alfasigma-7dm


Consejos para mejorar la comunicación entre el médico y el paciente con demencia

  • 21 Septiembre 2016

Comunicarse adecuadamente con un enfermo que presenta deterioro cognitivo puede suponer importantes dificultades a los médicos.

Aquí recuperamos algunas recomendaciones extraídas de la publicación Comunicación con el paciente anciano, patrocinada por Novartis y coordinada por los geriatras Marta Castro y Leocadio Rodríguez y la médico de familia Rosario Serrano.

  • Darle cita a una hora que no suponga una modificación de su rutina diaria. Por ejemplo, no obligarle a levantarse antes de lo habitual para acudir a la cita o tener que acudir sin comer, etc.
  • Evitar tiempos prolongados en la sala de espera.
  • Utilizar el contacto físico de forma moderada, consiguiendo que el paciente se sienta acogido pero no agredido. Por ejemplo, apoyar ligeramente la mano en su hombro mientras se le acompaña a tomar asiento, pero no «sentarle» en la silla.
  • Hacerle sentir desde el primer momento que conocemos información de su pasado (memoria remota que aún conservará), por ejemplo comentando cosas acerca de su lugar de nacimiento (información muy fácil de conseguir con un vistazo rápido en los datos de su historia clínica, la etiqueta identificativa, la tarjeta sanitaria, etc.), pero no hacerle ver que ya nos conocemos (aunque así sea), insistiéndole en que debería recordarnos de la última visita.
  • Utilizar durante toda la entrevista un tono de voz suave y paciente, pero no hablar lentamente. Se ha demostrado que hablar lentamente a un paciente con demencia le supone un trabajo adicional.
  • No manifestar emociones exageradas (sorpresa, alegría, etc.), ya que pueden confundir y alterar al paciente.
  • Interpretar también el lenguaje no verbal del paciente, intentando «poner nombre» a lo que puedan significar (movimientos corporales repetitivos, gestos de dolor, etc.).
  • No utilizar constantemente frases interrogativas de respuesta abierta que el paciente no sabrá contestar y que pondrán en evidencia sus déficits, haciéndole sentirse cada vez peor y más inquieto.
  • Si es preciso usar frases interrogativas, intentar enfocarlas de manera que para contestarlas haya que recurrir a la memoria semántica más que a la memoria episódica (por ejemplo, «¿qué película le gustaría ver?» en lugar de «¿qué película vio anoche?»).
  • Usar frases afirmativas y alentadoras, evitando aquellas que comienzan con conjunciones subordinadas (si, aunque, mientras, incluso, etc.), ya que implican nuevamente más «tiempo de almacenamiento» de la información.

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
  • Modificado por última vez en Miércoles, 21 Septiembre 2016 14:10

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad