado un estudio de criba con los pacientes pediátricos asintomáticos a los cuales, por diferentes motivos asistenciales, se ha realizado una PCR en muestra respiratoria, como por ejemplo que tenían que someterse a cirugías o pruebas médicas. Los profesionales de enfermería son clave en este estudio, porque se encargan de realizar la extracción. De 1.056 pacientes pediátricos asintomáticos que se han realizado una PCR en Vall d’Hebron del 4 de mayo al 27 de julio solo 6 (un 0,5%) han dado positivo.

“Consideramos que de cara a la vuelta a las escuelas es clave conocer cómo funciona la cadena de transmisión del SARS-CoV-2 entre los menores y los adultos”, explica Magda Campins, jefa del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología de Vall d’Hebron. Según destaca, el trabajo multidisciplinario entre la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría, el Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología y el Servicio de Microbiología de Vall d’Hebron ha sido fundamental en el diseño del estudio sobre la cadena de transmisión en el núcleo familiar de los niños con COVID-19 de Catalunya.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad