alfasigma-7dm


Primer test molecular para afinar en el tratamiento del cáncer de mama avanzado

Aleix Prat, investigador del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic de Barcelona, investigador del VHIO y del Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), ha liderado un estudio, publicado hoy en la revista JAMA Oncology, que concluye, por primera vez, que la clasificación molecular del cáncer de mama basada en un test genómico es el factor más importante a la hora de predecir el pronóstico del cáncer de mama avanzado o metastásico de tipo hormonosensible.

El estudio demuestra que los patrones genómicos del tumor marcan la evolución de la paciente durante todo el curso de la enfermedad avanzada. Otro hecho destacado de la investigación es que el test molecular funciona incluso si se determina en el tumor primario años antes de que la enfermedad regrese en forma de metástasis, de modo que, la clasificación molecular en el tumor primario predice la evolución de las pacientes desde la aparición de las metástasis en adelante.

Hasta ahora, el pronóstico y el tratamiento de las pacientes con cáncer de mama metastásico del tipo hormonosensible se había basado en variables inespecíficas como la edad de la paciente, el tipo de metástasis o las terapias previas administradas. El trabajo de Aleix Prat es el primer estudio que no sólo ha permitido asociar los diferentes subtipos moleculares del cáncer de mama con el pronóstico y la predicción de respuesta a la hormonoterapia, sino que ha demostrado que es la variable más determinante en este contexto. Este trabajo ha sido posible gracias a la colaboración entre el VHIO, el IDIBAPS y el equipo liderado por Stephen Johnston del Royal Marsden de Londres.

Los estudios de los últimos años han permitido clasificar los tumores de mama aparentemente hormonosensibles en 4 subtipos moleculares según su patrón de expresión génica: Luminal A, Luminal B, HER2-Enriched y Basal-like. “Nuestro grupo y otros hemos demostrado que los tumores de mama aparentemente hormonosensibles forman un grupo muy heterogéneo desde el punto de vista biológico y clínico”, explica Prat. “Esta variabilidad hacía patente la necesidad de hallar nuevos métodos que permitieran etiquetar mejor el tipo de cáncer de mama de cada paciente para afinar su prognosis y la respuesta a los tratamientos hormonales y la quimioterapia.”

Biología de los tumores de mama metastáticos 
En este contexto, el equipo de Prat analizó tumores de mama aparentemente hormonosensibles, según los criterios actuales, de 821 pacientes que recibieron tratamiento hormonal para su enfermedad avanzada dentro de un ensayo clínico de fase III. El análisis consistió en clasificar los tumores en los diferentes subtipos biológicos según su expresión génica y relacionar esta clasificación con la supervivencia y la respuesta. “Vimos que, en cuanto al pronóstico, la biología intrínseca del tumor es el factor más importante que existe hoy en día. Más, incluso, que la edad de la paciente, el número de metástasis, el tipo de metástasis o si la paciente había recibido tratamiento previo o no...”, explica Prat. “Por ejemplo, si el tumor es Luminal A, las metástasis se pueden controlar en la mitad de las pacientes durante casi 1,5 años sólo con tratamiento hormonal. En cambio, en la mayoría de pacientes con tumores HER2-Enriched o Basal-like, las metástasis se hacen resistentes al tratamiento hormonal en sólo 4 o 5 meses. Por lo tanto, este hallazgo puede tener implicaciones terapéuticas inmediatas, ya que hasta hoy no sabíamos qué pacientes con cáncer de mama metastásico debían recibir de entrada quimioterapia o tratamiento hormonal”. Finalmente, concluye: “Hay que decir que en 2016 seguimos haciendo ensayos clínicos de fase III con nuevos fármacos y con la participación de miles de pacientes con cáncer de mama metastásico sin tener en cuenta esta clasificación biológica tan importante. Creo que a partir de ahora hay que replantear la estrategia terapéutica actual y futura en esta enfermedad y basarla en la clasificación biológica del tumor y no en las características clínicas”.

Uno de los otros puntos fuertes de la investigación ha sido que más del 80% de las muestras analizadas provenía de tumores primarios y no de las lesiones metastásicas. “La biología intrínseca de los tumores parece que es un proceso biológico muy estable. Por lo tanto, identificándola en el tumor primario podemos saber qué le pasará a la paciente que desgraciadamente al cabo de unos años tenga una recaída de la enfermedad en forma de metástasis”. De este modo, el análisis genómico de las células del tumor inicial podría convertirse en una herramienta básica para el tratamiento de la enfermedad y la predicción de su evolución. Además, este análisis del tumor primario podría ser de gran utilidad en aquellos casos en que la biopsia de las metástasis sea complicada de hacer por su localización.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Siete Días Médicos es una web para profesionales sanitarios.
En ningún caso se publicarán ni se responderán consultas médicas realizadas por pacientes.

BOTON LOGO 7DMLa revista Siete Días Médicos y su web son un producto de Ediciones Mayo S.A. destinado a los profesionales de la atención primaria. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por Siete Días Médicos reemplazará la relación de los profesionales médicos con los pacientes.

Web Médica Acreditada. Ver más información

 

 

Comunidad