Una infección por Klebsiella pneumoniae causa la muerte a dos bebés prematuros en Vall d’Hebron

Dos recién nacidos prematuros extremos han muerto en Vall d’Hebron los días 22 y 24 de abril. Un niño nacido a las 24 semanas con 680 gramos de peso y un niño nacido a las 25 semanas con 485 gramos. El niño de 680 gramos nació el 15 de abril y tres días después presentaba un cuadro de sintomatología compatible con enterocolitis y un cuadro de sepsis. El niño de 485 gramos nació el 16 de abril y seis días después presentaba un cuadro de sintomatología compatible con enterocolitis y un cuadro de sepsis. En ambos casos se realizó tratamiento sintomático, soporte vital y terapia con antibióticos de amplio espectro.

Como explica Rocío Cebrián, subdirectora asistencial de Vall d’Hebron, “la enterocolitis es una patología muy frecuente entre los prematuros, que causa la inflamación del intestino y facilita el paso de las bacterias a la circulación sanguínea”. En ambos casos, como añade Rocío Cebrián, “el germen asociado a la sepsis ha sido la Klebsiella pneumoniae BLEE, una bacteria multirresistente”. Por lo tanto, la causa de la muerte es “una combinación de las complicaciones derivadas de la extremada fragilidad propia de los niños prematuros sumadas a la sepsis”.

La extremada prematuridad y el bajo peso de los niños son factores que influyen de forma muy considerable en la probabilidad de supervivencia. “En los niños nacidos con menos de 700 gramos, la supervivencia en todo el Estado es del 46% mientras que en Vall d’Hebron es del 80%. Hace 10 años, el límite de la viabilidad de los niños estaba en 24 semanas y 500 gramos”, ha añadido Rocío Cebrián.

Magda Campins, jefa del Servicio de Epidemiología y Medicina Preventiva de Vall d’Hebron, ha señalado que “la presencia y contagio de estas bacterias no es una situación excepcional en los hospitales y menos en una UCI a causa del extenso uso de antibióticos y de mucha instrumentación”. Desde la detección de estos dos casos de infección por Klebsiella pneumoniae BLEE, “los dos niños estuvieron aislados con medidas muy estrictas de protección y había personal dedicado exclusivamente a ellos”, añade Magda Campins.

Además, Vall d’Hebron ha aplicado las medidas necesarias para evitar nuevas complicaciones asociadas a esta bacteria. “Hemos realizado análisis para descartar fuentes ambientales de la bacteria. También estamos estudiando los 45 niños ingresados y hemos detectado la presencia de la bacteria en 8 niños más que no presentan síntomas. No se trata de un hecho excepcional, puesto que esta bacteria es frecuente a los hospitales. Estos niños reciben la atención sanitaria para evitar que desarrollen una infección”, indica Magda Campins.

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en 30 Abr 2019, 07: 34

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad