Imprimir esta página

Catalunya aplicará en otoño un nuevo modelo para el sobrepeso infantil

  • 17 Junio 2019

Pretende actuar, escalonadamente y con un abordaje comunitario, en cinco ámbitos: alimentación, actividad física, sedentarismo, horas de sueño y otras conductas. Para ello se formará a los equipos de pediatría de atención primaria, especialmente enfermería, con apoyo de otros profesionales, como dietistas-nutricionistas.

El Departamento de Salud comenzará a aplicar a partir del otoño una nueva manera de abordar uno de los problemas prioritarios de salud pública en Cataluña y en todo el mundo: el exceso de peso y, más concretamente, en la población infantil, en tanto que es una problemática que a menudo se mantiene en el paso a la vida adulta.

Lo hará con el nuevo modelo de prevención y atención al exceso de peso infantil, que se ha elaborado con la colaboración de sociedades científicas y representantes de entidades. El modelo pretende actuar, en los niños y sus familias, sobre cinco ámbitos - alimentación, actividad física, sedentarismo, horas de sueño, y otros conductas- e implica los profesionales de la salud con formación específica y a las familias, en colaboración con los recursos comunitarios y de salud pública.

A grandes rasgos, sus objetivos son promover un entorno saludable -escuela, espacios de ocio, comunidad, etc.- y mejorar la capacidad de los equipos de atención primaria en el abordaje, especialmente de la enfermera, acompañada de otros profesionales de apoyo. También se pretende homogeneizar la intervención de otros dispositivos de apoyo y garantizar la continuidad asistencial entre niveles y profesionales.

Las principales novedades del plan
El plan abarca actuaciones universales de seguimiento y consejo, pero se intensifica y pone énfasis en familias con menos recursos, planteando fases progresivas en relación con las necesidades del niño. Además, incorpora varias novedades.

En primer lugar, contempla la formación en prevención y atención al exceso de peso infantil para los equipos de pediatría de atención primaria, escuelas y recursos comunitarios. En segundo lugar, incluye la disposición de una dietista-nutricionista de apoyo, tanto para el abordaje individual, como grupal o comunitario. También se contará con otros apoyos necesarios o relevantes, como expertos en actividad física o psicología, y se trabajará cualitativamente para identificar mensajes claves que lleguen a los niños y a las familias con especiales dificultades. Todo ello, en la línea de garantizar un abordaje que implique y movilice todos los recursos comunitarios.

Antes de extenderlo por toda Cataluña, el programa arrancará con una prueba piloto en varias zonas de características diferenciales y en el marco de la Estrategia Nacional de Atención Primaria y Salud Comunitaria (ENAPISC). En una primera fase, las elegidas son el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs (del Área Básica de Salud con mayor prevalencia registrada de obesidad infantil) y Osona (donde se están trabajando iniciativas para prevenirla desde hace tiempo). En todos los casos, se partirá sobre el trabajo que ya están desarrollando los equipos de atención primaria de la mano de los ayuntamientos, escuelas y entidades comunitarias.

La incidencia relevante de los determinantes sociales
El nuevo modelo quiere hacer disminuir la prevalencia de exceso de peso en los niños, que afecta al 35,6% de los niños de entre 6 y 12 años, según datos de la Encuesta de Salud de Cataluña (ESCA) 2017-2018. Este porcentaje se divide entre el 25% que tiene sobrepeso y el 10% que presenta obesidad. Desde 2006 hasta los años 2013 y 2014 la prevalencia de sobrepeso decreció; a partir de entonces y hasta el 2017 se ha seguido una tendencia creciente.

El exceso y el sobrepeso afecta por igual niños y niñas, pero la obesidad es más frecuente en ellos (13,6%) que en ellas (7,2%). Esta problemática también se distribuye de forma desigual según el nivel socioeconómico, lo que confirma que los determinantes sociales tienen mucha incidencia. De hecho, la prevalencia de obesidad infantil registrada en algunas áreas básicas de salud es más de 9 veces más alta que en otros: por ejemplo, la obesidad infantil en La Mina es de un 24%, mientras que en Sarrià Sant Gervasi es del 2,6% (datos eCAP 2016). Sin embargo, no se observan diferencias por región sanitaria.

El 35,1% de la población de 3 a 14 años tiene un estilo de ocio activo; es decir, al menos hace una hora al día de deporte o de juego en el parque o en la calle. Además, casi una tercera parte de la población de 3 a 14 años consume productos hipercalóricos más de 3 veces a la semana (27% de los niños y 32,9% de las niñas). El porcentaje es más elevado en clases sociales menos favorecidas y, en general, ellas tienen una prevalencia más alta que ellos. Por último, se calcula que sólo el 7,8% de los niños de 0 a 14 años cumple la recomendación de consumir 5 raciones de frutas y hortalizas al día.

Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)