Imprimir esta página

Presentada la Estrategia de Atención Primaria de Euskadi

  • 20 Febrero 2019

El Consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, ha presentado esta mañana en rueda de prensa la Estrategia de Atención Primaria de Euskadi, para “dar un mejor servicio a la sociedad vasca, además de facilitar una mejor organización a las y los profesionales que la integran”.

En compañía del viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, y de la Directora de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitaria Nekane Murga, el Consejero ha ido desgranando las siete líneas estratégicas y 35 acciones ligadas a la mejora en la organización de los centros de salud, al incremento de recursos personales y materiales, la disminución de las tareas burocráticas de los equipos médicos, y el incremento de la capacidad resolutiva de las y los profesionales médicos y de enfermería.

El documento presentado hoy es fruto de “meses de trabajo, reflexión y contraste” con colegios profesionales, centros de salud de Osakidetza, sindicatos, grupos políticos y miembros del Consejo Asesor, foro en el que el pasado 8 de febrero se aprobó la Estrategia. El Consejero ha agradecido su labor ya que sus aportaciones “han enriquecido sustancialmente el borrador inicial”.

Jon Darpón, ha explicado que en los últimos 30 años la Atención Primaria “ha jugado un papel fundamental en el sistema sanitario vasco”, con el fin de proporcionar una asistencia sanitaria de calidad a todas las personas que viven en Euskadi.

Sin embargo, el aumento progresivo de la esperanza de vida –en la que Euskadi está a la cabeza a nivel mundial, junto a Japón- deriva en una población cada vez más envejecida lo que provoca, a su vez, un aumento de las enfermedades crónicas. Además, el hecho de tener una sociedad cada vez más medicalizada y la próxima jubilación de una gran parte de la plantilla de médicos de familia, supone, en palabras del consejero, un crecimiento de la demanda de la Atención Primaria. Jon Darpón ha apuntado que no se trata de un fenómeno exclusivo de Euskadi, sino que es global y ha concluido que “el modelo de Atención Primaria debe renovarse”.

Para hacer frente al actual escenario se han definido 7 líneas estratégicas y 35 acciones concretas.

Líneas estratégicas:

  1. Revalorizar la función y el papel de la AP.
  2. Adecuar la estructura de los equipos de AP a los retos demográficos y epidemiológicos.
  3. Optimizar la organización y gestión de los equipos de AP
  4. Profundizar en el despliegue del perfil de Enfermería.
  5. Evitar el vacío asistencial en el relevo generacional en medicina de familia.
  6. Consolidar el modelo de atención pediátrica en AP.
  7. Aplicar en AP los planes de normalización lingüística y de igualdad de género.

Medidas:

  • Ampliar el personal en más de 80 plazas de Medicina de Familia y Enfermería en los centros de Atención Primaria con mayor carga asistencial. El objetivo es que no se superen los 1.400 pacientes por médico/a, ni se concentre más de un 15 % de pacientes mayores de 75 años. En el caso de Enfermería, se reforzarán algunos cupos ligados a pediatría. Todo ello supondrá una inversión de más de 4’6 millones de euros en plantilla en los dos próximos años.
  • Continuar aumentando la inversión para la modernización de centros y la actualización de los sistemas tecnológicos. En los últimos años se han abierto más de dos centros de salud y tres consultorios por año (Mungia, Miribilla, Salburua, Kanpezo, Getaria, Zestoa…). El próximo será en Retuerto, Barakaldo. Desde 2016 se han invertido 97 millones de euros en infraestructuras. Además, está previsto invertir 9,7 millones de euros en los próximos cuatro años, para renovar el sistema informático y todos los equipos informáticos de la Atención Primaria, este mismo año.
  • Desburocratizar la labor del personal médico y de enfermería, para que pueda dedicar el mayor tiempo posible a atender a las y los pacientes. En este sentido, la Estrategia propone derivar a profesionales del área administrativa, tareas como la gestión de ambulancias, o la emisión de certificados médicos, por ejemplo.
  • Abrir y homogeneizar la cartera de pruebas diagnósticas que puede solicitar el personal médico de Atención Priamaria, con el fin de evitar desplazamientos al hospital para solicitar pruebas por parte de las y los pacientes, así como para que las médicas y médicos de familia sean más resolutivos.
  • Modificar el modelo de agenda para racionalizar el número de pacientes que se visitan por día y para reducir las demoras. Según datos de 2018 se atiende diariamente a una media de entre 28 y 29 personas adultas y alrededor de 20 o 21 pacientes pediátricos. El tiempo medio de atención está en 9-10 minutos.
  • Potenciar el papel de la Enfermería con la puesta en marcha de consultas de Enfermería tanto en el centro de salud, como en atención a domicilio o comunitaria, para orientar a las y los pacientes en procesos leves, ayudando a reducir demoras.
  • Afrontar el reto del relevo generacional. Para ello la Facultad de Medicina de la UPV/EHU ha incrementado el número de estudiantes de medicina hasta alcanzar los 325 alumnos y alumnas por curso. A su vez, Osakidetza ha aumentado de forma muy importante la acreditación de plazas MIR en especialidades ligadas al envejecimiento. Concretamente, en la convocatoria MIR de este año, se han ofertado 446 plazas -un 19% más que en el año anterior- las cuales se incorporarán a los hospitales y centros de salud el próximo mes de mayo. Se trata de 109 médicos de familia y 29 pediatras.

El Departamento de Salud también está colaborando con la UPV/EHU para impulsar la introducción de la Medicina de Familia como una materia más en el programa de estudios.

  • Mejorar la cobertura de ausencias en el marco de las condiciones laborales, con medidas como las siguientes:

-Un contrato flexible con duración de un año, para quienes terminan su residencia en Atención Primaria. En 2018 se contrató con esta fórmula 226 jóvenes, para su distribución por todas las OSIs, en función de las necesidades. Este año se hará lo propio con otras 77 personas.

-Acuerdo con los sindicatos para posibilitar que las y los profesionales amplíen su jornada para cubrir ausencias de compañeras/os. En 2018, el gasto de este refuerzo de horas en AP fue de 1,2 millones de euros.

  • Ampliación de la jubilación voluntaria a los 68 años para aquellas personas que, habiendo cumplido los 65 años, opten por continuar ejerciendo.
  • Reforzar la Atención Primaria integrando la fisioterapia en su cartera de servicios. Ya se ha iniciado este programa en el Centro de Salud de Zabalgana, en Álava y está previsto desplegar esta prestación, primero en el resto del territorio alavés (a finales de año) y posteriormente, de forma progresiva, en el conjunto de Euskadi.
  • Ampliar la cartera de servicios, unidades y profesionales bilingües. El porcentaje de profesionales de Osakidetza con perfil lingüístico se ha quintuplicado en apenas quince años. Entre las y los menores de 45 años, lo cumplen 8 de cada 10. El objetivo es seguir ampliando dicho porcentaje.
  • Continuar desarrollando planes de igualdad, tanto en las OSIs como en los centros de Atención Primaria y, especialmente, en el acceso a las jefaturas.
  • Realizar un seguimiento de la Estrategia de Atención Primaria a través del nombramiento de una persona responsable de la misma y a través del Consejo Asesor, que seguirá consolidándose
Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en 20 Feb 2019, 14: 13

Artículos relacionados (por etiqueta)