Imprimir esta página

El Foro de Médicos de Atención Primaria se desmarca del Marco Estratégico de la Atención Primaria

  • 11 Abril 2019

El Foro de Médicos de Atención Primaria no asume, en su totalidad, el documento de estrategia para la reforma de la Atención Primaria, presentado ayer al Consejo Interterritorial de Salud. En palabras de los miembros del Foro AP, “debemos reconocer el interés mostrado por el Ministerio de Sanidad para mejorar la Atención Primaria de Salud. Lamentamos y rechazamos las prisas para las cuestiones de fondo, la metodología poco transparente y el ausente compromiso de recursos financieros para acometer une reforma con garantías, razón por la que algunas Comunidades Autónomas se han desvinculado del proyecto. Todo ello, en lugar de implicarse más con compromiso, financiación y apoyo a una AP muy debilitada en el momento actual».

Poner de manifiesto algunas de las realidades y reivindicaciones que vive hoy en día la Atención Primaria, sin dejar de mirar hacia el futuro, ha sido el eje central de los actos previos al Día Nacional de la Atención Primaria, que se celebra mañana, 12 de abril, bajo el lema “Pasión por la Primaria” (#PasionPorLaPrimaria).

El acto de inauguración ha contado con la presencia de la ministra de Sanidad Luisa Carcedo, y del gerente adjunto de Asistencia Sanitaria, Jesús Vázquez Castro, quienes estuvieron acompañadas por los presidentes de todas las sociedades que forman el Foro de Atención Primaria.

A lo largo de la jornada, que ha acogido el Colegio de Médicos de Madrid, se analizaron algunas de las problemáticas que sufre el primer nivel asistencial. De esta forma, se destacó que la Atención Primaria vive actualmente una situación de crisis, con necesidad de grandes mejoras por parte de la administración.

“La Atención Primaria es uno de los referentes de la población española y algo de lo que podemos sentirnos plenamente orgullosos. Sin embargo, aunque partimos de una buena base y contamos con un bagaje extraordinario, debemos evolucionar y, sobre todo, no dejar que la Atención Primaria de Salud deje de ser el eje del sistema sanitario español, dotándola de los servicios, recursos y herramientas adecuados. Para ello, es importante que desde la administración se tomen medidas y acciones que contribuyan a mejorar los déficits a los que, hoy en día, se enfrenta la atención primaria: presupuesto, investigación, una formación profesional continuada, medidas para incentivar el medio rural, reconocimiento de la investigación y de la medicina y pediatría familiar en la universidad, entre otros. Ante las carencias y enfermedades de la Atención Primaria actual, tenemos el diagnóstico y su tratamiento: el decálogo. Apliquémoslo”, afirma José Luis Llisterri, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

En esta línea, el presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Salvador Tranche, señala que “las movilizaciones del último año han puesto en la agenda política la necesidad de abordar cambios en AP, que lleva años en cuidados intensivos. Hoy, la Atención Primaria está sobre la mesa de debate para definir qué debe representar este nivel asistencial en el SNS, en pro de la salud de todos los españoles. El reto es apostar por la no fragmentación de la atención, ni la superestructuración al margen de los equipos de Atención Primaria, y sí por la equiparación real entre profesionales de ambos niveles asistenciales. Es condición sine qua non la presencia institucionalizada y estructurada en la Universidad, constituyendo el Área de conocimiento de MFyC, en el caso de la especialidad de Medicina Familiar. Además de estos, existen muchos más elementos que se deben tener en cuenta para apoyar y sustentar el futuro de la Atención Primaria, por lo que solicitamos el compromiso de todos los partidos políticos para abordar la reforma de la Atención Primaria”, concluye.

El presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Antonio Fernández-Pro Ledesma, ha abogado por “menos reflexión y más acción”, sobre todo en dos líneas prioritarias que “deben ir encaminadas a conseguir la sostenibilidad del sistema”. “La primera de ellas es llevar a cabo, de forma urgente, políticas de recursos humanos que eviten, por un lado, que los residentes se vayan fuera de España y, por otro, crear escenarios atractivos que hagan volver a los miles de médicos de familia y pediatras que han abandonado el país en los últimos años. La segunda línea es trabajar para conseguir, de una vez por todas, unos presupuestos finalistas que alcancen el 25% del presupuesto sanitario. Esto es lo único que podría ‘reanimar’ y sacar de la UCI la situación en la que se encuentra la Atención Primaria en nuestro país”, según el presidente de la SEMG.

En esta misma línea se han expresado las sociedades de pediatría, quienes afirmaron que “la pediatría de Atención Primaria está en peligro de extinción. Tenemos contabilizadas, al menos, 62 plazas vacantes, con más de 62.000 niños sin pediatra ni ningún otro profesional que quiera hacerse cargo de esos cupos. Cuando una plaza queda vacía, es el pediatra sobre el que recae la asistencia de esos niños, sin límite ni contraprestación alguna. Más allá de los colores políticos, debemos priorizar la supervivencia del modelo sanitario español de asistencia infantil por motivos sociales, con médicos especialistas en pediatría, cercanos, accesibles y con tiempo disponible suficiente para ofrecer una asistencia de calidad”, asegura Concha Sánchez Pina, presidenta de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), y Fernando García-Sala Viguer, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP).

A lo largo de la jornada se han abordado diferentes aspectos como la precariedad laboral, la necesidad de poner en marcha criterios comunes y de incentivación en todo el Sistema Nacional de Salud, la ruralidad o el déficit de médicos, problemática para la cual se ha llegado a un acuerdo recientemente con el Ministerio de Sanidad con la convocatoria de una oferta extraordinaria de plazas MIR, entre otros.

Tenemos que abogar por una Atención Primaria de calidad que contemple criterios tan esenciales como la formación, la investigación, la disponibilidad de recursos económicos, la motivación de los profesionales sanitarios o disponer de más tiempo para llevar a cabo una asistencia adecuada, entre otros. Es fundamental invertir en este nivel asistencial y “el presupuesto destinado al sector ha ido disminuyendo paulatinamente en las últimas décadas, hasta suponer, hoy en día, el 14% de la partida dedicada a Sanidad. Esto es del todo ilógico, pues una AP con recursos evitaría muchas derivaciones de pacientes a los hospitales, lo cual conllevaría un ahorro para el sistema”, explica el secretario general de CESM, Francisco Miralles. El objetivo, añade Miralles, es que “en 2020 el presupuesto sanitario destinado a la AP alcance el 20% del total, pues sólo así será posible atender necesidades tan acuciantes como el reforzamiento de plantillas, la renovación de equipos o la incentivación de las plazas de difícil cobertura”.

Por ello, en este acto, se ha demandado a los poderes públicos la puesta en marcha de medidas y acciones, de carácter social, político y económico, que apuesten por el desarrollo de la AP. La formación profesional continuada es otra de las reivindicaciones que se alzaron en este día. Es un deber de la Administración impulsar el aprendizaje promovido por las sociedades científicas, con el objetivo de acreditar y recertificar periódicamente la actualización y el mantenimiento de las competencias científicas profesionales.

“Es importante promover la presencia de la Atención Primaria en las facultades, no sólo como una asignatura, sino como un contenido transversal que impregne todo el currículum, permitiendo el acceso a los médicos de atención primaria también a la docencia. Por otro lado, es la primera vez que contamos con una docente de AP como Profesora Titular en una Facultad, Rosa Magallón, en UNIZAR. Sin embargo, esto no es suficiente”, asegura Laura Martínez, presidenta del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM). “Los sistemas de formación de pregrado en Medicina de máxima calidad, tienen un protagonismo indiscutible en el primer nivel asistencial y en sus profesionales, por ello consideramos oportuno que este cambio se produzca cuanto antes”, continúa diciendo. En este ámbito, Francisco Miralles “apuesta por un contrato específico de trabajo de dos años de duración, con posibilidad de continuidad otro año más, para los residentes de pediatría y medicina familiar y comunitaria que terminen la residencia a partir de 2019, o para aquellos que carezcan de un puesto de trabajo estable (fijo o interino), tras la finalización de su formación como especialistas.

“Los profesionales de AP hemos pasado de la esperanza al abatimiento y de la resignación a la indignación, como se ha venido demostrando a lo largo de los últimos meses, testigos de numerosas concentraciones en los centros de salud por todo el país. Sin embargo, ante la atonía y absentismo que se viene observando por parte de las autoridades sanitarias, no sería descartable dirigirnos, incluso, al Ministerio de Hacienda para expresarle nuestra opinión de que es injusto el castigo infligido al Sistema Nacional de Salud, así como el particular correctivo impuesto a la Atención Primaria, además del maltrato en empleo y salario a los médicos que ejercen en dicho nivel asistencial. En resumidas cuentas: presupuesto, Recursos Humanos, menos cargas asistenciales y más tiempo por consulta, gerencia propia y formación es lo que pedimos, a la mayor brevedad, a los políticos para elevar la AP donde le corresponde y para lo cual nos ofrecemos a ir de la mano”, señaló Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM).

Valora este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados (por etiqueta)