publicidad


Llevar una vida cotidiana satisfactoria parece tener un efecto protector contra las enfermedades cardiacas

Si bien la depresión y la ansiedad se reconocen desde hace mucho tiempo como factores de riesgo para las dolencias cardíacas, existe menos certidumbre acerca de los efectos beneficiosos de un estado psicológico positivo. Ahora, tras un estudio realizado sobre 8.000 funcionarios británicos, los investigadores afirman rotundamente que una vida satisfactoria es buena para el corazón. Los resultados del trabajo han sido publicados en el European Heart Journal.

Los funcionarios fueron elegidos en su totalidad entre los miembros de la cohorte de estudio Whitehall II en el Reino Unido, con una edad media de 49 años. Se les planteó una serie de preguntas acerca de siete aspectos específicos de sus vidas cotidianas: relaciones amorosas, actividades de ocio, nivel de vida, trabajo, familia, sexo y satisfacción en uno mismo. Se les pidió que calificaran su satisfacción en cada uno de los campos de acuerdo con una escala del 1 (muy insatisfecho/a) al 7 (muy satisfecho/a). Las puntuaciones para cada categoría también se combinaron para ofrecer una puntuación media de la satisfacción con sus vidas en general.

A continuación, se examinaron los historiales médicos de los participantes en busca de muertes relacionadas con enfermedad coronaria, ataques cardiacos no mortales y angina confirmada clínicamente a lo largo de un periodo de seguimiento de aproximadamente seis años.

Los resultados de la investigación mostraron que unos altos índices de satisfacción vital media estaban asociados con un riesgo menor, estadísticamente significativo, de enfermedad cardiaca coronaria total de un 13% (cociente de riesgos instantáneos 0,87; 95% IC: 0,78 – 0,98), tras tener en cuenta las características demográficas y otros parámetros sanitarios. También se asoció una disminución aproximada del 13% en el riesgo de enfermedad cardiaca con la satisfacción en cuatro de los aspectos vitales específicos: trabajo, familia, sexo y satisfacción en uno mismo (pero no con relaciones amorosas, actividades de ocio o nivel de vida). La reducción del riesgo total de enfermedades coronarias cardiacas se observó tanto en hombres como en mujeres.

Se ha apreciado una proporcionalidad en estos resultados, ya que los casos con una mayor satisfacción vital media se correspondieron con la mayor reducción del riesgo total de enfermedad coronaria. Sin embargo, al examinar la relación entre satisfacción vital media y ataque al corazón (mortal o no) independientemente de la angina, se observó la reducción del riesgo solamente en el caso de la angina, lo que apuntaría a la asociación entre satisfacción vital y enfermedad cardiaca coronaria total. Estos hallazgos pueden atribuirse a la relativa juventud de los participantes en el estudio o a la posibilidad de que la satisfacción vital pueda relacionarse con un riesgo general de ateroesclerosis, pero no a factores que predisponen a los individuos a sufrir un ataque al corazón. Sin embargo, los autores proponen que la interpretación del perfil psicológico de los pacientes con angina puede aportar valor predictivo a la evaluación de su riesgo de enfermedad cardíaca.

«Considerada en su conjunto -afirman los investigadores- esta investigación indica que la satisfacción con aspectos específicos de la vida cotidiana, en particular el trabajo, la familia, la vida sexual y la relación en uno mismo, tiene un efecto positivo asociado con la reducción de cardiopatías coronarias, independientemente de los factores de riesgo tradicionales».

La doctora Julia Boehm, del Departamento de Sociedad, desarrollo humano y salud de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Boston, Massachussetts), ha declarado que «aunque los factores convencionales de riesgo como hábitos que influyen sobre la salud, presión arterial, lípidos e índice de masa corporal no explican la relación entre satisfacción vital y enfermedad cardíaca coronaria total, no deben descartarse otros mecanismos biológicos y de comportamiento que favorecen la resistencia a la enfermedad. Es más, estos resultados sugieren que las intervenciones orientadas a potenciar estados psicológicos positivos, y no solamente a aliviar estados psicológicos negativos, pueden surtir un efecto considerable entre individuos de alto riesgo».

Boehm JK, Peterson C, Kivimaki M, Kubzansky LD. Heart health when life is satisfying: evidence from the Whitehall II cohort study. Eur Heart J 2011; doi:10.1093/eurheartj/ehr203

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2013 06:21

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Comunidad