XXX Congreso de la Sociedad Española de Diabetes: todo un paradigma de cronicidad

La diabetes se ha erigido en el paradigma de trastorno crónico, siendo actualmente la enfermedad sobre la que se dispone de mayor evidencia en cuanto a la efectividad del modelo de atención crónica en el que intervienen diferentes profesionales de la salud. Partiendo de esta realidad, la Sociedad Española de Diabetes está realizando en Sevilla un congreso nacional que pretende “ser un punto de encuentro del equipo multidisciplinar que atiende a las personas con diabetes a lo largo de su vida”, destaca Antonio Pérez Pérez, presidente del comité científico.

Andalucía: un millón de diabéticos
El 15,3% de la población adulta andaluza mayor de 18 años (equivalente al 7-8% de la población general) tiene diabetes, lo que supone que prácticamente hay un millón de personas con diabetes en Andalucía. Estos son solo algunos de los datos que ha dado a conocer la directora del Plan Integral de Diabetes de Andalucía, María Asunción Martínez Brocca, durante el congreso.

La inmensa mayoría (90% o más) son casos de diabetes tipo 2. De ellos, una tercera parte desconocen que tiene diabetes; el resto serían las personas con diabetes tipo 2 conocida en Andalucía, que actualmente se sitúa en unas 670.000 personas. Otro 15% de la población adulta se encuentra en una situación de riesgo elevado de padecer diabetes tipo 2 (prediabetes).

En el período 2008-2014, los ingresos hospitalarios por diabetes han descendido progresivamente, tanto si se analizan sobre población total (representaría el impacto de la diabetes en los ingresos hospitalarios) como específicamente en pacientes con diabetes (representaría el riesgo de ingresar en el hospital por la diabetes). Concretamente, el riesgo de ingreso hospitalario por diabetes ha pasado de 20 a 12 ingresos por cada 1.000 personas con diabetes entre 2008 y 2014, lo que supone una reducción del 60%. Las tasas de ingresos hospitalarios por diabetes han experimentado también una evolución más favorable en Andalucía, situándose por debajo de la media nacional a partir del bienio 2005-2006.

Las complicaciones agudas de la diabetes (cetoacidosis, descompensación hiperosmolar) son poco frecuentes, con un descenso progresivo durante el mismo periodo.

Las complicaciones secundarias de la diabetes (IAM, ictus y amputaciones de miembros inferiores) suponen una causa frecuente de hospitalización, con una tendencia estable durante el periodo analizado. No obstante, y salvo en el caso de las amputaciones de miembros inferiores, el riesgo de hospitalización entre personas con diabetes por estas complicaciones se ha reducido notablemente en este periodo.

La tasa de ingresos hospitalarios por amputaciones de miembros inferiores en Andalucía es elevada, aunque en mujeres se objetiva una tendencia descendente. En conjunto, durante el periodo 1997-2013, las tasas andaluzas son globalmente superiores a la media española, si bien esta diferencia tiende a reducirse.

Genética y diabetes
En el transcurso del congreso se presentó una iniciativa pionera en nuestro país, como es la creación del “Registro Nacional de Diabetes Monogénicas”. Entre otras funciones, según espera Jesús Blanco, del Hospital Clínic/IDIBAPS (Barcelona), “este registro nos permitirá hacer una foto de cómo está en España el diagnóstico de estas formas raras de diabetes”. La intención, si se confirman las sospechas, es que este registro pueda arrojar luz sobre uno de los principales problemas que se plantean en el abordaje de estos tipos de diabetes, como es “su apabullante infradiagnóstico”; y es que, se sospecha que “la mayoría de las personas que padecen diabetes monogénicas en nuestro país están mal diagnosticadas, y están etiquetados actualmente como casos de diabetes tipo 1 o tipo 2 (según la edad de inicio de su hiperglucemia)”, advierte Marisol Ruiz de Adana, coordinado del grupo de trabajo sobre genética y diabetes.

Esta plataforma va a permitir registrar de forma sencilla y anonimizada por parte de cualquier profesional en España a personas con diabetes monogénicas. “Serán datos que nos ayudarán a profundizar en el conocimiento de la heterogeneidad clínica de este tipo de diabetes, a la vez que nos permitirán diseñar proyectos de investigación en este área, así como testar otros abordajes terapéuticos personalizados distintos a los actuales”, destaca Ruiz de Adana.

En este contexto, el diagnóstico genético de formas monogénicas de diabetes implica en la mayoría de los casos una personalización exquisita del tratamiento y del seguimiento clínico. De hecho, ésta se plantea como la punta de lanza que abra la posibilidad a aplicar el mismo enfoque en el futuro a la diabetes tipo 1 y tipo 2. Y es que, en opinión del Dr. Blanco, “la genética será una de las herramientas en el futuro, porque nos permitirá hacer el diagnóstico de formas monogénicas (esto ya es el presente) y establecer scores de riesgo para diabetes tipo 1”. En cuando a la diabetes tipo 2, según este experto “podría también generar scores de riesgo y, sobre todo, nos ayudará a subdividir este enorme grupo en formas más concretas y específicas de diabetes”.

“El origen de la diabetes es multifactorial causada por factores genéticos y ambientales”, indica la Dra. Ruiz de Adana. Como cualquier otra enfermedad compleja, tiene un componente genético que puede explicar algunas formas de presentación clínica de forma casi completa (monogénica) o intermedia (interacción de varios genes, epigenética, dieta, predisposición, etc).

Las formas monogénicas de diabetes (causadas por la mutación de un solo gen) incluyen las diabetes MODY (Maturity -onset Diabetes of the Young), las diabetes neonatales (diabetes diagnosticadas antes de los 6 meses de edad) y las asociadas a otros síndromes. Las diabetes monogénicas son raras y suponen en torno al 3,6 % de todos los casos de diabetes diagnosticadas por debajo de los 30 años. Hasta el momento, como informa la experta del Hospital Regional Universitario de Málaga, “se han descrito 35 genes diferentes cuya mutación origina diabetes monogénicas”. Por otro lado, en las diabetes poligénicas tales como la diabetes tipo 1 y tipo 2, “la genética por ahora solo puede ayudar aportando información de variantes de riesgo, pero con impacto clínico escaso”, aclara la Dra. Ruiz de Adana.

En un teórico ránking del impacto genético que muestran las diferentes formas de diabetes, Blanco asegura que “la medalla de oro es para las diabetes monogénicas, en las que se relaciona la mutación de un solo gen con la enfermedad puesto que se heredan directamente (aunque con algunos matices)”. En segunda posición, se encuentra la diabetes tipo 2; en este caso, como aclara este experto, “se hereda la predisposición y, aunque los hábitos/condiciones de la vida del paciente pueden modular este riesgo, el riesgo de un familiar de primer grado de padecerla también es muy alto”. Finalmente, la tercera posición sería para la diabetes tipo 1; como explica Blanco, “se hereda igualmente la predisposición, aunque en este caso parece poco modulable”. En diabetes tipo 1 el 90% de los pacientes no tienen familiares afectos.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más
información

 

 

Comunidad