publicidad


Expertos europeos piden más empatía ante el paciente con estreñimiento

El profesor Anton Emmanuel, portavoz de la ESNM, una asociación perteneciente a la Federación de Gastroenterología de la Unión Europea (UEGF), ha instado a los médicos a que tengan más empatía con los pacientes que presentan estreñimiento y a que dediquen más tiempo a explicar la razón por la que aparecen los síntomas o lo que puede hacerse para combatirlos.

«Si los médicos no entablan una buena relación con sus pacientes y no entienden todos los factores que pueden contribuir a la manifestación de los síntomas de estreñimiento, existe un riesgo real de que dichos pacientes acaben siguiendo dietas ineficaces o con tratamientos cuya eficacia no ha sido comprobada».

Los síntomas de estreñimiento son los trastornos gastrointestinales que se describen con más frecuencia en la consulta del médico. Los estudios realizados en el mundo occidental indican que alrededor de un 20% de la población sufrirá estreñimiento en algún momento de su vida. Los síntomas de estreñimiento incluyen, entre otros, la evacuación intestinal poco frecuente, la presencia de heces duras o de dificultad para defecar y la existencia de distensión, hinchazón y dolor en la zona abdominal. Los síntomas suelen tener su causa en un tránsito lento de los desechos a través del intestino, así como en problemas con los músculos del suelo pélvico o en una combinación de ambas circunstancias.

El estreñimiento puede ocasionar costes muy altos a los sistemas sanitarios, según explica el profesor Emmanuel. «Un estudio reciente realizado en Estados Unidos indicó que las mujeres estreñidas usaban tres veces más los servicios sanitarios que las mujeres no estreñidas, mientras que los datos recientes del Reino Unido indican que los costes hospitalarios y de recetas para tratar el estreñimiento rondan los 120 millones de libras al año».

Según el profesor Emmanuel, el mejor punto de partida para un tratamiento eficaz del estreñimiento es la evaluación empática por parte del médico, donde el paciente tendrá la oportunidad de describir sus síntomas y de explicar el modo en que éstos afectan a su vida diaria. De hecho, está plenamente convencido de que los médicos deberían dedicar más tiempo a explicar los cambios anatómicos y físicos que desencadenan los diferentes síntomas, así como a disipar las ideas equivocadas que el paciente pueda tener acerca de su estreñimiento. «Estas ideas equivocadas son de dominio público», afirma. «La más frecuente es la creencia de que debe haber deposiciones todos los días cuando, en realidad, existen multitud de personas sanas que sólo tienen tres evacuaciones a la semana. Otra es la idea de que los laxantes pueden provocar cáncer o desembocar en un intestino perezoso, o la de que la ausencia de evacuaciones frecuentes puede dar lugar a un auto-envenenamiento».

En algunos casos un cambio en los hábitos alimenticios y de estilo de vida puede ayudar a mejorar el estreñimiento. Ahora bien, una dieta con alto contenido en fibra puede ayudar a las personas que presentan síntomas leves y un tránsito normal, pero puede empeorar la distensión abdominal en los pacientes que presentan un tránsito lento. Beber alrededor de dos litros (de 8 a 10 vasos) de líquido al día y practicar ejercicio con regularidad puede resultar útil para combatir este trastorno y existen nuevas evidencias de que los probióticos pueden ayudar a regular el tránsito intestinal, si bien aún no se ha establecido de forma clara cuál debe ser el nivel óptimo de estas bacterias.

Tratamiento de los síntomas individuales

«Una vez tratados los factores relativos a los hábitos alimenticios y al estilo de vida, el siguiente paso consiste en el uso programado y minucioso de laxantes o supositorios adecuados para tratar los síntomas individuales», declara el profesor Emmanuel. «En un grupo muy reducido de pacientes, puede que sea preciso recurrir a los nuevos tratamientos farmacológicos que están apareciendo, que tienen por objeto aumentar la velocidad del tránsito intestinal mejorando la consistencia del intestino y de las heces».

Otra opción es el biofeedback, un tratamiento que permite que las personas reeduquen sus patrones de conducta a la hora de ir al baño para conseguir una evacuación intestinal más eficaz. La opción quirúrgica es mucho menos frecuente y suele reservarse únicamente a los pacientes con anomalías en el suelo pélvico. Del mismo modo, la extirpación del colon no es necesaria en casi ningún caso.

«Los expertos entienden cada vez mejor las causas que subyacen tras este trastorno tan frecuente, lo que ha fomentado la aparición de nuevos tratamientos», señala el profesor Emmanuel. «De todos modos, la piedra angular de un tratamiento adecuado del estreñimiento sigue siendo la evaluación empática y el desarrollo de un plan personalizado».

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2013 06:21

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

Comunidad